Categorías: Familia

Mi padre era gay. Por qué me opongo al matrimonio del mismo sexo.

Dawn Stefanowicz | 13 de abril de 2015

Me tomó décadas para llegar a mis puntos de vista sobre el "matrimonio" entre el mismo sexo a la luz de mis experiencias personales.

Desde la infancia, me identificaron involuntariamente bajo el paraguas gay, lesbiana, bisexual y transexual (GLBT). Durante los primeros 30 años de mi vida, he ganado muchas experiencias personales, sociales y profesionales con mi padre, a quien siempre amé, y sus parejas. Mi padre, un reclutador ejecutivo de éxito, me enseñó una ética fuerte en los negocios.

Mi Infancia 

Estuve expuesta a una gran cantidad de sexualidad expresada en la casa y las subculturas. Experimenté pérdidas incontables. Se suponía que el género era ilimitado; sin embargo, no vi que mi padre y sus parejas valoraran, amaran y afirmaran a las mujeres. La preferencia de mi padre por un género (el masculino) creó un sentido interno de la desigualdad para mí. 

Como una niña y adolescente dependiente, no se me permitía decir nada que pudiera herir los sentimientos de los adultos que me rodeaban. Si lo hacía, podría enfrentar el ostracismo o peor. Durante mis veintitantos, logré objetivos tanto académicos como profesionales, pero durante mucho tiempo, me negué al impacto que mi infancia había tenido y mentí para proteger a mi padre y sus parejas.

En 1991, mi padre murió de SIDA. Ninguno de las parejas / ex parejas de mi padre siguen vivos.

Yo no tuve todas las palabras para expresar mis pensamientos y sentimientos hasta mis veintitantos y treinta y tantos, así que tomó un tiempo antes de hablar en público, pero yo sabía que mi padre nunca hubiera apoyado el "matrimonio" entre personas del mismo sexo. Naturalmente, él sabía que cada niño se crea a partir de un padre y una madre. Él nunca me obligó a llamar a cualquiera de sus parejas sexuales "papá", en vez llamé a cada uno de ellos por su primer nombre. Mi padre me dijo que él siempre quería tener hijos.

El esfuerzo para callarme y callar a otros

Debido al silenciamiento de los medios de comunicación, la política correcta, los esfuerzos de cabildeo de GLBT y la pérdida de la libertad de expresión, es muy difícil contar mi historia.

Pero no estoy sola. Más de 50 hijos adultos de hogares alternativos, además de los ex cónyuges con hijos y padres que han abandonado el estilo de vida "gay" se han puesto en contacto conmigo. Muy pocos niños compartirán sus historias públicamente.

Para muchos de nosotros los hijos adultos de padres gay, hemos llegado a la conclusión de que el matrimonio entre personas del mismo sexo es más acerca de la promoción de los "deseos" de los adultos que el salvaguardar los derechos de los niños de conocer y ser criados por sus padres biológicos.

Mi convicción es tan fuerte sobre este tema que he testificado ante legisladores en Canadá, con respecto a la legislación sobre delitos de odio, las leyes del matrimonio entre personas del mismo sexo y la edad de consentimiento, y he dado testimonio en nueve estados de los Estados Unidos, en el 5to Circuito y ante la Corte Suprema, y en otros países. 

Cómo el matrimonio homosexual ha cambiado a Canadá

Las declaraciones como esta son mentiras: "Permitirle a las parejas del mismo sexo (ahora también tríos) el acceso a la denominación de matrimonio no le priva a nadie de ningún derecho". 

Cuando el matrimonio entre personas del mismo sexo se aprobó en Canadá en julio de 2005, la paternidad se redefinió de inmediato, con la eliminación de la filiación de sus orígenes biológicos. Ley de matrimonio gay en Canadá, la Ley C-38, incluye una disposición para borrar el término "padre natural" y sustituirlo en todos los ámbitos con "padre legal" como términos neutrales al género en la ley federal. Ahora, todos los niños tienen "padres legales", como se define por el estado, lo que significa que los derechos de los padres han sido usurpados por el gobierno. 

En efecto, el matrimonio entre personas del mismo sexo permite que los poderes del Estado anulen la autonomía de los padres biológicos. Los derechos de padres necesarios para enseñar a los niños sus creencias, expresar sus opiniones, y practicar su fe personal son violados por el Estado cuando sus creencias, opiniones y / o prácticas de fe están en oposición a lo que se enseña y promueve en la escuela. De hecho, en Ontario, Canadá, los reglamentos de la Comisión de Derechos Humanos impregnan y rodean toda la educación pública.


