Categorías: Política

Dicen los ambientalistas que al mundo le vendría bien una buena pandemia o guerra

Derek Hunter | 30 de octubre de 2014

A finales de los años ’60  y durante los ’70, hubo un pánico de que la población de la Tierra, si no se controlaba, llevaría a escaseces masivas de alimento, escasez de agua, muerte, guerras y el fin de la civilización como tal. Pero, a semejanza del movimiento del «enfriamiento global» durante el mismo período, se probó que ese pánico estaba equivocado, terriblemente equivocado.

El libro «The Population Bomb» [«La bomba de población»], publicado en 1968, advertía que para los ’80 habría una conmoción y una hambruna totales a causa de la sobrepoblación.

Los ’80 llegaron y pasaron, y aunque la población de la Tierra casi se ha duplicado, de 4,000 millones en 1974 a 7,000 millones hoy, los seres humanos se las han arreglado para sobrevivir.

Sin embargo, como ocurre a menudo con el movimiento del cambio climático, todo lo que es viejo se vuelve nuevo otra vez. Ni siquiera cambian los rostros. John Holden fue en una época un prominente profeta del enfriamiento global. Ahora pregona los peligros del calentamiento global, trabajando con el presidente Obama como su asesor científico.

Newsweek, que en 1975 alertaba al mundo sobre el «enfriamiento global» y una próxima época glacial, está de vuelta con una nueva alerta: la población del planeta está creciendo tan rápido y es tan insostenible, que ni siquiera una pandemia de grandes proporciones ni una guerra serían suficientes para salvarnos del desastre para el ambiente que se avecina, y que lo causará la sobrepoblación.

El artículo, titulado «Even a Pandemic Wouldn’t Create a 'Sustainable' Population, Study Says» [«Ni siquiera una pandemia crearía una “población sostenible” dice un estudio»] comienza con el popular mantra de la ciencia, en que no son las pruebas, sino el voto de la mayoría, el que gana. El primer párrafo dice:

Los científicos ambientalistas en general están de acuerdo en que la tasa de crecimiento de la población humana del mundo y su tasa actual de consumo son insostenibles. Por tal razón, muchos investigadores y planificadores han hecho un llamado a la planificación familiar y el control de nacimientos para frenar el crecimiento en varios países.

¿La cura? El control de la población, naturalmente. ¿Su ejemplo? China.

De nuevo, en el siguiente párrafo, Newsweek escribe:

Un buen ejemplo es la política de un solo hijo de China. A partir de 1979, las familias de China han estado limitadas mayormente a un solo hijo. Esta política fue en extremo controvertida y contribuyó a un desequilibrio de sexos en la sociedad china, pero también ayudó a prevenir 400 millones de nacimientos.

China no «previno 400 millones de nacimientos»; realizó 400 millones de abortos forzados. Y el «desequilibrio de sexos» al que se refieren tan de pasada no fue «contribuido» de paso por esta política, sino que fue el resultado directo de la misma. Las niñas son abortadas como cosa rutinaria en China, porque las familias quieren niños.

Entonces, ¿por qué esta preocupación por la población mundial? Por Gaia, naturalmente.

Un nuevo estudio que anuncia Newsweek dice que la Madre Tierra simplemente no puede mantener a más gente, aunque reducir la población de todas formas no va a servir como una «cura rápida» para el azote que dicen ellos que son los humanos.

Entonces ¿qué es lo que ellos estudian? Bueno, en una hipótesis, «los investigadores estudiaron lo que sucedería si 2,000 millones de personas murieran en un período de cinco años a mediados del siglo XXI, por ejemplo, a causa de una guerra o pandemia». Tristemente, los investigadores estimaron que la población mundial de todas maneras aumentaría a 8,500 millones hacia finales del siglo. Parece que las plagas y las guerras ya no son lo que solían ser antes.

¿Y cuál es la población ideal, según los de «la Tierra primero»? Bueno:

Varios otros estudios sugieren que una población mundial de entre 1,000 y 2,000 millones «puede asegurar que todos los individuos [tengan] vidas prósperas, asumiendo un cambio limitado en el consumo per cápita y el uso de los materiales y la tierra». Si los humanos redujeran la tasa de fertilidad a un niño por mujer como promedio para 2100, podría haber nada más que 2,000 millones de personas para 2153, calcularon ellos.

No obstante, ni aún eso sería suficiente. Parece que antes de 2153, aunque en el intervalo eliminemos miles de millones de personas por los medios que sea, «el cambio climático y la pérdida de biodiversidad probablemente causen pérdidas “inaceptables” al medio ambiente, a los seres humanos y a los muchos ecosistemas de la Tierra».

Entonces ¿que debe hacer la gente? Rayos, que vivan su vida; ¡el planeta ya está sentenciado! Eche a andar el motor de su camioneta en el garaje, mientras derrama pintura de plomo sobre cachorros de focas. ¿Qué vamos a perder?

O quizás, sólo quizás, tape las latas de pintura, deje tranquilas a las focas y use su camioneta para ir a las urnas y votar en contra del partido que adopta, apoya e incluso se beneficia de esta locura. Es sólo una idea.