Categorías: Educación

Los alumnos de Inglés de Yale piden poner fin al énfasis en los escritores blancos varones

2 de junio de 2016

(TheGuardian.com) – Los estudiantes de la Universidad de Yale han hecho una solicitud que llama al Departamento de Inglés a abolir un requisito fundamental de los cursos, el de estudiar a los escritores tradicionales, que incluyen a Chaucer, Shakespeare and Milton, pues dicen que «es inaceptable que un estudiante de Yale que esté considerando estudiar literatura inglesa lea solamente a autores varones blancos». 

La prestigiosa universidad de Connecticut requiere que los que hacen su especialidad en Inglés venzan dos semestres de estudios de autores a los que denomina «poetas ingleses principales»: «Geoffrey Chaucer, Edmund Spenser, William Shakespeare y John Donne en el otoño; John Milton, Alexander Pope, William Wordsworth y T. S. Eliot u otro poeta moderno en la primavera».

Su intención, dice la Universidad, es «dar a todos los estudiantes una introducción generosa a las preocupaciones formales y temáticas permanentes de la tradición literaria inglesa». Los poemas que lee el estudiante, añade, «tratan asuntos y problemas que resuenan en toda la literatura inglesa: el estatus del idioma vernáculo, la promesa moral y los peligros de la ficción, las relaciones entre hombres y mujeres, la naturaleza del heroísmo, las riquezas de la tradición y el anhelo de hacer algo nuevo».

Muchos estudiantes no leen ni una sola autora femenina durante los dos cursos fundamentales para la especialización.

Adriana Miele, estudiante

No obstante, los estudiantes han lanzado una petición para «descolonizar» el curso. Quieren que la Universidad elimine el requisito de los poetas principales ingleses y reenfoque los requisitos del curso anteriores a 1800/1900 «para incluir deliberadamente literatura referente al género, la raza, la sexualidad, el capacitismo y la etnicidad».

La petición dice que «un año pasado alrededor de una mesa de seminario en la que las contribuciones literarias de las mujeres, las personas de color y los desviados estén ausentes, daña activamente a los estudiantes, independientemente de su identidad» y que el curso «crea una cultura que es particularmente hostil a los estudiantes de color».

De acuerdo con el Yale Daily News, la petición tiene al menos 160 signatarios. Una estudiante, Adriana Miele, le dijo al periódico de los estudiantes que se necesitaba un cambio en el Departamento de Inglés «porque éste rechaza abiertamente la misma erudición legítima, la crítica y el análisis que muchos otros Departamentos académicos de Yale adoptan».

En abril, Miele escribió una columna en el Yale Daily News en la cual criticaba el curso porque aunque a los estudiantes «se les enseña cómo analizar las obras literarias canónicas» a ellos «no se les enseña a cuestionar por qué son canónicas, ni las implicaciones de las obras canónicas que oprimen y marginan activamente a las personas que no son blancas, no son hombres, a los transexuales y desviados… Es posible graduarse con un diploma en Lengua y Literatura Inglesa leyendo exclusivamente los trabajos de hombres blancos (mayormente ricos). Muchos estudiantes no leen ni a una autora mujer en los dos cursos fundamentales para la especialidad. Este departamento contribuye activamente a borrar la historia», escribió Miele.

Algunos miembros de la facultad de Inglés de Yale saludaron el activismo de los estudiantes. La profesora Jill Richards le dijo al Yale Daily News que «es inaceptable que el requisito de los dos semestres para todas las especializaciones, abarca rutinariamente la obra de ocho poetas varones, blancos». Pero la petición atrajo la crítica de antiguos miembros de la Universidad.

La escritora de Slate  Katy Waldman, quien estudió Literatura Inglesa en Yale, advirtió a los estudiantes que «si quieren estar bien versados en Literatura Inglesa, van a tener apretarse  la nariz y leer muchos poetas varones blancos. Digo que unos cuantos. Más de ocho».

«El canon es lo que es, y todo aquel que desee comprender cómo es que fluye necesita aprender a nadar en él», escribe Waldman. «No estoy diciendo que sea aceptable que un estudiante especializado en Inglés se gradúe del colegio después de leer solamente autores varones blancos, ni siquiera un 70% de autores varones blancos. Pero usted no puede pretender ser un estudiante de Literatura Inglesa si no ha deambulado por las vertientes de ciertas figuras fundacionales, que además resulta que son (¡caramba!) blancos y varones».

Copyright © 2016 theguardian.com. Reservados todos los derechos