Categorías: Política

Los liberales nos dicen que no se puede legislar la moralidad así que, ¿por qué ellos sí lo hacen?

Gary DeMar | 30 de octubre de 2014

Tan pronto como los cristianos accedieron a la mentira de que la moralidad no puede ser legislada, los liberales comenzaron a legislar su punto de vista de la moral ¡en todos nosotros! 

Toda ley es un reflejo de un cierto código moral. Es imposible evitar la imposición de la moral en las personas. Hay decenas de miles de leyes en los libros que le dicen a todos y a cada uno de nosotros cómo debemos vivir - desde lo rápido que podemos conducir nuestros coches a la cantidad de dinero que tenemos que pagar en impuestos. En cada caso, estamos siendo controlados, y el concepto de la moralidad de alguien más se impone sobre nosotros.

Con el universo moral ahora al revés, los defensores pro-aborto creen que es inmoral negarle a una mujer el derecho a un aborto. Ellos trabajan para imponer leyes en toda la sociedad para proteger los "derechos morales" de los que quieren abortos.

Cuando un concepto de lo que es correcto o incorrecto se establece en contra de otro en el debate sobre la legislación, se utiliza inevitablemente una apelación a la moral. Legislar la moralidad es un concepto ineludible. En 2003, Dexter Chambers, director de comunicaciones para el Ayuntamiento de Atlanta, afirmó que él estaba en contra de legislar la moralidad: "Yo no creo en imponer mi moral a nadie ni que nadie imponga su moral en mí".[1] Sin embargo, el Ayuntamiento impone el punto de vista moral de alguien sobre la gente de la ciudad de Atlanta de manera regular. A algunas personas les gusta las resoluciones del Ayuntamiento, y otras no, pero no hay escapatoria al hecho de que la moralidad se está legislando.

"En una escena de la película del oeste reciente, ‘Silverado’, puesto en un período antes de que la ley y el orden llegaran a la frontera, un viejo granjero negro es asesinado por ganaderos despiadados. Cuando el hijo del anciano descubre el cuerpo, dice con tristeza: ‘Esto no está bien’".[2] Pero ¿por qué "no está" bien? ¿Cuál es la base de la ley? ¿Cómo explicamos lo que es moral?

La moralidad no se basa en los deseos de unos pocos o de las presiones de los poderosos. La moral sólo se puede asegurar cuando nos dirigimos a una ley que se basa fuera de los intereses partidistas de los hombres caídos. La moralidad debe tener un punto de referencia objetivo que se aplica a todos por igual, a los funcionarios públicos, así como a los ciudadanos. ¿Hay que apelar a las últimas estadísticas de votación para determinar el bien del mal? ¿Es la Corte Suprema la apelación final? En 1986, la Corte Suprema dictaminó, en una decisión 5-4, que los estados podrían prohibir la práctica de la sodomía. En 2003, el tribunal se invirtió en una decisión 6-3 acabando con todas las leyes contra la sodomía.

¿Qué ocurrió en un período de menos de veinte años que la prohibición se convirtió en un derecho fundamental? ¿Qué decisión del tribunal es correcto y por qué? ¿Por qué debemos escuchar a Ted Turner, quien salió con su propia colección de los Diez Mandamientos y no alguien como Adolf Hitler? Harold O. J. Brown lo pregunta de esta manera:

