Categorías: Judicial

Las empresas reciben una segunda opinión sobre la asistencia de salud

Tony Perkins, del Family Research Council | 30 de junio de 2014

El Poder Ejecutivo tiene bastantes poderes, pero escoger o elegir quién puede ejercer su fe no es uno de ellos. Eso nunca fue más claro que hoy, cuando la Corte Suprema de EE.UU. emitió una de sus decisiones más importantes que defienden la libertad religiosa en una generación. Casi dos años al día que dejaron intacta la ley de salud del presidente, los jueces realizaron un segundo intento contra ObamaCare, esta vez derribaron una de las piezas más opresivas que jamás se ha implementado: el mandato del HHS [Health and Human Services (Departamento de Salud y Servicios Humanos)].

Con titulares llenos de los errores del presidente, uno de sus más grandes fue obligar a las empresas estadounidenses de pagar por las píldoras y los procedimientos que violan sus creencias o pagar multas devastadoras. De los más de 100 retos para el mandato, la Corte Suprema tomó dos: Hobby Lobby Stores v Burwell Burwell y Burwell v Conestoga Wood Specialties. Al igual que millones de otros cristianos, Las familias Green (Hobby Lobby) y Hahn (Conestoga Wood) no podían imaginar pagar la cobertura de atención de la salud que podría poner fin a un embarazo.

"Estos medicamentos abortivos van en contra de nuestra fe, y nuestra familia ahora se ve obligada a elegir entre seguir las leyes de la tierra que amamos o mantener las creencias religiosas que han hecho de nuestro negocio un éxito y han apoyado a nuestra familia y miles de nuestra empleados y sus familias", dijo David Green a los periodistas a principios del largo recorrido legal de la familia. "Simplemente no podemos abandonar nuestras creencias religiosas para cumplir con este mandato". 

Con una decisión de 5-4, los jueces acordaron que no debían hacerlo. Los dueños de negocios, la Corte dio un golpe severo a la administración, deben ser capaces de operar sus empresas de una manera consistente con sus valores – no los del gobierno. Para las empresas de todo el país, finalmente era hora de exhalar después de una batalla agotadora que amenaza los puestos de trabajo, la subsistencia y el cuidado de la salud de millones de estadounidenses. La Primera Enmienda, argumentaron los abogados del Becket Fund for Religious Liberty [Fondo Becket para la Libertad Religiosa], no es exclusiva de las personas. Se aplica a las organizaciones también.

Desafortunadamente, el gobierno de Obama nunca toma esto en cuenta cuando se trata de su orden del día con la tiranía sexual. Como lo ha hecho por seis años, el equipo del presidente Obama insistió en que el "derecho" a las relaciones sexuales bajo demanda supera la primera libertad de los estadounidenses, un privilegio que millones de hombres y mujeres han muerto para proteger.

"Dado que [la Ley de Restauración de la Libertad Religiosa] se aplica en estos casos", la Corte dictaminó, "hay que decidir si las regulaciones del HHS agobian sustancialmente el ejercicio de la religión, y nosotros sostenemos que lo hacen. Los propietarios de las empresas tienen objeciones religiosas al aborto, y de acuerdo con sus creencias religiosas los cuatro métodos anticonceptivos en cuestión son abortivos. Si los propietarios cumplen con el mandato del HHS, creen que van a estar facilitando abortos, y si ellos no lo hacen, van a pagar un precio muy alto –  tanto como $1.3 millones de dólares por día, o alrededor de $475 millones de dólares por año, en el caso de una de las empresas. Si estas consecuencias no suponen una carga considerable, es difícil ver lo que sí sería".

Durante los argumentos orales, el juez Anthony Kennedy parecía incrédulo de que la administración de Obama concedió otras exenciones religiosas si el mandato "era tan importante para la salud pública". "Debe haber sido porque la cobertura de atención de salud no era tan importante", argumentó. Los jueces se lanzaron sobre esa inconsistencia en su opinión: "A pesar de que el HHS ha hecho este sistema a disposición de las organizaciones no lucrativas religiosas que tienen objeciones religiosas para el mandato de anticonceptivos, el HHS no ha proporcionado ninguna razón para que el mismo sistema no pueda estar disponible cuando los propietarios de corporaciones con fines de lucro tienen objeciones religiosas similares".

Así que cinco jueces lo hicieron por ellos. Por primera vez en la historia de la Corte Suprema, los jueces reconocieron los derechos religiosos de la empresa en virtud de la Constitución y la ley federal – la creación de una opción de salida para los propietarios que tienen una objeción moral al mandato. En la sede de Conestoga Wood en Pennsylvania, estuve con la familia Hahn cuando la decisión fue dictada. Después de los gritos y aplausos, tuvimos un momento de oración agradeciendo a Dios por la decisión de la protección de la libertad religiosa. Así como los Danieles de hoy, los Hahn y los Green han sostenido la mirada a los leones de intolerancia religiosa – y ganó una victoria para toda la nación.