Categorías: Judicial

¿Dónde está la justicia para con este Juez?

Tony Perkins | 23 de mayo de 2016

 

(Family Research Council Action) – El juez principal de la Corte Suprema de Alabama, Roy Moore, siente que siempre está solo en su posición. Pero el sábado estaba cualquier cosa menos eso, porque una masa de gente se apareció junto al edificio judicial en Montgomery para manifestarse a favor del popular juez. Tres semanas después de haber sido suspendido de su trabajo sin paga, Roy Moore está defendiéndose de las acusaciones en contra suya, que están políticamente motivadas. Todo comenzó hace varios meses, cuando extremistas de izquierda plantearon una queja ante la Comisión Estatal de Encuesta Judicial [CEJ]. ¿Por qué? Porque el juez Moore no había cedido ni se había puesto a tono cuando cinco miembros de la Corte Suprema de los EE.UU. impusieron su definición de matrimonio al resto del país.

En Alabama, como en la mayoría de los estados, hay un proceso administrativo a seguir antes de implementar decisiones tan importantes como Obergefell. Como es un firme creyente en el matrimonio natural y en la autonomía del estado, el juez Moore salió a batear por el 81 por ciento de los habitantes de Alabama que fueron a las urnas para proteger las uniones de hombre con mujer en 2006. En un memorándum a los jueces de sucesiones de todo el estado, Moore les dijo que esperaran hasta que ese proceso estuviera concluido antes de emitir licencias matrimoniales a personas del mismo sexo. Como resultado, la Izquierda está tratando de desacreditarlo y de poner fin a su distinguida carrera judicial. Nuestro buen amigo Mat Staver, del Liberty Counsel, está representando al juez, quien espera tener una vista durante este verano.

Mientras tanto, muchas personas están de parte del juez, incluyendo senadores estatales como Dick Brebacker, quien llamó a la suspensión un «insultante abuso de poder». «Todo esto tiene que ver con una orden administrativa. Los controles y equilibrios de nuestro sistema  para una orden administrativa incorrecta o controvertida no están para que los otros jueces los eliminen, lo cual pueden hacer a voluntad. La CEJ nunca fue concebida para vigilar cualquier decisión de la Administración tomada por el juez principal…». Igual que nosotros, él sabe que estos no son sino cargos ficticios destinados a dar un escarmiento a cualquiera que ose plantarse firme frente a las fuerzas de la corrección política y seguir el protocolo del estado en las decisiones judiciales.