Categorías: Historia estadounidense

La historia religiosa algunos ateos no quieren que leas

Jerry Newcombe | 2 de mayo de 2013

En Estados Unidos se celebra el Día Nacional de la Oración. Sin embargo, las cosas no marchan bien en el país. En las oraciones se dice, "Que Dios bendiga a los Estados Unidos". Pero tal vez deberíamos ser, "Que Dios tenga misericordia de los Estados Unidos".

Al contemplar el panorama estadounidense actual, vemos muchos ejemplos de que las cosas no están bien, con más de 57 millones de abortos desde 1973, la pornografía desenfrenada, los homicidios masivos, la promoción del matrimonio homosexual, la disolución del matrimonio en general, la deuda nacional fuera de control que va a esclavizar a nuestros hijos y nietos, y otras amenazas a nuestra libertad religiosa.

Y sin embargo, nuestro lema nacional sigue siendo "In God We Trust" (en Dios confiamos). Siempre me acuerdo de un anuncio en la tienda de helados (en la caja) que decía: "En Dios confiamos. Todos los demás pagan en efectivo".

La oración está en el fundamento de la tradición estadounidense  - incluso la oración nacional. Podemos ver varios ejemplos de esto en el gran libro de Bill Federer, America’s God & Country (el Dios y país de EE.UU.). Durante los días de la Guerra de la Independencia, el Congreso Continental a menudo hizo llamado para que todos los ciudadanos se pusieran a orar y a ayunar, como sucedió el 17 de mayo de 1776 que se declaró el Día Nacional de Humillación, Ayuno y Oración.

Ese día, el Congreso oró, "que podamos con corazones unidos confesar y lamentar nuestros múltiples pecados y transgresiones, y por medio de un sincero arrepentimiento y enmienda de vida calmar la ira de Dios, y por los méritos y mediación de Jesucristo obtener su perdón y misericordia". 

En Valley Forge, el general George Washington dio esta orden el 12 de abril 1778 (hablando de sí mismo en tercera persona): "El general ordena que el día [22 de abril de 1778] será religiosamente observado en el ejército, no habrá desempeño de trabajo, y que los capellanes preparen discursos adecuados a la ocasión".

Samuel Adams, el pararrayos de la independencia estadounidense, más tarde se convirtió en el gobernador de Massachusetts. El 14 de octubre de 1795 él   declaró un día de ayuno y oración, que incluyó esta petición: "Que Dios se complazca en guiar y dirigir la administración del gobierno federal y el de los diversos estados, unidos, para que el pueblo pueda seguir estando seguro y feliz en disfrutar sus derechos constitucionales, libertades y privilegios, y nuestros gobiernos sean respetados en gran medida en toda la nación y en el extranjero". 

John Adams, firmante de la Declaración de Independencia, siendo el segundo presidente de los Estados Unidos, proclamó un día nacional de oración pidiendo que Dios "le sonría a nuestros colegios, academias, escuelas y seminarios de aprendizaje, y los haga talleres de buena ciencia, buena moral y religión".

John Jay, co-autor de los Federalist Papers (papeles federalistas) y el primer presidente de la Corte Supremo de Justicia de la Nación, dijo el 29 de junio de 1826, "Los medios más eficaces de asegurar la continuidad de nuestras libertades civiles y religiosas es, recordar siempre con reverencia y gratitud la Fuente de donde provienen".

James Madison, el cuarto presidente, y figura importante en la Convención Constitucional, declaró un día nacional de oración (9 de julio de 1812) durante la segunda guerra con Gran Bretaña (la guerra de 1812).

Madison proclamó que un día "se distinga con el propósito de hacer con devoción al Soberano del Universo y el Benefactor de la humanidad el homenaje público, debido a sus santos atributos, y reconocer las transgresiones que podrían provocar justamente las manifestaciones de su descontento divino; para buscar su perdón misericordioso, y su ayuda para los grandes deberes de arrepentimiento y enmienda".

Desde la administración Truman, se ha declarado un Día Nacional de Oración. Ronald Reagan lo hizo el primer jueves del mes de mayo. El presidente Reagan dijo una vez acerca de nuestro país y de la oración: "No podemos tener las dos cosas. No podemos esperar que Dios nos proteja en caso de crisis y dejarlo allí en el estante en nuestra vida diaria".

Por supuesto, hay muchos hoy en día que se burlan de la idea de la oración, corporativa o individual. Algunos lo ven como que no logra absolutamente nada.

Pero la oración puede ser un trabajo muy arduo. Además, la oración no es ni debe jamás ser una excusa para no hacer nada. No es una opción es la única opción.

Muchas veces, en muchos municipios hay encuentros al mediodía en el Día Nacional de Oración, afuera de los edificios de gobierno, varias personas de buena voluntad se reúnen para orar. A veces, el alcalde incluso se une a los participantes. Todos son bienvenidos.

Por supuesto, debemos orar sin cesar – no sólo un día del año. Pero es bueno tener un recordatorio anual en el Día Nacional de Oración y expresar nuestra gran necesidad de la ayuda de Dios, todo el año.

Mi esposa tiene un bordado que hizo y lo colgó en el vestíbulo. Esto lo resume todo: "La vida es frágil. Maneje con la oración ".

# # #

Jerry Newcombe, D.Min., Es co-anfitrión de la Verdad que Transforma y un portavoz de la Verdad en Action Ministries. También co-escribio 23 libros, entre ellos El libro que hizo Estados Unidos: cómo la Biblia formó nuestro Nación y (con D. James Kennedy),  ¿Que si Jesús no hubiera nacido? www.truthinaction.org.