"Si no hay leyes hechas en el cielo, ¿por cuáles normas debe organizarse la sociedad humana? Nosotros necesitamos leyes que nos permitan organizar y estructurar nuestras vidas, pero si Dios no las ha dado, ¿de dónde saldrán? Sólo hay una respuesta: tenemos que hacerlos nosotros mismos. Claro que, si hacemos nuestras propias leyes estas no tendrán más autoridad o fuerza de lo que nosotros mismos poseemos y podemos hacer valer por medio de la fuerza a nuestra disposición. En otras palabras, la ley viene a representar no la voluntad del Creador, sino la voluntad de las criaturas más fuertes. Esto se convirtió en la opinión generalizada, a veces no expresada pero a menudo explícita, de la mayoría de las sociedades occidentales en la primera parte del siglo XX. El gran estadista legal de los Estados Unidos, Oliver Wendell Holmes Jr., pensaba no muy diferente en este respecto al gran dictador, Adolf Hitler. Ambos creían que las leyes simplemente representan la voluntad de la mayoría dominante. Holmes era un caballero cortés, cosmopolita y sofisticado, pero su idea de la ley habría ofrecido ninguna oposición a los decretos de Hitler, que durante un tiempo reflejó la voluntad de la mayoría dominante de Alemania".[3]

La juez de la Corte Suprema Ruth Bader Ginsburg declaró que los fallos más recientes de la corte se basaron en el derecho internacional. Pero esto sólo empuja el punto de referencia para el derecho un paso hacia atrás. ¿Cuál es el fundamento de la moral entre los tribunales extranjeros? El juez Antonin Scalia escribió en su disidencia en el caso de sodomía Lawrence v. Texas (2003) que el tribunal no debe "imponer estados de ánimo del extranjero, las modas pasajeras o tendencias sobre los estadounidenses".[4]

"La declaración, ‘No se puede legislar la moralidad’, es una verdad a medias peligrosa e incluso una mentira, ya que toda la legislación se ocupa de la moralidad. Toda ley en los códigos de cada gobierno civil o es un ejemplo de moralidad promulgada o es de un procedimiento a la misma. Todas nuestras leyes son leyes morales, puesto que representan un sistema de moralidad. Las leyes contra el homicidio imprudente y el asesinato son leyes morales; le hacen eco al mandamiento, ‘No matarás’. Las leyes contra el hurto son mandamientos contra el robo. Las leyes sobre la calumnia y la difamación, y las leyes de perjurio, promulgan la moral; requisito, ‘No darás falso testimonio’. Las leyes de tránsito son leyes morales también: su propósito es proteger la vida y la propiedad; otra vez, reflejan los Diez Mandamientos. La ley concerniente a los procedimientos policiales y judiciales tienen un propósito moral también, para promover la justicia y proteger la ley y el orden. Toda ley en los libros de estatutos tiene que ver con la moral o con los procedimientos para la aplicación de la ley, y toda ley tiene que ver con la moral. Podemos no estar de acuerdo con la moralidad de una ley, pero no podemos negar el aspecto moral de la ley. La ley se ocupa de lo correcto e incorrecto; castiga y reprime el mal y protege el bien, y esto es exactamente de lo que la moralidad se trata. Es imposible tener una ley sin una moral detrás de esa ley, porque toda ley es sencillamente la moralidad promulgada".[5]

Es hora de que desafiemos la mentira de que la moralidad no puede ser legislada. Se nos está haciendo esclavos al Estado en nombre del progreso.

Notas:

  1. Citado en Gayle White, "Vatican condemns same-sex unions" [“El Vaticano condena las uniones entre el mismo sexo”], The Atlanta Journal-Constitution (1 de agosto de 2003), B5.
  2. R. C. Sproul, "Creating Justice" [“Creando justicia”], Eternity (Nov. 1986), 19.
  3. Harold O. J. Brown, The Sensate Culture: Western Civilization Between Chaos and Transformation [La cultura de los sentidos: La civilización del oeste entre el caos y la transformación] (Dallas, TX: Word, 1996), 88.
  4. El material sobre Ginsburg y Scalia fue tomado de Gina Holland, "Ginsburg: International Law Shaped Court Rulings" [“Ginsburg: El derecho internacional le dio forma a los fallos de la Corte], Associated Press (2 de agosto de 2003).  
  5. Rousas J. Rushdoony, Law and Liberty [Ley y libertad], (Tyler, TX: Thoburn Press, [1971] 1977), 1–2.