Categorías: Ciencia

Dice el Departamento de Genética Molecular: Sólo hay dos sexos

Bryan Fischer | 11 de mayo de 2017

(barbwire.com) – Dios, la Ciencia y la Biblia están de acuerdo; nada más que hay dos sexos: masculino y femenino. Se nos dice de manera bastante explícita en  Génesis 1:27: «varón y hembra los creó».

La ciencia biológica confirma esto. Si un bebé es concebido con una combinación de genes X+Y será un niño desde el momento de la concepción y será varón hasta el momento en que muera. Si un bebé es concebido con la combinación X+X, será una niña desde el momento de la concepción, y será una mujer hasta el día en que muera.

Ahora Facebook quiere hacernos creer que hay 58 sexos y que no hay relación entre la biología y la identidad sexual. La ciencia ficción nos dice que hay múltiples sexos, y que el sexo es fluido y puede cambiar de día en día.

Pero la Ciencia nos dice algo diferente: que hay solo dos sexos, y que la identidad sexual queda fijada en la concepción. Para los miembros de la comunidad  basada en la realidad, hay dos sexos y solo dos. Siempre ha habido dos sexos, y siempre habrá solamente dos sexos [en la especie humana].

Una ulterior confirmación de esta realidad evidente procede del Instituto Weizman para la Ciencia. Después de un extenso estudio del genoma humano, los investigadores descubrieron que había no menos de 6 500 genes «que se expresaban… de manera diferente en los dos sexos». Dos sexos, como ve, y solamente dos.

Como hay unos 30 000 genes en todo el genoma humano, eso quiere decir que más del 20 por ciento de él codifica rasgos que son específicos para cada sexo.

Los científicos del Instituto Weizman utilizaron algo llamado Proyecto GTEx, un estudio integral de la expresión genética del hombre en los órganos y tejidos de 550 donantes adultos. Por primera vez en la historia pudieron desarrollar un mapa completo de las diferencias sexuales en la arquitectura genética de los dos sexos.

El profesor Samuel Pietrokovski y el doctor Moran Gershoni, del Departamento de Genética Molecular del Instituto Weizman «analizaron detalladamente unos  20 000 genes que codificaban proteínas, separándolos por sexo y buscando diferencias de expresión en cada tejido. Finalmente identificaron unos 6 500 genes con actividad orientada hacia un sexo o el otro en al menos un tejido».

Por ejemplo: descubrieron un gene que se expresaba más fuertemente en la piel de los hombres que en la de las mujeres, un gene que estaba relacionado con el crecimiento del vello corporal. Los hombres tenían una expresión genética más acentuada con respecto al desarrollo muscular, mientras que las mujeres tenían una mayor expresión genética para la acumulación de grasa.

Descubrieron genes en el corazón relacionados con la absorción del calcio, que protegen el corazón de la mujer de las enfermedades coronarias hasta la edad de la menopausia, y otro gene en el cerebro femenino que puede proteger contra la enfermedad de Parkinson, que tiene una mayor incidencia en los hombres.

También hallaron una expresión genética en el hígado de la mujer que provee evidencia genética de la marcada diferencia en que los cuerpos femeninos procesan las drogas, en comparación con los varones.

Dice el Dr. Gershoni: «Por tanto, en lo que respecta a las diferencias entre los sexos, vemos que la evolución [Nota: o la creación] a menudo funciona a nivel de la expresión genética».

Estos científicos dicen que todo eso da evidencia de que «varones y hembras pasan por una especie de evolución separada, pero interconectada» (énfasis mío). Diríamos que sirve más bien como evidencia, no de la evolución, sino del arte creativo de Dios. Dios creó a la mujer usando el esquema que había empleado para el hombre, pero con diferencias sorprendentes y profundas.

El hombre y la mujer están en verdad «separados» («varón y hembra» pero al mismo tiempo están «interconectados», como si Dios hubiera formado a la primera mujer del cuerpo del primer hombre (Génesis 2:2). La Biblia, una vez más, como siempre, es confirmada por lo mejor de la ciencia. Como digo con frecuencia a mi audiencia de la radio: «Damas y caballeros, no duden de este Libro».

Este concepto del sexo como un asunto binario era también el concepto de Jesús. Él dijo: «» (Mateo 19:4).

Así que por un lado tenemos a Facebook con su concepto fantástico de la biología y el sexo, y por el otro tenemos a Dios, Jesús, La Biblia, el Instituto Weizman para la Ciencia, y el genoma humano. Yo creo que estoy de acuerdo con Dios y la Ciencia con relación a esto.