Categorías: Documentos históricos

Proclamación del Día de Acción de Gracias 1789 - George Washington

DÍA DE ACCIÓN DE GRACIAS DE 1789
POR EL PRESIDENTE DE LOS ESTADOS UNIDOS DE AMÉRICA – UNA PROCLAMACIÓN 

Por cuanto es el deber de todas las naciones reconocer la providencia de Dios Todopoderoso, obedecer Su voluntad, estar agradecidas por Sus beneficios e implorar humildemente Su protección y favor ― y Por cuanto ambas Cámaras del Congreso me han solicitado por medio de su Comité conjunto «que recomiende al Pueblo de los Estados Unidos un día público de acción de gracias y oración para que sea observado reconociendo con corazones agradecidos los muchos favores señalados de Dios Todopoderoso, en especial el de concederles la oportunidad de establecer pacíficamente una forma de gobierno para su seguridad y felicidad».

Entonces, por tanto, recomiendo y asigno el jueves 26 de Noviembre siguiente para que sea dedicado por el Pueblo de estos Estados al servicio de ese grande y glorioso Ser que es el Autor benévolo de todo el bien que fue, que es o que será ― Para que todos podamos unirnos para darle nuestras sinceras y humildes gracias ― por el bondadoso cuidado y protección del Pueblo de este país antes de que se convirtiera en una Nación ― por  las misericordias señaladas y numerosas y las favorables intervenciones de Su providencia, que experimentamos en el curso y conclusión de la pasada guerra ― por el alto grado de tranquilidad, unión y abundancia que hemos disfrutado desde entonces ― por la manera pacífica y racional en que hemos podido establecer constituciones de gobierno para nuestra seguridad y felicidad, y particularmente, la nacional establecida últimamente, por la libertad civil y religiosa con que hemos sido bendecidos, y los medios que tenemos para adquirir y difundir conocimientos útiles; y en general por todos los grandes y variados favores que le ha placido concedernos.

Y que podamos también unirnos al ofrecer humildemente nuestras oraciones y súplicas al gran Señor y Gobernante de las Naciones e implorarle que perdone nuestras transgresiones nacionales y otras ― que nos permita, sea en público o en privado, cumplir con nuestros deberes diversos y relativos de manera adecuada y puntual ― hacer de nuestro gobierno nacional una bendición para todo el Pueblo por ser constantemente un gobierno de leyes prudentes, justas y constitucionales, ejecutadas y obedecidas discreta y fielmente ― proteger y guiar a todos los Soberanos y naciones (especialmente a los que nos han mostrado bondad a nosotros) y bendecirles con un buen gobierno, paz y concordia ― Promover el conocimiento y práctica de la religión y virtud verdaderas y el aumento de la ciencia entre ellas y nosotros ― y en general, que conceda a toda la humanidad un grado de prosperidad temporal como solamente Él sabe que es el mejor.

 

Dada de mi mano en la Ciudad de Nueva York, el día tercero de octubre del Año de Nuestro Señor 1789. 
G. WASHINGTON.