Categorías: Educación

Las declaraciones de unos ateos sobre la oración y la «Salvación» motivan a centenares a reunirse en el campo de fútbol de una preparatoria para dar una fuerte respuesta

Billy Hallowell | 13 de octubre de 2014 

Centenares de residentes fueron al campo de fútbol de una preparatoria en la noche de un viernes para arrodillarse y orar colectivamente, una respuesta masiva a acusaciones recientes de unos activistas ateos de que un distrito escolar local es culpable de al menos dos violaciones a la separación de la iglesia y el Estado. 

Pero el evento de oración no fue la única respuesta notable a las quejas de los secularistas, pues un residente de la localidad, David Hoover colocó tres grandes cruces cristianas en su propiedad, frente a la preparatoria Licking Valley de Newark, Ohio, unos símbolos que medían de 10 por 13 pies destinados a enviar un mensaje.

Como  reportó previamente The Blaze, un debate sobre la libre expresión se desató en la ciudad después que la Fundación de Libertad de la Religión [Freedom From Religion Foundation] un grupo secular activista, acusara al distrito escolar de Licking Valley High School de violar la Primera Enmienda al permitir a los miembros de la banda de música de la preparatoria usar camisetas con la palabra «Salvación» escrita en ellas, durante una actividad reciente.

Crédito de la foto: Shutterstock

En una queja por separado, apenas unos pocos días después, La Fundación de Libertad de la Religión citó una foto en Facebook del año 2013 que mostraba a un miembro del equipo de fútbol de la escuela dirigiendo en oración a sus compañeros de equipo, como evidencia de otra supuesta violación. 

Aunque los jugadores tienen permitido dirigir las oraciones del equipo, fue la presencia de tres instructores participando en la invocación lo que despertó la ira de los ateos, según el  Columbus Dispatch

Después que el superintendente de Licking Valley, David Hile recientemente rechazara la ofensa por el asunto de la banda, pero dijera que la queja por la oración era potencialmente legítima, los residentes decidieron emprender la acción.

Así que los de la localidad se fueron al terreno del stadium Randy Baughman el viernes por la noche, se arrodillaron, dijeron el Padrenuestro y vitorearon, actos en respuesta a las cartas de queja de la Fundación de Libertad de la Religión, según el Newark Advocate

Al parecer, un residente confeccionó camisetas que decían «¡Levántate, mantente firme, amén!» y las repartió durante la invocación en masa.

La organizadora del evento, Melanie Fitzgerald-Klein, dijo al Newark Advocate que el esfuerzo fue emprendido para que los de la localidad que apoyan la causa se unieran.

«Se trataba de unir a la comunidad y apoyar a la escuela. Yo sé que los muchachos tienen derecho a orar por su cuenta» -dijo ella al medio de prensa-, «pero yo quise mostrar a nuestro personal, a los entrenadores y a todo el profesorado que los apoyábamos». 

Fitzgerald-Klein dijo que estaba anonadada por la cantidad de personas que habían hecho acto de presencia en el evento, señalando que el asunto había crecido como una «bola de nieve» y que cientos de niños y de familias habían participado.

En lo que respecta a Hoover y sus enormes cruces, le dijo a  WTTE-TV que los símbolos que estaban en su propiedad eran también una respuesta directa a las quejas de los ateos. 

Este es apenas el más reciente de una serie de  conflictos entre activistas ateos y comunidades locales sobre la oración pública y los símbolos cristianos.

Considere el debate que se desarrolló en la Universidad Estatal de Arkansas cuando una cruz conmemorativa fue mandada a quitar de los cascos de fútbol; la Universidad más tarde dio marcha atrás a esa decisión.

También las porristas de una preparatoria en Tennessee se resistieron cuando la Fundación de Libertad de la Religión pidió que cesaran las oraciones hechas por un sistema de altavoces.