Categorías: Judicial

El tren de carga del «matrimonio» homosexual se descarriló en Tennessee

Michael F. Haverluck | 19 de agosto de 2014

Por primera vez desde junio de 2013, deteniendo en seco las docenas de decisiones de las cortes federales, estatales y de apelaciones que desechan las enmiendas de protección al matrimonio bíblico que prohíben las uniones del mismo sexo, un juez de Tennessee ha dictaminado que la enmienda de protección del matrimonio de dicho estado, que promueve «la continuidad y estabilidad de la familia, es ciertamente un interés legítimo del estado».

La decisión, tomada por el juez de circuito del condado de Roane, Russell Simmons, llega como una bocanada de aire fresco para los conservadores y cristianos a la vez, ya que, antes de la decisión, más de una docena de estados usaron el caso de la Corte Suprema de los EE.UU., del año 2013 Los Estados Unidos contra Windsor para revocar las enmiendas estatales que protegían el matrimonio al definirlo como de un hombre y una mujer. Apenas la semana pasada, Virginia se convirtió en el más reciente estado que legalizó el «matrimonio homosexual». 

Simmons dictaminó que la cláusula de igual protección de la Constitución de los EE.UU. no era violada por la enmienda matrimonial.

«El caso Windsor concierne a la definición del matrimonio solamente en la medida en que se aplica a las leyes federales y no expresa un criterio sobre si un estado debe aceptar como válido un matrimonio homosexual permitido en otro estado», dice Simmons en su decisión. «Además, la Corte Suprema no halla que la negativa de un estado a aceptar los matrimonios homosexuales válidos en otro estado sea una violación de la Constitución de los Estados Unidos».

Contrariamente a lo que han hecho los jueces de más de otra docena de estados durante los últimos 14 meses, Simmons señaló que la más alta corte de la nación nunca ha llegado al extremo de declarar al matrimonio natural inconstitucional. 

«La Corte Suprema no dio el paso final y halló que un estado que define a los matrimonios como la unión de un hombre y una mujer es inconstitucional», argumenta Simmons. «Ni al gobierno federal ni a otro estado debe permitírseles dictarle a Tennessee lo que ha sido tradicionalmente una responsabilidad del estado». 

¿Rectificando el matrimonio? 

Los líderes cristianos y conservadores aplauden el fallo valiente del juez Simmons, contrario a la corriente de recientes decisiones que le dan impulso a la agenda de la comunidad de homosexuales, la cual barre toda la nación: la normalización y aceptación del matrimonio homosexual».

«La decisión dice lo que Liberty Counsel ha venido expresando todo el tiempo: que “el matrimonio y la procreación son fundamentales para la propia existencia y supervivencia de la raza...... promover una estructura familiar estable es un interés legítimo del estado”», proclama el fundador y presidente de Liberty Counsel, Mat Staver.

Staver reconoce la gran inversión que tiene un estado en los matrimonios saludables y naturales.

«Cuando un niño llega a casa de la escuela, y tiene una familia estable y amorosa, con una mamá y un papá que se ocupan de sus necesidades, eso es un interés del estado», dice Staver. «Cuando un niño tiene una mamá y un papá que lo ayudan con las tareas o proveen asistencia médica, eso está dentro de los intereses del estado». 

Con la esperanza de que el dictamen de Simmons señale el comienzo de una nueva ola de decisiones que confirmen las prohibiciones al matrimonio homosexual, muchos partidarios del matrimonio natural están contentos porque Simmons asumió esa posición. Ahora toman nota de los puntos principales del dictamen de Simmons, que no sólo rechazan una reclamación de discriminación, sino que además niegan una queja de que la Cláusula de Fe y Crédito Total de la Constitución forza al estado a reconocer los matrimonios del mismo sexo que procedan de otros estados.

Aunque la decisión de Simmons sólo se refiere formalmente y ratifica la parte de la enmienda de protección al matrimonio de Tennessee que no reconoce los matrimonios homosexuales preexistentes de otros estados, la Corte de Apelaciones del Sexto Circuito está actualmente examinando este aspecto.

El matrimonio en la actualidad: Cómo llegamos hasta aquí y adónde vamos

Los problemas de cada estado con las enmiendas de protección del matrimonio son únicos.

En el caso de Tennessee, dos personas del mismo sexo deseaban obtener un divorcio en Tennessee después de «casarse» en otra parte. Para que se les concediera un divorcio se requería un breve reconocimiento por parte del estado en que se disuelve. Consecuentemente, el asunto que se trata en el proceso legal no tiene nada que ver con la enmienda de protección del matrimonio de Tennessee, que prohíbe las licencias de matrimonios homosexuales para las parejas de sodomitas o lesbianas.

A pesar de la reciente victoria, el estado de matrimonio se veía diferente en Tennessee en el mes de marzo, en que un juez federal del Estado Voluntario dictaminó otra cosa, al decir que a tres parejas del mismo sexo debían reconocerles sus matrimonios hechos en otros estados. El proceso está actualmente pendiente en la Corte de Apelaciones del Sexto Circuito. 

Aparte de la decisión de Simmons en Tennessee, los otros únicos jueces que dictaminaron a favor de las enmiendas de protección al matrimonio después de la decisión de Windsor estuvieron relacionados con rechazos a decisiones de las cortes de apelaciones en Oklahoma, Utah y, más recientemente, Virginia.  Debe señalarse, sin embargo, que la mayoría de esos procesos legales eliminaron la prohibición del matrimonio homosexual. 

En un intento de desviar la atención de la más reciente victoria para el matrimonio natural en Tennessee, El secretario de prensa de la Campaña por los Derechos Humanos, Charles Joughin, un partidario del matrimonio homosexual, subrayó que la decisión de Simmons era una excepción en la «oleada» de dictámenes que estaban ocurriendo en los estados, de costa a costa.

«Inevitablemente, la Corte Suprema de los EE.UU. tendrá que decir la última palabra sobre este asunto, y hasta ahora tienen que examinar 19 dictámenes de cortes para decir que esas prohibiciones de matrimonio discriminatorias son inconstitucionales», dice Joughin.

Sin embargo, Staver tiene la esperanza de que la decisión de Tennessee ayude a otros jueces de todo el país a darse cuenta de que proteger al matrimonio natural ratificando las prohibiciones de matrimonio homosexual servirá sólo para beneficiar a sus estados. 

«Cualquier dictamen contra el matrimonio natural es un dictamen contra el interés legítimo del estado», concluye Staver.