Categorías: Familia

Redescubrir la belleza del Evangelio en los villancicos navideños

John Stemberger, Presidente del Consejo de Política Familiar de Florida | 24 de diciembre de 2014

Muchos cristianos no celebran Halloween. Lo entiendo totalmente. Pero me cuesta mucho más trabajo entender por qué algunos cristianos están tan en contra de la celebración de la Navidad. Me gustaría participar en muchas de las críticas sobre cómo se celebra la Navidad. Pero no que la celebramos.

Cada familia crea su propia cultura y tradiciones. Su "cultura familiar" y sus tradiciones están imbuidos de cualquier significado que se asigna a los mismos. Los días festivos no son diferentes.

En mi familia, los días previos al final de octubre son una celebración de todas las cosas divertidas y únicas sobre la temporada de otoño. El color de las hojas, calabazas de color naranja brillante, manzanas de caramelo crujiente y el clima fresco. En la noche del 31 de octubre celebramos el Día de la Reforma viendo la película Lutero, leyendo en voz alta algo de la historia de la Reforma Protestante, y comiendo en un restaurante alemán local. Así que el significado que asignamos a esta fiesta es muy diferente que el significado que otras personas asignan a "Halloween". No permitimos que el origen pagano o la mala historia que ocurrió en un día determinado (que Dios ha creado), nos impida que redimamos y celebremos ese mismo día para desarrollar las tradiciones familiares que honran y dan gloria a Dios.

La Navidad no es nada diferente. ¿Qué significado se le puede asignar a este día de fiesta en su familia? ¿Qué "cultura" se crea en torno a los días previos al 25 de diciembre? ¿Cuál es tu proporción entre el Niño Jesús con Santa Claus? ¿Se enfocan más en el pesebre o en la tienda Macy’s? ¿En Cristo o dulces de caramelo? Estas son preguntas que cada familia cristiana debe lidiar con regularidad.

Cada uno de los 365 días que Dios nos da en cada año natural no tienen ningún significado inherente o intrínseco en sí mismos. El significado que les otorgamos crean tradición y significado, independientemente de los eventos que puedan haber ocurrido en el pasado.

Una de las maneras en que podemos asegurar que la Navidad se mantiene centrada en Cristo es volver a centrarse en las palabras y los significados de los verdaderamente grandes villancicos. Tome ¡Al mundo paz!, por ejemplo. La letra de esta canción, escrita por Isaac Watts a principios de 1700, tiene un significado potente y una teología cristiana profunda. Considere la tercera estrofa:

No más pecados y pesares,
Ni espinas cubrirán el suelo;
Él viene a derramar Su bendición
Hasta donde se encuentra la maldición,
Hasta donde se encuentra la maldición,
Hasta donde, hasta donde, se encuentra la maldición.

En otras palabras, tanto como el efecto del pecado entrando en el mundo es evidente, Jesús vino a hacer su flujo de bendiciones para esos pecados, tristeza, e incluso las espinas de la tierra no serán más. ¿Revertir los efectos de la caída del hombre? ¿Aprovechando bien la tierra? ¡Asombroso! Pero el aprecio por este versículo sólo proviene de la excavación en las palabras, no de cantarlas casualmente con poco significado.

Cada vez más el mundo moderno pasa por alto villancicos como estos y elige sólo las canciones de Navidad "saltarinas". Otros que cantan villancicos centradas en Cristo a menudo dejan de lado los versos que tienen más sentido expresamente cristiano. Veggie Tales y las versiones de Disney dejan fuera el tercer verso de ¡Al mundo paz! Dios no lo permita que hablemos de la palabra "P" en la Navidad - la misma cosa por la cual el niño Jesús vino a salvarnos.

Una forma creativa cuando hacemos devociones familiares es usar un himno viejo o una canción con palabras significativas. La cantamos una vez, y luego tenemos una discusión grupal sobre cada palabra de las letras, desglosamos su significado y la historia detrás de él (si se conoce). Después de la discusión que cantan a través de él de nuevo, robusta y más fuerte, lo que permite la riqueza de cada palabra para explotar en nuestros corazones y mentes con nuevo y más profundo significado.

Cuando cantamos poderosas canciones de Navidad que declaran "Dios y los pecadores reconciliados", la "Palabra del Padre, ahora en la carne que aparece", y el "amanecer de la gracia redentora", el enfoque de nuestros corazones deben no sólo ser el sentimiento emocional y  recuerdos agradables de nuestra infancia. El enfoque debe estar en la majestad y el poder de estas palabras que nos apuntan al bebé que nació para morir. Estos villancicos gritan el corazón del evangelio - "Yo soy un gran pecador y Cristo es un gran Salvador". Esta Navidad, guía a tu familia en el redescubrimiento de la belleza del Evangelio al meditar en las poderosas palabras de los verdaderamente grandes villancicos que hablan de extender la gracia de Dios y la bendición hasta donde se encuentra la maldición.

De nuestra familia a la suya, en nombre de la Junta Directiva y el personal del Consejo de Política Familiar de Florida, queremos desearles una muy Feliz Navidad y gracias de nuevo por su apoyo a nuestro trabajo y misión.

P.D. Este sitio web, teachingmom.com, es un gran recurso que cataloga la historia y los cuentos detrás de muchas de las grandes canciones de Navidad centradas en Cristo, así como algunos de los más modernos.