Categorías: Artes y Entretenimiento

Billy Crystal dice lo que millones de estadounidenses quisieran decir

Gary DeMar | 20 de enero de 2015

Billy Crystal lo dijo directamente: «Basta ya de meterme por los ojos escenas de homosexualismo».

Siguen apareciendo encuestas de cómo las personas están aceptando cualquier cosa del mismo sexo. No les creo. Yo digo que depende de cómo se hagan las preguntas.

Hay una ignorancia general sobre la homosexualidad, igual que como la hubo durante años sobre el aborto. Cuando la tecnología mostró lo que estaba sucediendo de verdad en el útero, las actitudes de la gente respecto al aborto cambiaron.

Si a una persona le preguntan: «¿Usted cree que una mujer tiene derecho a hacer lo que ella quiera con su propio cuerpo?», la mayoría de las mujeres van a responder «sí» y con eso darán un apoyo implícito al aborto.

Pero si a una mujer le preguntan: «¿Cree que una mujer tiene derecho a matar a su niño por nacer?», les puedo garantizar que la respuesta será diferente.

Inicialmente, la homosexualidad era mostrada como homosexualidad-ligera en un programa como la comedia Will & Grace, de la NBC. Un programa como éste estaba destinado a ablandar a la audiencia.

Pocas personas van a ver un desfile de homosexuales, ni conocen los devastadores efectos del SIDA. Durante mucho tiempo, los homosexuales fueron mostrados en papeles simpáticos y nada amenazadores. Era una forma de homosexualismo de «vive y deja vivir». 

Hace unos años impartí una clase de visión cristiana del mundo en una nueva escuela secundaria cristiana. Había cierta cantidad de estudiantes que tenían las más diversas procedencias. El tópico de la homosexualidad se presentó. En mi clase hablamos de todos los temas bajo el sol. Ningún tema era demasiado controvertido.

Una de las estudiantes dijo que no veía nada malo en la homosexualidad. Cuando le describí lo que hacían los homosexuales varones se quedó pasmada. De ahí pasé a describir las implicaciones morales, las inconveniencias biológicas y lo ilógico de la homosexualidad, así como las posibles derivaciones que hoy ya están ocurriendo.

Decir algo negativo de la homosexualidad puede tener varias consecuencias negativas. Si usted está en cualquier parte del negocio de las bodas, la negativa a dar servicio a  parejas del mismo sexo en su «matrimonio» le pude acarrear una buena cantidad de problemas legales.

Hollywood  es uno de los lugares peores para hablar negativamente de la homosexualidad, como ha comprobado cierto número de actores. Una mea culpa obligatoria es el primer paso para que  una persona enderece su mente. 

Tenemos que esperar a ver qué le sucede a Billy Crystal después de lo siguiente:

«Hizo el papel de uno de los primeros personajes homosexuales de la televisión, Jodie Dallas, en el programa cómico Soap, de los años ’70, aunque puede ser mejor conocido por ciertos otros papeles en la pantalla grande.

»Ahora Billy Crystal le dijo el sábado a un grupo, durante una gira de prensa de la Asociación de Críticos de Televisión en Pasadena, California: “A veces resulta un poco demasiado para mi gusto, y no les voy a decir a ustedes cuáles son”.

»”Espero que la gente no abuse de eso y se lo restriegue en la cara… hasta el punto en que se sienta como una cosa cotidiana”.

»La “cosa” que se estaba analizando en el momento era la dosis cada vez mayor de sexo homosexual que se muestra en la programación de televisión y de televisión por cable».

Sospecho que la vasta mayoría de los estadounidenses piensan de la misma manera e incluso más, pero tienen temor de decir nada porque se les clasificaría de «prejuiciados». En Hollywood no es diferente.

Crystal continuó diciendo lo mismo sobre las escenas de sexo heterosexual, que eran demasiado molestas para él. Pero no se puede tener una cosa sin la otra. El lobby homosexual quiere hacer normal la homosexualidad. Sólo puede hacerlo mostrando gente en situaciones sexuales con el mismo sexo.

Tenemos que esperar a ver cómo reacciona la Gaystapo a las observaciones de Crystal.           

Manténgase en sintonía.