Categorías: Temas sociales

Un hombre negro es arrestado por tener esclavas

Dave Jolly | 18 de noviembre de 2014

Si usted presta atención a activistas negros como Al Sharpton, llega a creer que casi todas las personas blancas de los Estados Unidos son culpables de racismo y tendrían esclavos negros si eso fuera legal. También, según Sharpton, ninguna persona negra se involucraría jamás en el racismo ni querría poner a otra persona en ninguna forma de esclavitud. 

De hecho, es el propio odio racista de Sharpton hacia los blancos el que lo lleva a vivir en una realidad ficticia llena de odio. Un caso de muestra es el de Christopher Hisle, un hombre negro de 45 años que vive en Cincinnati. 

Hisle fue arrestado el pasado abril después que llevó en auto a una mujer a Louisville, para ser usada como prostituta. Como su delito incluía el cruce de fronteras estatales, el FBI se involucró en la investigación. Cuando fueron a la casa de Hisle, descubrieron a una docena de mujeres que estaban cautivas y eran usadas como esclavas sexuales. Hisle había clausurado todas las ventanas y puertas de su casa de forma que la única manera de entrar y salir era por la puerta principal, que mantenía bajo candado. 

De acuerdo con la División de Louisville del FBI:

«Christopher Hisle, de 45 años, fue arrestado el 8 de abril de 2014, en Louisville, Kentucky, después que llevó a una joven de Cincinnati a Louisville para dedicarla a la prostitución en el Red Roof Inn de Blairwood Road. Una investigación subsiguiente del FBI reveló que Hisle había forzado y obligado a muchas mujeres jóvenes a practicar el sexo comercial. 

»Hisle se declaró culpable ante el juez principal del Distrito, John G. Heyburn, hijo, hoy, de una acusación federal de cuatro cargos, incluyendo un cargo de tráfico sexual por la fuerza, fraude o coerción; dos cargos por atraer a una persona al comercio interestatal con fines de prostitución y un cargo de transporte interestatal con el propósito de prostituir. 

»De acuerdo con el arreglo procesal, Hisle agredió físicamente a varias de sus víctimas, incluyendo a una que fue golpeada en el rostro cuando amenazó con escaparse. Hisle encerró a las víctimas en su casa de Cincinnati al clausurar y poner candados a todas las puertas y ventanas. Sólo se podía abrir la puerta principal y únicamente Hisle tenía la llave de la misma, que estaba cerrada por ambos lados, lo que permitía a Hisle encerrar a las mujeres en su casa cuando salía. En una oportunidad, una joven escapó, solo para ser hallada y llevada de vuelta a la casa por Hisle.

»”Este acusado hacía presa de víctimas jóvenes vulnerables y las explotaba cruelmente para su beneficio”, dijo el fiscal general asistente en funciones, Vanita Gupta. “Nuestra Constitución garantiza la libertad de la servidumbre involuntaria y la esclavitud a todos los miembros de nuestra sociedad, y nosotros seguiremos haciendo cumplir nuestras leyes sobre el tráfico humano para restaurar los derechos, la libertad y la dignidad de las víctimas de la esclavitud moderna”.

»Mi oficina se compromete a buscar justicia para las víctimas del tráfico humano”, dijo el Fiscal de los EE.UU. David J. Hale. “Trágicamente, estos delitos pasan a menudo sin ser detectados porque las víctimas viven con temor a el abuso físico, amenazas y otras formas de coerción. Mi oficina ha trabajado para mejorar la detección y el enjuiciamiento, al patrocinar el entrenamiento de las agencias de la ley federales y locales asociadas con nosotros”. 

»El tráfico sexual es un delito que hace sufrir a las personas de una manera muy individual. Las víctimas con frecuencia se sienten como si no tuvieran opciones ni esperanzas. Detectar el tráfico sexual es esencial para detenerlo. El FBI trabaja junto a sus asociados estatales y locales a fin de descubrir este delito horrendo. Si usted cree que es víctima del tráfico sexual, o pudiera tener información sobre una situación específica de tráfico, por favor contacte al FBI”, dijo el agente especial encargado Howard S. Marshall.

»Hisle se enfrenta a una sentencia obligatoria mínima de 15 años de prisión. La fase de sentencia ha sido fijada para el 9 de febrero de 2015 en Louisville. Como parte de su arreglo procesal, Hisle pagará una restitución a 12 mujeres identificadas como víctimas  de sus delitos de tráfico humano».

De lo que pude discernir de las noticias, algunas o la mayor parte de las mujeres que Hisle mantenía como esclavas sexuales eran negras. Si Hisle hubiera sido un hombre blanco que mantenía a mujeres negras como esclavas sexuales, activistas del estilo de Sharpton hubieran estado por todas partes llamando a que se hicieran acusaciones raciales y de esclavitud contra él. Sin embargo, como Hisle es un hombre negro, los activistas como Sharpton han permanecido callados. De hecho, la mayor parte de los medios de comunicación también han ignorado la historia. Yo la oí porque vivo justo al sur de Cincinnati y la  escuché en las noticias locales.

Esto me ha asombrado como otro caso de prejuicio racial entre los activistas negros y los medios de comunicación liberales. A sus ojos, un delito significa solamente algo cuando es de los blancos contra los negros, pero si es de un negro contra otro o contra un blanco, para ellos  no vale la pena mencionarlo. Esta es la dicotomía racial que define a los Estados Unidos de hoy.