Marcha por el Matrimonio 2013 (Foto: Pete Marovich / ZUMA Press / Newscom)

Por ejemplo, si le enseñan a sus hijos que las relaciones sexuales entre personas del mismo sexo están mal y que todo niño tiene un padre y una madre, y que sólo se permite el sexo en el matrimonio entre hombre y mujer, corren el riesgo que la policía del pensamiento cuestione sus creencias, especialmente si sus hijos discuten estos temas en el aula.

Por lo tanto, los padres experimentan la interferencia del Estado en lo que respecta a los valores morales y enseñanzas sobre la familia, la crianza y la educación sexual en las escuelas. También, los niños se ven privados de conocer y ser educados por su padre y madre biológicos ya que el matrimonio entre personas del mismo sexo permite que los niños tengan padres del mismo sexo en los que al menos uno de los padres no está relacionado con el niño.

Además, desde que se creó el término indefinido "orientación sexual" como categoría protegida por la ley de delitos de odio de Canadá en 2004 y el matrimonio entre personas del mismo sexo llegó a ser legalizado en 2005, las libertades fundamentales garantizadas por la Constitución de Canadá han sido reinterpretadas, erosionadas y / o anuladas por tribunales activistas y cuasi tribunales sin jurados reales, también conocidos como las Comisiones de Derechos Humanos. La Comisión de Derechos Humanos (CDH) federal ha tenido un éxito del 100 por ciento por tres décadas en contra del discurso del odio.

Aunque la Sección 13 (1) de la Ley Canadiense de Derechos Humanos fue derogada en 2013, que entró en vigor en 2014, muchas personas creen que una propuesta de ley similar saldrá poco después de la elección federal del 2015. Al mismo tiempo, muchas de las provincias canadienses tienen códigos de expresión de odio similares con altas tasas de condena que restringen de manera efectiva las libertades del habla y de blogs. Los activistas y grupos de intereses especiales han apoyado durante mucho tiempo la censura de las comunicaciones de discurso y de Internet en Canadá.

Los Tribunales de Derechos Humanos / Comisiones en Canadá controlan el discurso y penalizan a los ciudadanos honrados por su discurso y expresiones en contra de conductas sexuales particulares. Sólo se necesita una denuncia contra una persona para comparecer ante el tribunal, con un gasto para el acusado en las decenas de miles de dólares en honorarios de abogados. Las comisiones tienen la facultad de entrar a residencias privadas y eliminar todos los elementos pertinentes a sus investigaciones, la comprobación de la incitación al odio. 

Sin embargo, el demandante que presenta la queja tiene sus honorarios legales totalmente pagados por el gobierno. Incluso si el acusado es declarado inocente, no puede recuperar sus costos legales. Si es hallado culpable, deberá pagar multas a la(s) persona(s) que presentó la queja.

Libertades religiosas bajo ataque en Canadá

Bajo la Carta Estatutaria Canadiense de Derechos y Libertades, que constituye la primera parte de la Constitución de 1982, tenía que haberse garantizado a todos las siguientes libertades fundamentales: (a) la libertad de conciencia y de religión; (b) la libertad de pensamiento, creencia, opinión y expresión, incluida la libertad de prensa y otros medios de comunicación; (c) la libertad de reunión pacífica; y (d) la libertad de asociación.

En la realidad, estas libertades han sido restringidas. Las empresas deben proporcionar bienes y servicios a todos los clientes, sin tener en cuenta los derechos de conciencia de los empresarios. Las prácticas de contratación de los empleadores no pueden discriminar, incluso si no están bien vistas las prácticas y las relaciones sexuales de un posible empleado. (Por ejemplo, una universidad religiosa no podría negarse a contratar a alguien que no comparte la opinión de la universidad sobre la sexualidad sin riesgo de una denuncia de la Comisión de Derechos Humanos.) 

La libertad de reunión y hablar libremente sobre el matrimonio entre hombre y mujer, la familia y la sexualidad están restringidas. Los activistas a menudo se sientan en asambleas religiosas, para escuchar si hay cualquier cosa discriminatoria hacia GLBT, para que una queja se pueda hacer ante la Comisión de Derechos Humanos. La mayoría de las comunidades de fe se han convertido en políticamente correctas para evitar multas y la pérdida de su estado de caridad.

Los medios de comunicación canadienses está restringidos por el Consejo Canadiense de Radiodifusión y Telecomunicaciones, el brazo de censura de los medios del gobierno y similar a la Comisión Federal de Comunicaciones. Si los medios transmiten cualquier cosa que sea considerado discriminatorio hacia GLBT, las licencias de transmisión pueden ser revocadas, y las comisiones de derechos humanos pueden cobrar multas y restringir transmisiones futuras.

Yo soy una testigo y no quiero que los Estados Unidos pierdan sus libertades duramente ganadas como les ha sucedido a mis compatriotas canadienses. El matrimonio debe permanecer entre un hombre y una mujer con exclusión de todos los demás.