Categorías: Política

Una reglamentación de California es responsable del aumento del robo en las tiendas

Associated Press | 14 de mayo de 2016

ROCKLIN, California – Perry Lutz dice que su lucha por sobrevivir como dueño de un pequeño negocio se ha vuelto más difícil después que los votantes de California redujeran las penalidades por el robo hace año y medio.

Unas seis veces durante el año, los ladrones han sustraído modelos de aviones dirigidos por radio u otros juguetes de control remoto de los que él vende en HobbyTown USA, una pequeña tienda en Rocklin, al nordeste de Sacramento. «Es casi una temporada de caza» - dice Lutz. - «Escogen una pieza de $800 y sencillamente la agarran y salen corriendo por la puerta».

Cualquier cosa de menos de $950 mantiene al delito en los límites de una contravención, y lo más probable es que los ladrones no tengan que enfrentar acusación legal ni castigo, dicen los vendedores minoristas y los funcionarios de implementación de la ley. Los detallistas mayores, incluyendo a  Safeway, Target, Rite Aid y las farmacias CVS, dicen que el hurto en las tiendas se ha incrementado al menos en un 15 por ciento, y en algunos casos, al doble, desde que los votantes aprobaron la Proposición 47 y pusieron fin a  la posibilidad de tratar al hurto en las tiendas como un delito mayor, con la posibilidad de una sentencia a prisión.

Las denuncias de hurtos en tiendas al departamento de Policía de Los Ángeles aumentaron de golpe en una cuarta parte durante el primer año, según estadísticas del departamento compiladas por la Prensa Asociada. La medida de los votantes también redujo las penas por falsificación, fraude, hurto menor y posesión de drogas.

El investigador del Public Policy Institute [Instituto de Política Pública] de California Magnus Lofstrom notó un inquietante aumento de los delitos contra la propiedad en las ciudades más grandes de California durante el primer semestre después que la Proposición 47 entrara en vigor. Reportes preliminares de delitos del FBI muestran un 12 por ciento de aumento de los hurtos-robos, lo cual incluye el hurto en las tiendas, pero dice él que es demasiado pronto para determinar cuál aumento, si acaso, es debido a la medida aprobada en las urnas.

El aumento de los hurtos en las tiendas desencadenó un debate acerca de cuanta atención prestan los delincuentes a las penalidades y de si las agencias de la ley están haciendo lo suficiente para adaptarse al cambio legal.

Fiscales, policías y minoristas, incluyendo al presidente de la Asociación Californiana de Detallistas Bill Dombrowski y al vocero de CVS Health Mike DeAngelis, dicen que el problema son las bandas de robo a los minoristas, cuyos miembros están bien al tanto de la reducción de las penas.

«La ley no tuvo en cuenta eso» - dice el capitán John Romero, jefe de la División de Crímenes Comerciales del Departamento de Policía de Los Ángeles. «No hizo una excepción para el robo organizado a los comerciantes, así que estamos viendo a esos transgresores beneficiándose, y a los comerciantes pagando el precio».

Lenore Anderson, directora ejecutiva de Californianos por la Seguridad y la Justicia, quien encabezó el esfuerzo por que se aprobara la Proposición 47, dijo que las agencias de la ley tenían aún muchas herramientas, incluyendo la ley de conspiración general del estado, y probar que el mismo ladrón era el responsable de múltiples robos, que en conjunto importaban más de $950.

Las bandas de robos en tiendas por lo general reclutan a los más vulnerable de la sociedad — a los que no tienen hogar, los drogadictos de bajo nivel, los que viven ilegalmente en el país — para robar mercancía que puede venderse a bajo precio en las calles o en la Internet, dijo Joseph LaRocca, un consultor de prevención del robo radicado en Los Ángeles y ex vicepresidente para prevención de pérdidas de la Asociación Nacional de Comerciantes.

Aunque las contravenciones pueden, en teoría, provocar hasta un año en la cárcel del condado, el sargento Mark Hudson dijo que no valía la pena emitir una citación ni arrestar a un sospechoso que con toda probabilidad sería liberado de inmediato debido al exceso de población penal.

«Hemos escuchado de casos en los que entran en las tiendas con una calculadora para asegurarse de que lo que roban vale menos de $950» - dijo Robin Shakely, vicefiscal asistente principal de distrito, del Condado de Sacramento.

Adam Gelb, director del proyecto de desempeño de seguridad pública de The Pew Charitable Trusts, no está de acuerdo con esa clase de anécdotas.

«La vasta mayoría de los transgresores no está ajustando su comportamiento de esa forma» - dijo Gelb.

Su organización reportó recientemente que no había hallado ningún efecto en las tasas de delitos contra la propiedad ni el latrocinio en 23 estados que habían aumentado el límite para clasificar el hurto como delito mayor en vez de contravención entre 2001 y 2011. California subió el límite desde $400 en 2010.

«Es difícil ver cómo subir el mínimo a $950 en California puede desatar una ola de delitos a la propiedad cuando el elevarlo a $2,000 en Carolina del Sur seis años atrás no ha registrado ningún impacto en lo más mínimo» - dijo Gelb.

El estudio no incluyo los efectos de la Proposición 47, pero  Gelb y otros investigadores de Pew dicen que no hay razón para creer que añadir a la lista el hurto en las tiendas pueda inspirar un aumento de los robos.

California es uno de los 17 estados que no tienen una ley contra el delito organizado en comercios detallistas, según el Centro de Recursos contra el Crimen Organizado en Comercios Detallistas. Los resultados varían: de los cinco estados donde más hurtos hay en el comercio, tres (Florida, Pennsylvania y Texas) tienen leyes así, mientras que California y Nueva York no las tienen.

Por su parte, Lutz, el propietario de la tienda de hobby, ha entregado a la policía videos de vigilancia, e incluso la chapa de licencia, la marca y modelo de los vehículos usados en la fuga.

«Me dicen: “Perry, nuestras manos están atadas porque es una contravención” – dice Lutz – «No vale la pena investigarlo, es sólo un desperdicio de fuerza de trabajo».