Categorías: Educación

La conferencia de Hannibal

Mike Adams | 26 de mayo de 2016

(Townhall.com) – Hasta las asignaturas como la sociología solían ser impartidas por profesores que eran liberales clásicos. Mostraban tolerancia hacia los diversos puntos de vista y comprendían los principios básicos de la libre expresión. Desafortunadamente, los han remplazado ahora jóvenes «educadores»  que se comportan más como los dictadores militares de la antigüedad. Un buen ejemplo lo muestra un tal Bryce Hannibal, que hace honor a su nombre [por Hannibal el Caníbal], de la Universidad A&M de Texas.

Como muchos otros, el programa de estudios de Hannibal para Teoría Social hace un gran énfasis en la «Urbanidad, respeto y tolerancia en el aula». Casi a continuación traza la pauta para la censura, al decir que se espera que los estudiantes se comporten de manera «crítica y respetuosa». Los educadores de experiencia saben que mientras más exijamos a los estudiantes que se involucren en el llamado discurso respetuoso, menos probabilidades habrá de que se dediquen al discurso crítico, sencillamente por temor a herir los sentimientos de alguien.

Ciertamente, el lector casual del programa de estudios de Hannibal podrá sentir confusión con respecto a cuál cosa tiene prioridad sobre la otra – a)  el derecho del que habla a ser crítico, o – b)  el derecho del que escucha a ser respetado. Hannibal soluciona el asunto al recordarles a los estudiantes que su aula está «destinada a ser un lugar seguro para aprender y desarrollar una perspectiva crítica (el énfasis es mío) sobre los asuntos sociales».

Para aquellos que no están al tanto, el término «espacio seguro» significa zona de censura. Y el término «perspectiva crítica», cuando es usado en sociología, quiere decir en realidad «marxista». Si usted cree que estoy bromeando, simplemente tome cualquier libro de texto de sociología. La teoría marxista es llamada rutinariamente «teoría crítica» en las clases de sociología, y «criminología crítica» en los cursos de justicia criminal, que con frecuencia son impartidos por sociólogos.

Armados con tal conocimiento, podemos ahora entender que no hay ninguna contradicción real, en la mente de los «educadores» como Hannibal, entre la protección del discurso crítico y la prohibición del discurso irrespetuoso. Eso significa que todo el mundo puede disfrutar de una discusión «segura» en la que las ideas marxistas tiene garantizado el respeto. En otras palabras, la perspectiva crítica no puede ser criticada. Si alguien cuestiona al marxismo, es sacado del lugar seguro. Si cree que estoy exagerando, sólo continúe leyendo.

Hannibal afirma, sin ninguna evidencia, que los tópicos abarcados por su curso son en extremo personales para muchos estudiantes. Después ordena que «Ninguna expresión de intolerancia, odio, insensibilidad, inmadurez, etc., será tolerada. ¿Lo escucharon? Ha dicho realmente que la intolerancia no será tolerada. Eso es demasiado rico para que ningún marxista lo tolere.

Hannibal continúa diciendo que «esto incluye, pero no está limitado, al discurso de odio y el ridículo contra personas de color, un miembro cualquiera de la comunidad rara, hombres, mujeres o personas transgénero. Igualmente, los que estén enfrascados en el proceso de aprendizaje no serán ridiculizados por falta de comprensión de un asunto cuando esté buscando examinar un tema que no entiendan. Por favor, entiendan que ninguna pregunta es una pregunta estúpida. Me reservo el derecho a expulsar del aula a cualquiera que tenga expresiones de falta de respeto hacia los demás o cause un disturbio en el proceso de aprendizaje».

Bueno, como ninguna pregunta es una pregunta estúpida, tengo varias preguntas para Bryce Hannibal:

  1. ¿Sufre usted de una hernia intelectual tan severa que no puede reconocer que su expresión «las expresiones de intolerancia… no serán toleradas» es contradictoria?
  2. Decir que la intolerancia no será tolerada ¿no es como decir «No hablo ni una palabra de inglés» en inglés?
  3. Decir que la «inmadurez» no será tolerada ¿no es incompatible con eso de proveer un «lugar seguro» que estimule la censura? En otras palabras: ¿Proteger a las personas de ideas desagradables no embota su crecimiento intelectual y su madurez?
  4. ¿Por qué prohíbe ridiculizar a las personas por o entender un asunto que no entiendan? ¿Es porque usted no comprende la Primera Enmienda y no quiere que le señalen su incompetencia profesional?
  5. Dado que la Primera Enmienda claramente protege el discurso «irrespetuoso» ¿no es realmente irrespetuoso amenazar con la expulsión a los estudiantes que ejerciten sus derechos garantizados por la Primera Enmienda? ¿No crea esa amenaza una seria barrera a la libertad de expresión?

Bryce Hannibal concluye su programa de estudios al decir que la matrícula en su curso es el equivalente a la firma de un contrato con él y con los compañeros de estudio de uno. Entre las condiciones del contrato hay un requisito de que todos los estudiantes «respeten el proceso de aprendizaje reconociendo el derecho de los demás de expresar sus opiniones y experiencias con la cortesía que yo desearía que se me concediera».

En otras palabras, Bryce Hannibal obliga a los estudiantes a firmar un contrato que él continuamente viola. A los estudiantes se les exige que respeten el derecho a la libre expresión de los demás, pero Hannibal se permite echar fuera de su clase a personas que ejerciten sus libertades constitucionales básicas.

Es inquietante ver que los liberales clásicos son remplazados por dictadores izquierdistas sin principio disfrazados de educadores. Pro la debacle de Mizzou nos enseñó que puede haber esperanza al final de arco iris. Al final, empezarán a devorar a los suyos.