Categorías: Política

Chuck Schumer dice que la religión ya no es una libertad en los Estados Unidos

Gary DeMar | 11 de julio de 2014

Un juez federal ha decidido que la Constitución está por encima de la religión. «En los Estados Unidos, incluso las creencias religiosas sinceras y duraderas no están por encima de los derechos constitucionales de los que hayan resultado perdedores en elecciones» dijo el juez de distrito John Heyburn en Louisville. ¡Qué tonto más peligroso!

Para no quedarse atrás: «En una conferencia de prensa el jueves, el senador Chuck Schumer (Demócrata-Nueva York) dijo que las personas con creencias religiosas que estén en desacuerdo con el mandato de contracepción del ObamaCare pueden escoger su fe o “no tienen que formar una corporación”.

»”Usted nace con una religión o adopta una religión. Usted tiene que obedecer los preceptos de esa religión y el gobierno le da un amplio margen; usted no tiene que formar una corporación”, dijo Schumer».

Schumer pretende que la protección religiosa es sólo para los criterios personales del individuo. No se aplica a las personas que posean y operen un negocio. El negocio no está protegido por la Primera Enmienda.

Una vez que una persona abre un negocio, según Schumer, el gobierno tiene la última palabra respecto a ese negocio. Una vez que un negocio vende al público general, ese negocio pierde ciertos derechos constitucionales.

La decisión de la Corte Suprema respecto a Hobby Lobby tiene enfurecidos a los liberales.

«Cuando dictamos la RFRA [Ley de Restauración de la Libertad Religiosa] en 1993, lo hicimos para proteger a los individuos que tuvieran fuertes creencias religiosas y darles la presunción que siempre han disfrutado: que podrían practicar sus creencias religiosas sin interferencia del gobierno.

»La corte tomó esto y lo aplicó –lo aplicó mal– porque las compañías de lucro existen con el propósito de beneficiarse del mercado abierto, trabajando en el mercado bajo nuestras leyes». 

Las leyes no significan nada para los liberales si no pueden interpretarlas. Votarán por cualquier cosa que les dé cobertura política, porque saben que el poder real de una ley está en su interpretación. Un negocio vende bienes o servicios. La gente compra esos bienes y servicios. Nadie obliga a un negocio a vender nada, ni nadie obliga a la gente a comprar nada. Las transacciones son voluntarias.

Además, nadie está obligado a trabajar en Hobby Lobby. Si a la gente no le gustan las creencias religiosas de los dueños de una compañía, están en libertad de comenzar un negocio que le haga competencia y de ofrecer todos los beneficios que quieran. 

¿Qué le importa al gobierno cuáles beneficios ofrece un empleador a sus empleados? Un empleado puede tomarlas o dejarlas. Si nadie se perjudica, no hay mal.

Como se ha repetido en numerosas ocasiones, a ningún empleado de Hobby Lobby le están negando nada a causa de las creencias religiosas de los propietarios de la compañía. Si Schumer no sabe esto, entonces no tiene sentido que sea Senador. Lo menos que debería hacer es mantener su boca cerrada, porque sus comentarios son más que ignorantes: son fascistas. O usted cumple con la manera en que nosotros le digamos cómo gastar su dinero (que su religión se vaya al diablo) o no empiece un negocio. 

¿Qué dice la Primera Enmienda que gente como Chuck Schumer no entiende? Las cinco primeras palabras son muy claras: «El Congreso no hará NINGUNA ley...» ¿Sobre qué? «Que prohíba el libre ejercicio» de la religión.

Dejando aparte la religión, ¿qué derecho tiene el Gobierno Federal para obligar a los negocios a pagar por drogas que matan niños? Esta es la pregunta más importante, una que es ignorada por la Izquierda. 

¿Serán obligados los dueños de negocios cristianos a pintar una cruz en sus tiendas, igual que los judíos eran obligados a llevar una Estrella de David? ¿Veremos carteles con la palabra Verboten pegados en las puertas y ventanas de los negocios cristianos?