Categorías: Judicial

El juez Antonin Scalia (11 de marzo de 1936 - 13 de febrero de 2016)

Ramón Arias | 14 de febrero de 2016

El fallecimiento del juez Antonin Scalia es un shock para los verdaderos conservadores de la nación. Él es considerado como uno de los jueces más eruditos en la historia de este país. Era un constitucionalista comprometido en la Corte Suprema que está dominada por aquellos que se ven a sí mismos como los que dictan la ley del pueblo.

Nuestras oraciones sinceras son dirigidas a la familia Scalia. Que el Espíritu Santo conforte sus corazones durante su tiempo de dolor y en los días por venir. Que puedan acercarse al Padre celestial amoroso de quien fluyen todas las bendiciones.

El fallecimiento del juez Scalia es un recordatorio de la importancia de tener individuos de carácter probado en la magistratura que no se consideran como pequeños dioses que legislan leyes, las cuales destruyen los valores fundamentales establecidos en la fundación de este país por los antepasados ​​en los documentos oficiales de Estados Unidos. 

Desde el principio de su creación, en su mayoría, los nombrados de por vida a la Corte Suprema de EE.UU. se han apartado de la intención original de esa rama. Han destrozado la Constitución para imponer su ideología que ha transformado a esta nación para peor.

Thomas Jefferson nunca confió en la integridad de la Corte Suprema de EE.UU. Las siguientes dos citas son sólo un ejemplo de sus muchos escritos que mejor describen a los jueces fuera de control: 

"Nuestra Constitución. . . con la intención de establecer tres departamentos, coordinados e independientes que puedan equilibrarse entre sí, se ha dado—de acuerdo con esta opinión a uno de ellos por sí solo el derecho de fijar normas para el gobierno de los otros; y para ese, también, que no es elegido por los independientes de la nación. . . . La Constitución, en esta hipótesis, es una mera cosa de cera en las manos del poder judicial, que se puede torcer y forjar en cualquier forma que quieran". (Carta al juez Spencer Roane, 6 de septiembre de 1819)

"Parece . . . considerar a los jueces como los últimos árbitros de todas las cuestiones constitucionales; por cierto, una doctrina muy peligrosa, y una que nos colocaría bajo el despotismo de una oligarquía. Nuestros jueces son tan honestos como los demás hombres, y no más. . . y su poder [es] el más peligroso, ya que están en el puesto de por vida y no son responsables, como los demás funcionarios, al mando electivo. La Constitución no ha erigido tal tribunal, sabiendo que a las  manos en que se les confían, con corrupciones de tiempo y el partido, sus miembros se convertirían en déspotas". (Carta a William Jarvis 28 de septiembre de 1820)

Sin duda, Obama ve a la muerte del juez Antonin Scalia como una excelente oportunidad para nombrar a otro de sus jueces liberales de acuerdo a su marca. Al hacerlo, esto pondría a la Corte Suprema en el control total de la agenda izquierdista y eso consolidaría el sueño de Obama de transformar fundamentalmente a los Estados Unidos.

Las preguntas obvias son, ¿tiene el Senado de EE.UU., que está dominado por los republicanos, la sabiduría y el valor para permitirle a Obama nombrar al ideólogo de su elección? ¿Utilizarían su autoridad legítima para impedir que lo haga? En los próximos días, vamos a ver si tienen la fortaleza interna para hacer lo correcto para la nación, o si van a seguir dándole a Obama todo lo que quiere como lo han hecho en el pasado.

Los republicanos en el Senado tienen la historia de su lado con el "precedente de LBJ" de 1968, cuando el presidente del Tribunal Supremo Earl Warren anunció su jubilación. El presidente Lyndon Johnson nominó a su Asociado el Juez Abe Fortas para sucederlo.

Los republicanos, y los senadores demócratas que eran conservadores, detuvieron a Johnson de salirse con la suya, que era un presidente saliente con sólo siete meses para estar en la presidencia. Los conservadores entendieron lo importante que era para el futuro de la nación el tener jueces que se adhieran a la intención original del conservatismo. No es diferente en esta ocasión. Los senadores republicanos tienen un momento decisivo en la historia del Senado. Ellos no tienen tiempo para jugar a la política como de costumbre; no deben comprometer, ni utilizar la “política correcta” sino dejarla de lado, no deben utilizar la moderación, o jugar la carta de apaciguamiento, y lo más importante, que no tienen que vender su alma al príncipe de la oscuridad.

La muerte de Scalia debe enfocar la importancia de contar con las personas en la función pública con una clara comprensión de los absolutos morales que deben regir los asuntos humanos: "Cuando los justos aumentan, el pueblo se alegra; pero cuando el impío gobierna, el pueblo gime". (Proverbios 29:2 [NBLH])

Por encima de todo, no hay que pasar por alto que Dios está llamando nuestra atención para hacernos comprender lo cerca que estamos de perder esta nación. La batalla por el alma de Estados Unidos no es un asunto de risa, y le corresponde a la actual generación de cristianos estadounidenses para determinar el resultado de la victoria o la derrota.