Categorías: Ciencia

Ayudando al invidente a ver: Unos científicos regeneran córneas humanas a partir de células madres adultas

Rebecca Taylor | 9 de julio de 2014

A menudo no pensamos en nuestros ojos hasta que los dañamos. Al igual que una rata de laboratorio, estoy particularmente interesado en la seguridad de los ojos, ya que he visto de primera mano lo que puede ocurrir en menos de un abrir y cerrar de ojos. A riesgo de sonar como un anuncio de servicio público, les digo: ¡amigos, usen sus gafas de seguridad! Ya sea que esté trabajando con productos químicos, herramientas eléctricas, o  una simple podadora, con frecuencia, en el momento en el que usted no piensa que las necesita es cuando pueden brindarle la mayor protección.

Una de las partes del ojo que necesita protección es la córnea. La córnea es la parte transparente del ojo que protege la pupila y el iris. La lesión corneal es la causa más frecuente de ceguera. Para aquellos que tienen córneas dañadas, este descubrimiento de las células madre es una buena noticia. 

Unos investigadores de Boston fueron capaces de identificar y aislar células madres adultas difíciles de encontrar, procedentes de donantes fallecidos, las cuales fueron capaces de regenerar córneas humanas.  BBCNews informa:

Los científicos han desarrollado una nueva técnica para regenerar córneas humanas.

Mediante el uso de importantes moléculas marcadoras, los investigadores han sido capaces de atrapar en el ojo células escurridizas capaces de regenerar y reparar.

Ellos trasplantaron estas células madres regeneradoras en ratones – creando córneas completamente funcionales.  En un artículo publicado en la revista Nature, dicen que este método podría un día ayudar a restaurar la vista de las víctimas de quemaduras y lesiones químicas.

Las células madres limbares (CML) son indispensables para tener una visión saludable – estas células trabajan para mantener, reparar y renovar nuestras córneas cada pocas semanas. 

Sin ellas la córnea – la capa transparente más externa del ojo – podría nublarse y nuestra visión se alteraría.

Una deficiencia de estas células debida a alguna enfermedad o a algún daño por lesión en el ojo, son algunas de las razones más comunes de ceguera a nivel mundial. 

Estas células han sido hasta el momento muy difíciles de identificar, ya que se encuentran ocultas en una matriz de otras estructuras en la parte del limbo del ojo – la unión entre la córnea y la parte blanca del ojo (la esclerótica).

Esperemos que esta técnica pueda aplicarse en pacientes humanos y sea capaz de reparar y reconstruir la córnea de aquellos que lo necesiten… y que ningún embrión precise ser creado ni destruido para ello.