Categorías: Aborto

Toni Braxton se une a las filas de otras celebridades que revelan su aborto

Por Arina Grossu Directora del Centro para la Dignidad Humana

Arina Grossu es la directora del Centro para la Dignidad Humana de Family Research Council. Este artículo apareció en National Review Online, 2 de junio de 2014.

¿Qué tienen en común Toni Braxton, Sharon Osbourne, Sherri Shepherd, Sinead O'Connor, Stevie Nicks, y Charlotte Dawson? Todas ellas han tenido abortos. 

En su nuevo libro, recientemente publicado, Unbreak My Heart, Toni Braxton reveló que estaba atormentada por la culpa después de haber tenido un aborto.

Aunque el aborto es un tema muy tabú, especialmente en Hollywood, es demasiado difícil ignorar su prevalencia y sus efectos. El estatus de una celebridad no mitiga la realidad sombría de un aborto. El Instituto Guttmacher informa que 3 de cada 10 mujeres tendrán un aborto antes de los 45 años.

Hay demasiadas mujeres lastimadas y heridas física, psicológicamente o ambas cosas por sus abortos. Los riesgos conocidos y numerosos para la salud relacionados con el aborto han sido documentados. Algunas celebridades han admitido a la herida y el dolor que su aborto les ha causado, algunas incluso lo dijeron mientras defendían esa decisión. 

Sharon Osbourne, estrella de la realidad y juez del show de talento en el programa de televisión británico X Factor, sufrió tres abortos involuntarios debido a daños en el cuello del útero después de haber tenido un aborto a los 17 años. Ella relata: "Yo tuve un aborto a los 17 años y fue lo peor que he hecho ... me fui sola. Estaba aterrorizada. Estaba lleno de otras jóvenes, y todas estábamos aterrorizadas y mirándonos unas a otras y nadie decía una condenada palabra. Aullé durante todo el proceso, y fue horrible. Yo nunca lo recomendaría a nadie porque regresa a atormentarte. Cuando traté de tener hijos, perdí tres – yo creo que fue porque algo le pasó a mi cuello uterino durante el aborto".

La personalidad de la televisión Sherri Shepherd ha hablado abiertamente sobre varios de sus abortos. En 2008, dijo, "yo me acosté con un montón de chicos y tuve más abortos de lo que me gustaría contar". En 2010, dijo en el programa de televisión The View: "A veces [la tristeza y el duelo] no viene hasta más tarde. He tenido varios abortos. Me golpeó ya de adulto, la culpa y la vergüenza y la humillación de haber tenido todos estos abortos". En un show en el 2012, se atragantó de nuevo en The View diciendo: "Yo tuve una gran cantidad de abortos".

La cantante Sinead O'Connor fue citada en un artículo de Philly.com diciendo: "Creo que la gente no entiende necesariamente, porque no han tenido la experiencia, que para decidir interrumpir un embarazo es probablemente la decisión más difícil que una mujer tendría que hacer ... yo tomé la decisión de que sería lo mejor para todos si me hacía un aborto".

Ella abortó a las nueve semanas en un hospital de Minneapolis, en medio de su gira de conciertos. Ella escribió acerca de su hija no nacida dos semanas más tarde en una canción llamada "Mi Niña Especial", que el artículo describe como "una balada triste y suave, casi una canción de cuna". Comenzó a cantar la canción, la vendió como single y donó el dinero a la caridad. Ella dijo: "En lo que a mí respecta, el espíritu de ese niño se ha ido y tal vez algún día volverá".

En su canción también hace referencia a su hijo Jake, que tenía cuatro años en ese momento y "vivo". Ella describe su "niña" con "piel amarilla" y "rizos oscuros" que era "preciosa" para ella.

La cantante de Fleetwood Mac Stevie Nicks admitió tener cuatro abortos a lo largo de su vida, diciendo: "Renunciar a cuatro bebés es renunciar a muchas cosas que estarían aquí ahora. Así que eso me molesta, mucho, y realmente me rompe el corazón. Pero se han ido, así que ... "

Hay muchas otras celebridades que sufren en silencio la pérdida de sus hijos abortados, mientras que otras se niegan a admitir que el aborto ha tenido algún efecto en ellas en absoluto.

La celebridad australiana Charlotte Dawson, quien se suicidó en febrero de este año, había escrito en el 2012 en su autobiografía Air Kiss and Tell que su depresión fue provocada por el aborto con el entonces marido y nadador olímpico Scott Miller. Ella dijo que ella podía sentir cierta vacilación en Scott porque su fecha de parto podría entrar en conflicto con los Juegos Olímpicos de 2000. Ella dijo con ironía: "Todo lo que Scott había hecho estaba llevando hasta este momento y nada podía interponerse en su camino, por lo que se decidió que íbamos a terminar al niño y volveríamos a intentarlo más tarde. ¿Quién necesitaba un feto en desarrollo cuando una medalla de oro estaba en oferta, eh?" El día que fue a buscar el aborto estaba en "turbulencia" completa puesto que ella fue abandonada por Miller en la instalación debido a que "no podía hacer frente a la atmósfera". Contó que después del aborto ella "sintió un cambio". Ella dijo: "Tal vez fue hormonal, pero sentí los primeros matices de lo que ahora puedo identificar como mi primera experiencia con la depresión".

Ella dijo que Scott, al persuadirla para abortar a su hijo, fue "una de las fuerzas más destructivas de su vida". La pareja se divorció un año más tarde, pero nunca se sobrepuso realmente de su aborto o su ex-marido. Ella reveló en un artículo que ella quería ser mamá, pero "descubrió hace unos años [que ella] ya no era capaz de tener hijos".

El aborto es violencia contra un niño, pero también es violencia contra la inclinación natural de una madre y un padre para proteger la vida que han creado. Afortunadamente, hay grupos de apoyo para mujeres y hombres que han abortado como Rachel’s Vineyard [El viñedo de Raquel] y Silent No More [No más silencio]. Aproximadamente tres cuartas partes de los centros de recursos para el embarazo también ofrecen servicios de recuperación tras un aborto – con asistencia a más de 22,000 mujeres cada año. Rompamos el silencio de la terrible tragedia del aborto que afecta a las celebridades y no famosos por igual.