Categorías: Temas sociales

Mantente firme y lucha contra el mandato del "matrimonio" del mismo sexo

George Rasley, Editor de CHQ | 29 de junio de 2015

Los conservadores, y muchos estadounidenses no involucrados políticamente que comparten nuestros valores, se sorprendieron por la decisión de la Corte Suprema para exigir el matrimonio entre personas del mismo sexo en los 50 de los Estados Unidos. 

Y seamos claros – los cinco jueces que hicieron la mayoría de esta decisión escandalosa no "legalizaron" el matrimonio entre personas del mismo sexo de una manera pasiva – ellos ordenaron que todos los estados que no permiten actualmente el "matrimonio" entre personas del mismo sexo cambien su leyes existentes, o que pasen leyes totalmente nuevas, para crear un nuevo sistema legal que le proporcione a las parejas del mismo sexo una estructura legal a través de la cual puedan "casarse".

Esto no es sólo un mandato cultural sin precedentes en todo el país, es un acto que es profundamente hostil a nuestro sistema constitucional federal a través del cual los Estados conservan el poder de definir la estructura de la sociedad civil dentro de sus fronteras.

Lo que es más, esta intrusión, con tan solo cinco jueces no electos, anula la voluntad del pueblo, expresada a través de enmiendas constitucionales estatales, que definen el matrimonio como la unión entre un hombre y una mujer.

En ese sentido, es un acto profundamente político – no judicial.

Nuestro amigo Tony Perkins del Family Research Council [Consejo de Investigación de la Familia] ha dicho durante años, el "matrimonio" entre personas del mismo sexo no es más que la punta del iceberg en un intento de alterar fundamentalmente el paisaje cultural y moral de la nación. Es parte de una guerra implacable contra el cristianismo y la familia por los de la izquierda, los medios de comunicación liberales, las élites gobernantes y sobre todo la administración de Obama. Y ahora, a causa de la decisión del Tribunal, la libertad religiosa está más en peligro que nunca.

No podríamos estar más de acuerdo con Tony.

Mientras que la elite de los medios de comunicación le gustaría tomar esta decisión sobre la "igualdad", sin duda, Tony Perkins está en lo correcto y los revolucionarios sexuales será aún más agresivos para avanzar en su agenda al ir detrás de la exención de impuestos de las organizaciones no lucrativas religiosas y la acreditación de las escuelas religiosas, los colegios y las universidades, que son las fuentes de la instrucción en los valores tradicionales.

En pocas palabras: La decisión de la Corte Suprema que obliga el "matrimonio" entre personas del mismo sexo realmente se trata de despojar a los padres, el clero, y otras fuentes de orientación moral no gubernamental, de su poder y autoridad para instruir libremente a los niños en los valores judeocristianos tradicionales.

¿No nos creen?

Quita todas las trampas legales de la decisión, y lo que la opinión del juez Kennedy dice en sus términos más simples es, "Mis colegas y yo hemos decidido que la Biblia y la Torá y los miles de años de cultura occidental de la que se extraen son erróneas".

Y una vez que el gobierno decide que es la única fuente legítima de moralidad entonces la libertad religiosa se evaporará y todo dentro de las fronteras de ese gobierno debe someterse a esta nueva fuente de autoridad moral. 

En pocas palabras, la decisión de la Corte Suprema de redefinir el matrimonio obligará a los estadounidenses que creen que Dios es el que determina lo que es moralmente correcto e incorrecto, ponerse firmes en contra del poder opresor del gobierno.

Los próximos días y semanas, sin duda, estarán llenos de conflicto sobre cómo se interpretará la decisión de la Corte Suprema – y lo más importante hacerla cumplir.

Hillary Clinton ha elogiado la decisión de la Corte Suprema con el mandato del "matrimonio" entre personas del mismo sexo y enérgicamente condenó a los opositores del fallo, diciéndole al campo presidencial del Partido Republicano, "En lugar de tratar de hacer retroceder el reloj", los republicanos" deberían unirse a nosotros en decir no a la discriminación de una vez por todas".

Los cristianos y los Judíos observantes serán especialmente puestos a prueba y algunos, como Jeb Bush y Marco Rubio, ya cedieron a las demandas de la izquierda laica de que abandonen sus creencias y acepten la decisión de la Corte Suprema como algo final.

Otros, como nosotros aquí en CHQ, Ted Cruz, Bobby Jindal, nuestros amigos en el Family Research Council y la Organización Nacional para el Matrimonio, y otros, ven la decisión de la Corte Suprema sobre el "matrimonio" entre personas del mismo sexo como lo que es – una decisión profundamente política que se puede deshacer a través de medios políticos.

Se nos recuerda el caso de la Corte Suprema de Worcester v. Georgia (un caso con respecto a la eliminación de los indios Cherokee del Estado de Georgia). Después de que Georgia perdió en la Corte Suprema, el presidente Andrew Jackson se negó a hacer cumplir la decisión en contra del Estado y en su lugar le pidió a los Cherokees que se reubicaran o quedarían bajo la jurisdicción de Georgia – contradiciendo directamente la decisión de la Corte Suprema.

Aunque Jackson es ampliamente citado diciendo, "John Marshall ha tomado su decisión, ahora que la haga cumplir", sus palabras reales al general de brigada John Coffee fueron: "La decisión de la corte suprema ha caído muerto, y se encuentran con que no pueden obligar a Georgia a ceder a su mandato".

En este momento la decisión de la Corte Suprema tendrá todo el apoyo de la Casa Blanca de Obama. El presidente Obama y sus aliados liberales seculares entienden muy bien que, como Presidente, para los próximos 18 meses más o menos, él controla las agencias habituales que el gobierno utiliza para obligar el cumplimiento de sus políticas; los militares, la policía, la instrucción de los funcionarios ejecutivos, etc.

Pero ese mandato termina cuando un nuevo presidente y un nuevo Congreso son elegidos e investidos.

Muchos estadounidenses conservadores fueron profundamente desalentados por la aceptación de la Corte Suprema del "matrimonio" entre el mismo sexo. A ellos les decimos, este no es el momento de renunciar y retirarse o buscar el santuario del claustro, ahora es el momento de luchar. El camino a seguir es ponerse de pie y luchar por nuestros valores y de nuestra libertad religiosa, y para asegurarse de que elijan un nuevo presidente que comparte nuestros valores y respeta nuestra libertad religiosa.