Categorías: Economía

Por si te lo perdiste: Estados Unidos se quedó sin dinero – Una vez más

Conservative HQ Staff | 16 de marzo de 2015

Es posible que se te haya pasado por alto debido a que la Secretaría de Hacienda de Obama optó por dejar que la noticia saliera durante un testimonio ante el Congreso en un viernes soñoliento por la tarde, pero el día de hoy marca la fecha teórica cuando el gobierno federal se queda sin dinero, a pesar de que el techo de la deuda se ha elevado ocho veces mientras que Barack Obama ha ocupado la Casa Blanca y ahora se sitúa en la asombrosa cifra de $18.1 millón de millones de dólares.

En tiempos normales, esta fecha habría sido precedida por un drama largo en el Congreso donde los demócratas exigirían que el techo de la deuda se elevara sin ninguna condición y los republicanos del establecimiento pasarían por una lista falsa de recortes de gastos que requerirían antes de elevar el límite de la deuda, solo para después ceder y elevar el límite de la deuda sin tener que recortar los gastos.

Pero estos no son tiempos normales y, pidiendo prestada una frase de nuestra amiga Diana West, Obama no es un presidente normal. 

Desafortunadamente, sin embargo, los líderes del Congreso de hoy son republicanos normales del establecimiento, por lo que no ha habido casi ninguna mención en el Capitolio de un nuevo plan para reducir el gasto en lugar de elevar el techo de la deuda.

Y ciertamente no hay una cobertura significativa por el establecimiento de los medios de comunicación de cómo llegamos a requerir un aumento en el techo de la deuda; obsesionados como están con el escándalo del día, optan por ignorar el escándalo de la década. 

Y no nos equivoquemos al respecto – el gran escándalo del siglo 21 es el gasto casi traicionero en el cual el Congreso ha participado en los últimos quince años, no importa qué partido ha controlado el Capitolio. 

Durante las profundidades de la Gran Recesión de 2007-2009 los republicanos y los demócratas se dieron de la mano en una gran borrachera de gasto keynesiano con el propósito de poner a los estadounidenses a trabajar y darle un "buen empujón" a la economía. 

La recesión terminó oficialmente en junio de 2009, según el Comité de Ciclos de Empresas de la Oficina Nacional de Investigación Económica, el árbitro oficial de dichas fechas, así que si, para citar a Nixon, "todos somos keynesianos ahora" ¿por qué el continuo gasto deficitario, especialmente ante la recaudación récord de impuestos?

Los ingresos fiscales federales ajustados a la inflación alcanzaron un récord de USD $1,185,613,000,000 en los primeros cinco meses del año fiscal 2015, pero el gobierno federal aún mantuvo un déficit de USD $386,537,000,000 durante ese tiempo, según el último análisis de la Declaración Mensual del Tesoro por Ali Meyer de CNS News.

Eso es USD $94,803,620,000 más que los USD $1,090,809,380,000 que recaudó de octubre a febrero en el año fiscal 2014.

El problema es, aunque el gobierno federal recaudó un récord de aproximadamente USD $1,185,613,000,000 en ingresos durante los primeros cinco meses del año fiscal 2015, de acuerdo con Hacienda, también gastó aproximadamente USD $1,572,149,000,000 – dejando un déficit de aproximadamente USD $386,537,000,000 de acuerdo con Meyer.

Los republicanos, por supuesto, culparán a Obama por este gasto ruinoso, pero esta es una en donde Obama está libre de culpa, porque sólo hay una rama del gobierno con el poder constitucional de la cartera, y esa es el Congreso.

Los republicanos pueden continuar todo lo que quieran acerca de las demandas de Obama para más dinero, amenazas de veto, etc., pero la realidad es que ni un dólar se puede gastar a menos que el Congreso lo autorice. 

La aprobación del presupuesto de Ryan-Murray hace un año fue la última vez que el tema de la reducción del déficit y la falta de resolución de los del establecimiento republicano con respecto a los gastos se convirtió en un problema.

Durante ese tiempo nuestro amigo Chris Chocola, en aquel entonces Presidente del Club para el Crecimiento, publicó un artículo de opinión en el National Review donde golpeó duro señalando que el acuerdo presupuestario Ryan-Murray al cual los conservadores se opusieron era una "función del hecho de que muchos republicanos en la Cámara simplemente nunca quisieron recortar el gasto o limitar el tamaño del gobierno". 

Chocola escribió: "Yo llamo a eso un fraude y todo el mundo con algo de sentido común estaría de acuerdo conmigo. ¿Qué tipo de mensaje se le envía a los votantes cuando el liderazgo republicano afirma que se puede compensar los aumentos en el gasto de hoy con los recortes en el gasto una década después?"

Aquí está el análisis de Chocola sobre la trayectoria de traición por el liderazgo de la Cámara del Partido Republicano hacia los principios conservadores con respecto a los gastos: Los republicanos votaron por el secuestro. Entonces pasaron dos años hablando sobre como no querían el secuestro. A continuación, se deshicieron de él, y lo reemplazaron con el presupuesto de Ryan-Murray. Después, se deshicieron de algunos de los recortes del presupuesto Ryan-Murray. Al mismo tiempo, pasaron de querer una Enmienda del Presupuesto Equilibrado constitucional a cambio de elevar el límite de la deuda, a hacer recortes de "dólar por dólar", a nada.

Y, dijo Chocola, su justificación para este comportamiento se redujo en esencia a "tenemos que tomar el Senado", no importa el hecho de que, independientemente del número, el Senado (y la Cámara) seguirán siendo pobladas por un montón de RINOs (republicanos de puro nombre) que aparentemente no tienen verdadero interés en salvar a Estados Unidos de la ruina fiscal.

Bueno, los republicanos tienen el Senado, ahora les toca producir recortes en los gastos.

Durante décadas el presidente de Conservative HQ, Richard Viguerie, ha martilleado al establecimiento republicano en el Congreso por tratar de engañar a los votantes conservadores constitucionales para un gobierno limitado haciendo campaña sobre la política conservadora, pero luego traicionan los principios conservadores y crecen el Gobierno e incrementan los gastos igual que los demócratas.

Les instamos a que llamen a su Representante y sus Senadores (el conmutador del Capitolio es 1-866-220-0044) diles que estás al tanto del juego que los republicanos y los demócratas del establecimiento en el Capitolio han estado jugando y quieres recortes de gastos reales AHORA, no un aumento al límite de la deuda.