Categorías: Política

El socialismo les tomó el pelo, mileniales

Katie Kieffer | 14 de julio de 2014

- Aquí está tu trago, querida -dijo el cantinero con una sonrisa. Parecía entusiasmado mientras preparaba las bebidas y saludaba a los clientes.

- ¿Te gusta tu trabajo? –le pregunté.

- Lo detesto –me confesó–.  Honestamente, odio mi trabajo.

Todo el tiempo me tropiezo con gente joven que se ha puesto el disfraz de que son felices en sus vidas, pero que, cuando uno los sondea un poco, reconocen rápidamente que sus sonrisas enmascaran pruebas. Hace unos pocos días conocí a una joven que me dijo que trabajaba de peluquera en dos diferentes salones mientras buscaba trabajo en el área que deseaba. Al día siguiente me encontré con un joven que hace trabajo sin paga y atiende un bar mientras busca un trabajo a tiempo completo que utilice su diploma universitario.

Los mileniales son la generación más instruida de la historia estadounidense. Tenemos más diplomas y más deudas estudiantiles que las que tenían nuestros padres y abuelos a la edad nuestra. Más de un tercio de los mileniales (una cantidad máxima en los últimos 40 años) están viviendo en la casa de sus padres mientras luchan por hallar un trabajo y poder pagar sus deudas estudiantiles. Es crucial que los mileniales escuchen la verdad acerca del socialismo, para que puedan cavar su salida de este desastre y sigan adelante con sus vidas. 

Educar a los mileniales en Socialismo contra Capitalismo

Reason-Rupe dio a conocer los resultados de una encuesta la semana pasada, que mostraba que el 64 por ciento de los mileniales están a favor de «un mercado libre en vez de una economía manejada por el gobierno». Eso suena como una noticia magnífica, ¿verdad?

No tan rápido. Los mileniales necesitan más instrucción. Cuando uno escudriña más profundo la razón de la encuesta de Reason-Rupe, queda muy claro que los mileniales todavía están muy confundidos acerca de los beneficios de un sistema de mercado libre y tienen dificultades para distinguir entre el capitalismo y el socialismo. A pesar de la cifra del 64 por ciento, solo el 52 por ciento de los mileniales dijeron a los encuestadores que estaban a favor del capitalismo, mientras que el 42 por ciento estaba a favor del socialismo.

Como se puede ver, a pesar de decir que son partidarios de los mercados libres, muchos mileniales no entienden que las políticas socialistas son las responsables de la Gran Recesión, y millones de jóvenes identifican al socialismo con la libertad. 

Es por eso que, de acuerdo con una encuesta de Harvard del año 2014, una ligera mayoría de los mileniales que planean votar en las elecciones presidenciales de 2016 dicen que votarán por Hillary Clinton. Por una parte tenemos a millones de votantes jóvenes que les dicen a los encuestadores que se sienten engañados por la actual Administración y que apoyan los mercados libres. Por otra parte, los mileniales no se dan cuenta de que las políticas socialistas de Hillary los lanzarán a una depresión económica más profunda. 

Una ventana de oportunidad

Los independientes y los conservadores tienen una ventana de oportunidad entre las elecciones intermedias y las presidenciales de 2016 para instruir a los mileniales. En el año 1964, la autora y filósofa Ayn Rand fue entrevistada por Playboy Magazine y definió al socialismo como una «doctrina que propone el sacrificio de lo individual en aras de lo colectivo». Definido así, el socialismo provocaría el rechazo de los mileniales, el 70 por ciento de los cuales dice que aspiran a convertirse en empresarios, de acuerdo con la Encuesta Milenial de 2014, de Deloitte. 

Los conservadores e independientes serían sabios si informaran a los mileniales cómo Bill y Hillary Clinton forzaron muchas ideas redistributivas, tales como la atención médica controlada por el gobierno, mucho antes que Obama lo hiciera. Los mileniales necesitan saber que Hillary Clinton sería una segunda edición de Barack Obama. Los jóvenes quedarían asombrados al ver que podríamos seguir la pista de toda la debacle económica hasta las políticas socialistas de viviendas de Carter, Clinton, (en cierta medida ambos Bush) y Obama, pero en particular  Clinton y Obama. Los mileniales son demasiado jóvenes para darse cuenta de esto, por lo tanto yo cuento la historia poco conocida y ofrezco alternativas —usando mi propia experiencia en bienes raíces.

Por favor, únase a mí en la ayuda a los mileniales para que se den cuenta de la diferencia entre socialismo y capitalismo, y por qué el anterior sistema político es el responsable de la actual decadencia económica. Una vez que los mileniales se den cuenta de eso y se involucren en la política pública, estarán más próximos a mudarse de los sótanos de sus padres y a encontrar trabajos que a ellos les gusten.

En un sistema de mercado libre, las únicas peluqueras y cantineros serán aquellos que aspiren a trabajar en eso.