Categorías: Educación

A los maestros les dicen que no pueden llamar a los estudiantes «niños» ni «niñas» porque podrían ofender a los niños transgenéricos

Darren Boyle | 17 de agosto de 2016

  • Los maestros de Carolina del Norte han recibido un manual de instrucción de 57 páginas
  • El documento subraya el problema que enfrentan los estudiantes transgenéricos
  • A los maestros se les advierte que no usen pronombres de géneros específicos en la clase
  • A los estudiantes se les estimula a usar la ropa con la que se sientan cómodos

(Mailonline) – A los maestros de Carolina del Norte se les ha advertido que no empleen pronombres de géneros específicos cuando se refieran a los estudiantes, ya que eso podría ofender a los niños transgenéricos.

En un manual de instrucción de 57 páginas para los maestros y asistentes docentes, las escuelas de Charlotte-Mecklenburg han instado a los maestros a tener cuidado cuando se dirijan a sus alumnos.

Se pide a los maestros que, en vez de «niños» y «niñas», se refieran a los jóvenes como «estudiantes» y «becarios».

Además, el documento dice que a todos los estudiantes hay que hacerlos sentirse cómodos en la escuela, y que puedan vestirse de acuerdo con el género al que sientan pertenecer, en lugar del que aparece en su certificado de nacimiento.

El documento dice que los estudiantes LGBT [lesbianas, homosexuales, bisexuales y transgenéricos] tienen de cuatro a cinco más probabilidades de intentar cometer suicidio que sus coetáneos heterosexuales, y que entre el 40 y el 50 por ciento de ellos habrá intentado suicidarse al llegar a la edad de 20 años.

A los maestros de Carolina del Norte se les ha dicho que los estudiantes LGBT han informado que a ellos se les excluye o ataca con más frecuencia que a sus colegas heterosexuales.

La North Carolina Values Coalition [Coalición de Valores de Carolina del Norte] ha atacado la nueva política, diciendo que ella pondrá en peligro a los alumnos de las escuelas,

La directora ejecutiva del grupo conservador, Tami Fitzgerald, atacó a la junta escolar.

Dijo: «Todo niño merece un espacio seguro, y es nuestro deber como padres luchar por su derecho a la privacidad.

»La nueva política que propone Charlotte-Mecklenburg, que permitirá a los estudiantes emplear los baños y duchas del sexo opuesto pondrá en un serio peligro la privacidad y la seguridad de los estudiantes, socavará la autoridad de los progenitores y dañará severamente un ambiente destinado al aprendizaje.

»El distrito deberá proseguir su actual política de ofrecer soluciones a los estudiantes que tienen diferentes preferencias, sin poner en peligro el derecho a la privacidad de todos los demás estudiantes.

«La superintendente de la Junta de Charlotte-Mecklenburg, Ann Clark, ha preferido violar la ley estatal HB 2 en vez de proveer soluciones de sentido común y limitar los servicios sanitarios y cambiadores a los miembros del mismo sexo por motivos de privacidad y seguridad, sin violar el Título IX».