Categorías: Educación

Una escuela de Florida está «hasta el collar» en problemas legales

Tony Perkins | 22 de abril de 2017

(barbwire.com) – Lo que buscaba una estudiante de noveno grado en la Florida con su collar que tenía una cruz no era hacer una declaración de que estaba a la moda. Era hacer una declaración de fe. Para su maestra activista de los derechos LHBT, ese era el problema. En la Escuela Secundaria Riversdale de Hillsborough, una estudiante de primer año apenas había colocado los libros sobre el pupitre cuando la Sra. Lora Riedas señaló a su pequeño pendiente con una cruz y le dijo: «Necesito que te quites el collar».

Sorprendida, la muchacha le preguntó por qué. La maestra se negó a responder, sino que volvió a ladrar que era una «falta de respeto» y repitió su exigencia. Como no quería parecer irrespetuosa, la adolescente hizo lo que le pedían.

Molestos, sus padres contactaron a nuestros amigos del Liberty Counsel, quienes  enviaron una carta al superintendente, explicando que había sido la maestra la irrespetuosa. «Al prohibir los collares con cruces, a tres alumnos distintos en su aula, la Sra. Riedas ha violado o negado intencionalmente los derechos legales de los alumnos». El derecho a llevar un collar con una cruz está claramente establecido. No hay duda que los alumnos tienen el derecho a usar joyas religiosas, a pesar de cualquier acusación falsa de estar “afiliados a pandillas” por parte de la Sra. Riedas.

»Después de prohibir usar cruces, la Sra. Riedas ha sometido al menos a uno de los estudiantes a “vergüenza  y descrédito innecesarios” acusando al estudiante con falsas alegaciones de violar el comportamiento estudiantil».

Este es exactamente el tipo de hostilidad a la fe que floreció bajo la Administración de Obama. Por supuesto, basta echar una ojeada al aula de la Sra. Riedas para que sea obvio de dónde procede la hostilidad. Repleta de banderas, botones y propaganda del arco iris, la maestra es una partidaria furibunda de los asuntos LHBT. Al comienzo del curso, señala el Liberty Counsel, ella incluso colocó pegatinas con el arco iris en las carpetas de sus estudiantes sin pedirles permiso.

Cuando una estudiante despegó la suya, notó que la trataba con más hostilidad que a sus compañeros. ¡Y hablan de hipocresía! Esta maestra está prohibiendo las cruces por un lado, y dedicándose a un «activismo LHBT descarado» por otro. ¡Si algo es ofensivo, es eso! «La Sra. Riedas se ha dedicado a un activismo político LHBT intolerable  en el aula y ha señalado su intención de seguir haciéndolo durante el tiempo de clases« -señala la carta. «La Sra. Riedas está planeando promover las actividades políticas obligatorias del “Día de Silencio” de la GLSEN durante el tiempo de clases en su aula, este 21 de abril de 2017».

Nada de esto es  una sorpresa para los que siguen a la Sra. Rieda en Twitter. Lo que publica la maestra está lleno de consejos de «cómo hablarles a los niños de lo que significa ser un aliado de LHBT» y cómo enfrentar el asunto de los baños transexuales. Y, según la política de la escuela, postear esos asuntos no es el problema, le problema es postearlos durante el horario de clases. Como le recuerda el Liberty Counsel a la escuela Riversdale High: «La política de la Junta es que los estudiantes, el personal docente y las instalaciones del Distrito no deben ser empleados para promover los intereses de ninguna agencia ajena a la escuela, ni ninguna organización pública ni privada, sin el permiso del superintendente».

Junto con sus abogados, esta brava alumna de novena grado está reclamando su derecho a expresar su fe, el cual está garantizado en la Constitución. Los estudiantes nunca tendrán que dejar sus creencias en la puerta de la escuela, ni en ninguna otra parte, por cierto.