Categorías: Economía

Las familias de los EE.UU. ganan menos que en 1989

Jason Notte | 19 de septiembre de 2013

La clase media de los EE.UU. ha visto disminuir su ingreso medio en $600 desde que salió al aire por primera vez «Los Simpson»

El Informe de Pobreza del Buró del Censo que fue publicado esta semana incluía algunas estadísticas que resultaron una frustración para las familias de la clase media que tenían esperanzas de que volvieran los buenos y viejos tiempos de prosperidad. Resulta que, incluso en esos días, la familias estaban ganando más o menos lo mismo que ahora. 

De acuerdo con el Buró del Censo, el ingreso anual medio por familia en los EE.UU. en 2012 fue de $51,017, menos que el promedio de 2011, que fue de $51,100. Esa cifra de 2011 siguió declinando dos años consecutivos, y ahora no está ni cerca del salario promedio de $56,080 del año 1989. De hecho, el ingreso medio real por familia en 2012 es aún 8.7% menor de lo que era en 2007, justo antes de la recesión.

Incluso guiándonos por esos indicadores, las noticias son descorazonadoras para la clase media. Pero antes de aquellos años de bonanza relativa, justo antes de la caída a principios de los 2000 y la bomba absoluta de 2008, el ingreso medio de 1989 -inmediatamente antes de la recesión a principios de los ’90- era de $51,681, ajustado para la inflación, según el Wonkblog de The Washington Post.

Eso quiere decir que las familias de clase media no han ganado ningún terreno en los últimos 24 años. Peor aún, han perdido en realidad más de 600 dólares en ese tiempo. El precio promedio de un boleto para el cine era de $4 en ese entonces, comparado con $8 ahora. El precio de un galón de gasolina subió alrededor de un dólar, comparado a los $3.60 de hoy. Pero claro, ¿por qué no descontarle a las familias de la clase media unos cuantos benjamines [billetes de a $100]  y ver cómo lo agradece la economía?

Para los miembros de la Generación X que se preguntan si estaban equivocados sus temores de adolescentes de que serían la primera generación a la que no le iba a ir tan bien como a sus padres, pues no teman. Puede que sea una pequeña diferencia y el menor de sus temores. Pero los de la Generación X de la clase media están ganando menos que sus padres cuando sentaban a toda la familia para ver los nuevos episodios de  «Doogie Howser», «Cosas de casa» y los primeros capítulos de un programita llamado «Los Simpson»

Debe ser causa de preocupación que el ingreso estadounidense haya cambiado tan poco como la familia sin edad, amarilla y de 4 dedos del programa citado. Incluso con el salario único de Homer en la planta electronuclear de Springfield, los Simpson se las arreglaron para progresar de la novedad de Bart Simpson con su «No te preocupes, hombre» a un ícono nacional mantenido por Homer, con derechos cinematográficos.

Para decirlo con palabras de los Simpson, la clase media estadounidense actual se ha convertido en un relleno mal hecho para el Show de Tracy Ullman.