Categorías: Educación

Una escuela secundaria pública aborta a un Club Pro-Vida

Brittany M. Hughes | 12 de noviembre de 2014

(CNSNews.com) – La Thomas More Society, un bufete de abogados de interés público, envió el jueves una carta de demanda al director de una escuela secundaria en Virginia, después que este rechazara darle permiso a Madison Sutherland, una estudiante de último año de la escuela, para comenzar un club pro-vida en el predio.

"Como no hay razón legalmente aceptable para rechazar la solicitud de la Srta. Sutherland, solicitamos que retracte su decisión y rápidamente apruebe la petición de la Srta. Sutherland de establecer, difundir y dirigir activamente un grupo de estudiantes pro-vida de la escuela secundaria Courtland" decía la carta de la Thomas More Society. 

"En caso de que la escuela secundaria Courtland persista en su violación de la EAA  [Ley Federal de Igualdad de Acceso] y de los derechos de la Primera Enmienda de la señorita Sutherland, estamos dispuestos a continuar con el asunto en los tribunales", decía. 

Según un comunicado de prensa de la firma de abogados, Larry Marks, el director de la escuela secundaria Courtland en Fredericksburg, Virginia, ha negado continuamente los esfuerzos de la estudiante de último año de secundaria Madison Sutherland por comenzar un club pro-vida, incluso después que ella presentó toda la documentación necesaria y encontró un asesor académico para patrocinar el grupo.

Sutherland había expresado por primera vez su deseo de iniciar el grupo el 23 de septiembre y presentado la documentación requerida a la escuela para iniciar el club - incluyendo la identificación de un consejero de la facultad y la entrega de la constitución del club.

"El aborto es la más grande violación de los derechos humanos en nuestros tiempos y yo creo que el mensaje de pro-vida merece una voz en mi escuela", explicó Sutherland en el comunicado de prensa.

El 10 de octubre, mucho más allá del plazo de 10 días que tenía Marks para decidir si se debía permitir el club, la escuela envió una carta a Sutherland diciendo que Marks había negado su grupo, porque no "presentaba una relación clara con el currículo escolar regular", y porque ella no había incluido los estatutos en su propuesta de constitución, de acuerdo con los abogados de Sutherland.

Sin embargo, de acuerdo con los formularios de aplicación de la escuela para la creación de clubes, no es un requisito que los nuevos clubes en el campus tenga una relación con el currículo de la escuela, dijo la Thomas More Society. Encima de eso, varios otros clubes en la secundaria Courtland no tienen un propósito vinculado con el currículo - incluyendo un club de equitación, un club sobre el medio ambiente y un grupo multicultural, añadió la firma de abogados.

"En cuanto a la supuesta falta de cualquier vínculo con el plan de estudios de la escuela del club propuesto, el propio formulario de solicitud permite que la supuesta exigencia no sea aplicable a todos los grupos - sino que pide a los estudiantes que expliquen la relación ‘en caso de que aplique’", declaró la firma de abogados. "Hacer cumplir selectivamente este ‘requisito’ en contra de Maddie y su grupo es discriminación evidente".

El 24 de octubre, Sutherland volvió a presentar su solicitud, incluyendo la propuesta de estatutos. Más de dos semanas después, se acercó a Marks nuevamente para preguntar sobre el progreso de su club.

"El Sr. Marks continuó retrasando la aprobación del club, diciéndole solamente que la iba a llamar nuevamente a su oficina en algún momento de esa semana para 'arreglar las cosas'", explicó la firma de abogados.

Después de haber hecho todo lo necesario, Sutherland se sentía pérdida con relación a por qué Marks no aprobaría el grupo.

"A pesar de que había encontrado un consejero de la facultad para nuestro club pro-vida y presentado toda la documentación requerida por la escuela, Marks no aprobaría nuestro club pro-vida", dijo Sutherland.

Marks no devolvió las llamadas telefónicas de CNSNews.com que solicitaban un comentario. 

Los abogados de Sutherland declaran que la prohibición del grupo pro-vida por parte de la escuela es una violación de los derechos constitucionales de los estudiantes pro-vida. 

"Las escuelas públicas tienen el deber de tratar por igual a todos los grupos de estudiantes", Jocelyn Floyd, abogada de la Thomas More Society, dijo en el comunicado de prensa. "Al negar el grupo pro-vida de Maddie bajo el argumento de que no está relacionado con el plan de estudios de la escuela, al mismo tiempo que permite otros grupos no curriculares tales como el club ecuestre y el club de lacrosse, la secundaria Courtland está violando los derechos de la Primera Enmienda de sus estudiantes".

"Maddie y sus compañeros de estudio tienen el derecho constitucional de expresar sus puntos de vista pro-vida", la firma continuó. "Tal y como ha insistido siempre la Corte Suprema, los estudiantes no pierden su libertad de discurso constitucionalmente protegida cuando entran por las puestas de la escuela". 

La Thomas More Society ha enviado a Marks una carta solicitando que deje sin efecto su decisión de negar el club y que le permita a Sutherland y a sus compañeros de estudios pro-vida comenzar a reunirse en la escuela.