Categorías: Economía

Las políticas económicas ambientales de Obama azotan más fuerte a los negros

Deneen Borelli | 23 de diciembre de 2014

Siguiendo el ejemplo del reverendo Al Sharpton, miles de manifestantes han salido a las calles para protestar contra las decisiones del gran jurado en relación con la muerte a tiros de Michael Brown en Ferguson, Missouri, y la muerte por restricción física de Eric Garner en Nueva York, por policías blancos.

Con gritos de "La vida de los negros importa" y "Sin justicia no hay paz", los manifestantes están expresando su frustración por lo que consideran un sistema prediseñado en contra los estadounidenses negros. Detrás de la agitación social hay una recuperación económica débil que ha dejado a los negros atrás. Los negros tienen la mayor tasa de desempleo, el ingreso promedio más bajo y la menor tasa de propiedad de vivienda.

El análisis objetivo sería la conclusión de que las políticas progresistas del presidente Obama les han fallado a los negros, que les deja frustrados y vulnerables a la agitación social, por el Sr. Sharpton.

La triste verdad es que la agenda de Obama incluye políticas que perjudican preferentemente a los negros. En particular, la política de cambio climático de Obama, en efecto, sirve como una versión de las leyes de Jim Crow, debido a su impacto económico en las familias negras del siglo 21. Un estudio del Pacific Research Institute [Instituto de Investigación del Pacífico] sobre el impacto de las regulaciones propuestas por la Environmental Protection Agency [EPA, Agencia de Protección Ambiental] sobre las centrales eléctricas existentes demuestra el daño que las regulaciones de cambio climático de Obama podrían causar las familias negras en Ohio.

El plan de energía limpia de la EPA establece objetivos específicos a cada estado para las emisiones de dióxido de carbono de las plantas de energía a un 30 por ciento inferior a los niveles de 2005 para el año 2030. Debido a que Ohio utiliza carbón para generar la mayor parte de su electricidad, el Estado va a experimentar un aumento significativo en los costos de electricidad de la regla propuesta por la EPA que se dirige a las plantas eléctricas de carbón que emiten dióxido de carbono.

El impacto del aumento de los costos de electricidad no se divide en partes iguales entre los hogares de Ohio. Como muestra el estudio, los hogares ricos serían mínimamente afectados, pero los hogares de bajos ingresos pagarían una proporción significativamente mayor de la electricidad.

Cuanto menor sea el ingreso, mayor es la carga económica.

Bajo las regulaciones propuestas por la EPA, el costo anual promedio para la electricidad pasaría de 2.9 por ciento a 3.8 por ciento de los ingresos del hogar medio Ohio. Para el hogar negro promedio, sin embargo, el gasto anual en electricidad aumentaría de 4.5 por ciento a 5.8 por ciento.

Para los negros de bajos ingresos, el costo anual de la electricidad sería tanto como 26 por ciento de los ingresos del hogar, o posiblemente superior.

Por el contrario, los hogares de altos ingresos son mínimamente afectados. Algunos hogares del Condado de Clermont gastarían sólo el 1.1 por ciento de sus ingresos en la electricidad bajo el gobierno de la EPA, desde la línea de base actual de 0.8 por ciento.

El impacto social del plan de cambio climático de Obama es devastador para la comunidad negra, el grupo que más sufre a causa de menores ingresos promedio.

Estos hogares tendrán menos dinero para gastar en alimentos, vivienda, atención médica y otras necesidades básicas.

Los mayores costos de energía impulsarán a que las familias negras dependan más del gobierno, incluida la asistencia para ayudar a pagar facturas altísimas de servicios públicos.

El Sr. Obama está plenamente consciente de los aumentos de los precios de la electricidad que resultan de su agenda de cambio climático.

Durante una entrevista en el 2008 con el San Francisco Chronicle, antes de que él fuera presidente, el Sr. Obama discute las consecuencias de su plan para reducir las emisiones de dióxido de carbono. El candidato Obama reconoció que "las tarifas de electricidad tendrían que dispararse necesariamente" y los costos de cumplimiento se pasarían "a los consumidores".

Sin embargo, los políticos negros y grupos de defensa de los negros respaldan los planes de cambio climático del presidente que preferentemente dañan la comunidad a la que dicen apoyar.

La representante demócrata Marcia L. Fudge de Ohio ha apoyado legislación del cambio climático que aumentaría los precios de la electricidad para sus electores en Cleveland y sus alrededores.

La NAACP [National Association for the Advancement of Colored People, Asociación Nacional para el Avance de la Gente Negra] también apoya la agenda de cambio climático de Obama, con la normativa de dióxido de carbono, bajo su iniciativa de la justicia climática. La organización participó recientemente en la Convención de Infraestructura de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático en Lima, Perú.

Como presidente del Caucus Negro del Congreso, la Sra. Fudge, junto con la NAACP, ha jugado un papel visible en la contribución a la atmósfera del populacho que rodea a las protestas a nivel nacional sobre las tácticas policiales.

Al contribuir a la idea de que el prejuicio racial jugó un papel clave en la muerte de Michael Brown y Eric Garner, estos líderes negros están distrayendo la comunidad negra de los efectos devastadores de la política de cambio climático de Obama.

Si los estadounidenses negros no fueran cegados por la solidaridad política y la lealtad a la raza y entendieran las consecuencias de plan de energía limpia de la EPA, la indignación negra sería dirigida al señor Obama y sus aliados para apoyar a una nueva era leyes de tipo Jim Crow.

• Deneen Borelli es directora de alcance para FreedomWorks, presidenta del Conservative Review, una colaboradora de Fox News Channel y la autora de "Blacklash: How Obama and the Left Are Driving Americans to the Government Plantation" [“Contragolpe negro: Cómo Obama y la izquierda están llevando a los estadounidenses a la plantación del gobierno”] (Threshold, 2013).