Categorías: Política

¡El Vicegobernador de Carolina del Norte da una respuesta GRANDIOSA al boicot de la NCAA!

Onan Coca | 18 de septiembre de 2016

(Constitution.com) – Bueno, la NCAA lo ha hecho: Se ha sumado a  la refriega político-cultural y se ha puesto firmemente de parte de la Izquierda inmoral. A principios de esta semana, la NCAA decidió castigar al Estado de Carolina del Norte porque éste había aprobado una ley que asegura que los baños públicos sigan siendo para sexos separados. La ACC  [Conferencia de la Costa Atlántica] pronto siguió el ejemplo y se unió a la NCAA al retirar del Estado sus eventos deportivos más prominentes.

El lunes, la Asociación Nacional Colegiada de Atletas (NCAA)  anunció que  iba a retirar siete campeonatos nacionales de Carolina del Norte a causa de la ya famosa ley de libertad religiosa, conocida como House Bill 2, que fue aprobada en marzo

La decisión, tomada por la junta de directivos de la NCAA,  afectará a los campeonatos masculinos y femeninos de tenis, baloncesto y fútbol, entre otros deportes, y privará al Estado de los beneficios de ser la sede de estos grandes eventos. En su declaración, la junta justificó su decisión con una aparente preocupación por los ciudadanos LGBT de Carolina del Norte — que representan el 3.3 por ciento de la población del Estado — y añadió que las leyes actuales entran en conflicto con el compromiso de la NCAA con la «equidad y la inclusión»

Si ustedes esperan que el pueblo de Carolina del Norte se retire sin presentar pelea, les falta algo por ver. La izquierda cultural está trabajando duro para hacer todo el daño que pueda al Estado del Talón Alquitranado, pero hasta ahora los esfuerzos de chantaje no han cambiado nada. De hecho, los intentos de los liberales por ridiculizar y marginalizar a los conservadores han endurecido a algunos de los que dirigen la pelea. Esta batalla en realidad está haciendo surgir nuevos líderes para el movimiento conservador en Carolina del Norte, líderes como el Vicegobernador Dan Forest, quien respondió al desagradable intento de la NCAA de ignorar la voluntad del pueblo de Carolina del Norte.

La respuesta contundente de Dan Forest:

«La acción de la NCAA envía un mensaje a todas las atletas y a todas las fanáticas que asisten a sus eventos: que su privacidad y su seguridad en el baño, taquilla o cambiador no está cubierta por el precio del boleto a un juego de pelota. Hemos visto antes la actitud de la NCAA hacia las mujeres, cuando se cruzaron de brazos y no hicieron nada durante las violaciones en Baylor. Durante años hemos visto a la NCAA hacerse de la vista gorda con las mujeres que son víctimas de abuso doméstico a manos de sus jugadores estrella. ¿Por qué habríamos de sorprendernos ahora de que la NCAA continúe con ese rumbo de discriminación y degradación de las mujeres? Ya ha sido trazada la raya en la arena; primero por Hollywood, ahora por la NBA y la NCAA: o aceptas su «agenda sexual progresista» o pagas el precio. Carolina del Norte no jugará ese juego. Nosotros valoramos demasiado a nuestras mujeres para ponerles precio a sus cabezas».

La ACC se unió a la NCAA en la decisión de boicotear al estado, lo que llevó al Reverendo Franklin Graham a unirse al Vicegobernador Forest en su condena a la NCAA y la ACC por su decisión hipócrita y discriminatoria.

Como residente de toda la vida de Carolina del Norte y actual Presidente de dos organizaciones que emplean a casi 1,500 habitantes de Carolina del Norte, me siento entristecido — incluso ofendido — por el voto del consejo de Presidentes de la ACC, de trasladar los campeonatos de la Conferencia de nuestro estado, en protesta por la legislación que exige que las personas usen los baños públicos que correspondan a su sexo de nacimiento.

El Reverendo Graham prosiguió señalado varios ejemplos diferentes de la abierta hipocresía de la ACC en lo que respecta al tema de los homosexuales y transexuales.

Por ejemplo, el juego del campeonato de fútbol que su Conferencia votó por trasladar de Charlotte en diciembre es llamado «Campeonato de Fútbol Dr. Pepper de la ACC». Dr Pepper y su compañía matriz, Cadbury Schweppes and Carlyle Group, venden con orgullo sus productos en países en los que la homosexualidad es ilegal. ¿Cambiará la ACC de patrocinador? ¿Y por qué la comunidad LGBT no está exigiendo que ustedes rompan los lazos con semejante patrocinador corporativo «prejuiciado»?

En la actualidad, las relaciones LGBT son ilegales en más de 70 países — incluyendo 10 en los cuales la homosexualidad se castiga con la muerte. La Dr. Pepper es embotellada a menudo bajo contrato por los embotelladores de Coca-Cola — pero Coca-Cola hace negocios prácticamente en todas las naciones del mundo, incluyendo a casi todos los países en que la homosexualidad está actualmente penalizada. ¿Puede su Conferencia seguir tolerando eso?

El sitio web de la ACC muestra con orgullo a Toyota como «Campeón Oficial Corporativo», pero Toyota mantiene fábricas y centros de distribución en varios países que son discriminatorios, incluyendo Pakistán, Sri Lanka y Egipto. ¿Dónde está el ultraje moral de los presidentes del Colegio de Boston, de Clemson, Duke, Florida State, Georgia Tech, Louisville, Miami, UNC, la Estatal de Carolina del Norte, Notre Dame, Pittsburgh, Syracuse, Virginia, Virginia Tech y Wake Forest?

