Categorías: Educación

Hay millones atrapados en deudas masivas de estudio

Dan Gilmore | 8 de junio de 2016

(PatriotPost.us) – El programa del Gobierno que otorgó préstamos a los estadounidenses para la educación superior hizo que la matrícula en los institutos de los EE.UU. aumentara un 25% entre 2002 y 2012. El objetivo declarado del Gobierno era incrementar la preparación de la fuerza de trabajo estadounidense. Se suponía que iba a aumentar la salud económica de los Estados Unidos. El plan no funcionó.

Los estudiantes actuales y pasados de los Estados Unidos deben ahora 1.2 billones de dólares. Millones de estadounidenses que recibieron los préstamos son incapaces de pagarlos. «Nuevas investigaciones señalan que una parte significativa de esa inversión fue contraproducente, y a millones de estudiantes les va peor por haber asistido a la escuela.», según el Wall Street Journal. «Muchos no adquirieron nunca nuevos talentos porque abandonaron los estudios, y ahora tienen una deuda que no desean o no pueden pagar. Los planificadores políticos están preocupados porque sin una intervención mayor, esos deudores quedarán atrapados durante años y al final dañarán la economía de la nación en vez de ayudarla».

En el pasado, la mentalidad de los padres y los estudiantes que se encaminaban a la Universidad era que tomar un préstamo era una inversión que se iba a pagar mediante mayores salarios con el transcurso de los años. Sin embargo, un reporte del tanque de pensamientos no partidista Third Way descubrió que alrededor del 40% de los estudiantes que matriculaban en institutos sin ánimo de lucro y se endeudaron en 2005 sólo habían ganado $25,000 seis años más tarde, igual que si hubieran tenido apenas un diploma de la preparatoria.

Los estadounidenses han asumido deudas con bien poco respaldo. ¿Y para qué? Mike Rowe, quien protagonizó en el programa «Dirty Jobs» dijo en un video de la Universidad Prager que la mayoría de los estadounidenses estaban persiguiendo el trabajo con el cual soñaban sin tener en cuenta las capacidades que ellos tenían ni la necesidad que había de esos trabajos. Podría ser que el Gobierno, al otorgar esos préstamos, les haya permitido a los estadounidenses estudiar carreras que en realidad no contribuyen a la sociedad. ¿Se siente animado alguien a decir «burbuja de la educación»?