Categorías: Aborto

Bebés abortados son utilizados para generar calefacción en hospitales del Reino Unido

Gary DeMar | 24 de marzo de 2014

Al comienzo pensé que se trataba del slogan publicitario de una película de horror, pero mientras avanzaba en la lectura del artículo me di cuenta que la historia narraba lo que habían estado haciendo los hospitales en Gran Bretaña con los bebés abortados.

«Los cuerpos de miles de bebes abortados de manera natural o provocada fueron incinerados como desecho clínico, algunos de los cuales inclusive fueron utilizados para generar calefacción en los hospitales, según ha descubierto una investigación.»

«Diez instituciones del Servicio Nacional de Salud han admitido la quema de restos fetales junto con otros desperdicios, mientras otras dos han utilizado los cuerpos en plantas de generación de energía a partir de residuos, las cuales producen electricidad para la calefacción.» 

La Biblia llama a esto la “adoración de Moloc”.

«Como dios adorado por los fenicios y cananeos, Moloc estuvo asociado a un tipo particular de sacrificio propiciatorio de niños, realizado por los padres. Moloc aparece en el libro de Deuteronomio y en el libro de Levítico como una forma de idolatría (Levítico 18:21: “Y no des hijo tuyo para ofrecerlo por fuego a Moloc”). En el Antiguo Testamento, Gehena era un valle cercano a Jerusalén donde los israelitas apóstatas y los seguidores de varios dioses baales y cananeos, incluyendo a Moloc, sacrificaban a sus hijos con fuego (2 Crónicas 28:3, 33:6; Jeremías 7:31, 19:2-6).»

Después de las atrocidades cometidas por los Nazis, el lema “nunca más” se erigió en el mundo civilizado.

«Al menos 15,500 restos fetales fueron incinerados en 27 instituciones del Servicio Nacional de Salud, solamente en los últimos dos años…  El programa [sobre esta atrocidad], que saldrá al aire esta noche [en Gran Bretaña], descubrió que los padres que habían perdido a sus hijos en una etapa temprana del embarazo fueron a menudo tratados sin compasión y no fueron consultados sobre lo que querían hacer con los restos de sus hijos.»

Nuestra cultura del aborto es responsable de esto. Los hospitales sólo hicieron lo que era moralmente lógico. Si los bebés nonatos no son seres humanos, entonces, ¿por qué todo este escándalo moral sobre el quemarlos para calentar los hospitales? «[El] Departamento de Salud emitió una prohibición inmediata de esta práctica, la cual calificó el ministro de Salud, Dr. Dan Poulter, como “totalmente inaceptable.”»

¿Por qué es totalmente inaceptable? ¿Por qué está bien extraer este tejido no humano de la mujer y desecharlo como un simple apéndice muerto, pero no es aceptable utilizarlo como combustible? 

Sí, los funcionarios detendrán esta práctica, pero mantendrán la ley que una mujer puede matar a su hijo antes de nacer y tirar los restos en la basura, si así lo desea.

La única razón por la cual esta práctica será detenida es para mantener el horror de la historia fuera de la mirilla pública.

Los pro-aborto le harán frente a esta controversia diciendo que en el futuro serán más «humanos» con los residuos masacrados. ¿En qué se diferencia el humo de las chimeneas de estos hospitales del humo que se arremolinaba alrededor de los cuerpos quemados de los judíos? 

Luego tenemos a los bebés abortados naturalmente y a los que nacieron muertos. Los hospitales los tiran con la basura para incinerarlos. Todo un horror. Y todo esto pasa por «civilización».

Si los hospitales hubieran utilizado carbón, los ambientalistas extremos hubieran estado afuera protestando.

Nos hemos convertido en una cultura enferma y desviada. Que Dios se apiade de nuestras almas.