Graham señaló la propia política de la ACC de separar los deportes por sexos, al igual que Carolina del Norte separa sus baños públicos por sexos.

Por cierto, las escuelas miembros de la ACC compiten en 25 deportes divididos por sexo — 12 deportes masculinos y 13 femeninos. Aunque los asuntos de sexo puedan estar volviéndose más complicados en la educación superior y en otras partes de la sociedad, la conferencia atlética en la cual usted funge como comisionado no parece tener ningún problema al hacer diferencia entre los dos sexos — masculino y femenino. Sin embargo, cuando un Estado como éste donde yo vivo procura establecer la misma diferencia con relación al uso de los baños públicos, en un esfuerzo por proteger a sus ciudadanas de los que usan el baño de hombres hoy y el de mujeres mañana, las élites académicas que integran su Conferencia fingen una ofensa moral que es francamente vergonzosa.

Más adelante, el Reverendo demuestra que la actual política de la NCAA es en realidad la misma que Carolina del Norte tiene con relación al asunto de los baños.

Irónicamente, la NCAA es más discriminatoria hacia las personas transexuales que la política pública que quieren ver hecha ley como ley en los Estados Unidos. Por ejemplo, algunos que se oponen a leyes como el House Bill 2 de Carolina del Norte están a favor de que se le permita a la gente usar el baño que corresponda al sexo con el que se identifican en un día específico, lo que quiere decir que  uno puede sentirse hombre hoy y mujer mañana, cambiando de baños según su voluntad.

 Pero ni siquiera la NCAA permite esa identificación sexual tan informal cuando se participa en las competencias de los colegios. La Política de la NCAA sobre la Participación de los Estudiantes-Atletas Transexuales dice: «Cualquier estudiante-atleta que no esté recibiendo un tratamiento de hormonas relacionado con la transición de sexo podrá participar en actividades separadas por sexo de acuerdo con el sexo asignado de nacimiento». Esto es precisamente lo que han estado pidiendo los que apoyan el HB 2 — que las personas usen los baños públicos de acuerdo con el sexo asignado de nacimiento.

Creo que represento el punto de vista de millones que preferirán mantener los baños para sexos específicos — una tradición de generaciones — que asistir a un juego de fútbol en mi estado para determinar el campeón de una Conferencia regida por académicos moralmente hipócritas y políticamente correctos.

Comisionado, en su declaración de hoy  usted dijo: «El Consejo de Presidentes de la ACC ha dejado claro que los valores centrales de esta liga tienen una importancia suprema y que la oposición a toda forma de discriminación es absoluta. La decisión de hoy es una decisión de principios». ¿Esa misma absoluta «oposición a cualquier forma de discriminación« hará que ustedes rompan vínculos con Toyota o Dr. Pepper?

Finalmente, el Reverendo Graham llamó a la ACC a que no empleara un tema político para atacar a un amplio sector del público estadounidense, en particular, a los fanáticos del deporte que viven en Carolina del Norte.

Yo soy un gran fanático del deporte. Mi única hija se casó con una estrella del fútbol universitario que más tarde jugó en la NFL [Liga nacional de Fútbol]. Pero yo preferiría defender la definición biológica de los dos sexos hechos por el Creador del Universo antes que asistir — o tan siquiera mirar por televisión — un juego de fútbol o baloncesto para determinar el campeón de la ACC.

Comisionado Swofford, usted sostiene que la decisión de su Conferencia es «de principios» y que «los valores centrales…. Tienen una importancia suprema». Bueno, millones de nosotros que nos oponemos a su decisión lo hacemos como una cuestión de principios y de valores centrales — valores de privacidad, seguridad y protección de nuestros hijos e hijas en los baños públicos, y del principio de que Dios creó solamente dos sexos y los asignó al nacer.

Por favor, no convierta en peones políticos a los estudiantes-atletas que sólo quieren jugar fútbol o baloncesto en Carolina del Norte, ni continúe ofendiendo a millones de estadounidenses que apoyan el uso de baños para sexos específicos, practicado por miles de años, mientras usted sigue aceptando dinero del patrocinio corporativo de compañías que se enorgullecen de hacer negocios en países que discriminan a los homosexuales hasta el punto de llevarlos a la muerte.

Lea la carta completa del Reverendo Graham a la ACC aquí.

No se equivoquen, amigos, los Liberales Fascistas seguirán obrando para convertir a los conservadores culturales en parias dentro de nuestra propia sociedad. Nuestros valores tradicionales y nuestra creencia en la libre expresión, en la libertad religiosa y el derecho de todos a tener una voz en nuestros estados y nuestra nación, constituyen un anatema para la Izquierda. Ellos harán cualquier cosa que puedan para detenernos y seguirán usando el deporte como un garrote contra nosotros (sólo fíjense en lo que la NFL y la NCAA están haciendo a los conservadores ahora).

Es nuestra responsabilidad enfrentarnos a ellos y devolverles lo que nos dan. Si la NCAA quiere boicotear a Carolina del Norte por los baños separados por sexos… vamos a boicotear a la NCAA por su posición discriminatoria contra los que tenemos valores morales tradicionales. Ellos necesitan nuestro dinero más de lo que nosotros necesitamos sus deportes. Ahora vamos a demostrarlo.