Categorías: Apologética y Teología

La edad de la Tierra no es el asunto

Gary DeMar | 2 de noviembre de 2012

Una vez más un posible candidato presidencial republicano se halla bajo los ataques de la Izquierda y de algunos de la Derecha por sus comentarios sobre la edad de la Tierra. Un artículo de GQ (Gentlemen’s Quarterly) quería un poco más de información sobre lo que dijo el Senador de Florida Marco Rubio, de que el socialismo no había «funcionado en 6000 años de historia registrada». Los medios de prensa no quieren saber por qué el socialismo no funciona; lo único que quieren es poner trampas a los que no son liberales.

Los candidatos necesitan saber cómo responder las preguntas de «trampa», no importa cuáles sean. Una pregunta trampa está destinada a que alguien se salga del tópico y entre en un asunto que es irrelevante para la discusión. Requiere práctica y talento aprender a tratar con las preguntas «trampa».

Lo primero que un cristiano debe entender es que un reportero no es su amigo. Un reportero no está buscando la verdad; es muy probable que no informe la verdad aún en caso de conocerla, y probablemente no reconozca la verdad aunque se la restrieguen por la cara. Yo lo sé. He tenido mucha experiencia en esta área. Lean mi artículo «Red Meat Journalism» [Periodismo de carne roja]

Veamos el asunto de la edad de la Tierra. Yo hubiera preguntado: «¿Está usted diciendo que la historia registrada tiene más de 6000 años?». El reportero no está averiguando la edad de la Tierra. Él sólo quiere encontrar un punto débil que pueda convertir en una llaga purulenta para sus lectores bien liberales, y después decir que usted es «anticientífico». En realidad, la historia registrada tiene unos 6000 años y cualquier cosa que sea tan antigua lo más probable es que haya sido escrita en arcilla o grabada en piedra, y no tenemos muchas cosas así.

Tenemos artefactos que pueden ser más viejos, pero no reúnen los requisitos para la definición moderna de «historia registrada». En este punto Rubio tenía razón. He aquí el párrafo inicial de la Wikipedia sobre «Historia registrada»:

Historia registrada es el período de la Historia del mundo que se ha escrito usando  el lenguaje, o que está documentado usando otros medios de comunicación. Ella empieza alrededor del 4º milenio a.C., con la invención de la escritura.»

Saquemos cuentas: el milenio IV a.C. (4000 años) + 2000 años d.C. = 6000 años. Rubio debió haber respondido la pregunta con otra pregunta: «¿Está usted diciendo que la historia registrada tiene más de 6000 años?»

Al final  no se trata de la edad de la Tierra; se trata de la existencia de Dios, cómo sabemos que esa afirmación es verdad y por qué; el lugar del hombre en el cosmos y qué es lo que requiere Dios de nosotros. Estas cosas no pueden ser medidas por la ciencia, así que los científicos las desechan como «cuestiones religiosas».

Me gustaría que alguien se enfrentara a los liberales en estos temas en vez de ser desviado del asunto. Necesitamos aprender a llevar de vuelta la discusión a los asuntos fundamentales. ¿Acaso la gente de GQ cree que el cosmos saltó a la existencia a partir de la nada, una visión que es contraria a todos los principios de la ciencia conocidos por el hombre y propuestos por el físico Stephen Hawking? Dicho sencillamente: ¿De dónde salió el «material» original del cosmos?

Después yo preguntaría si pueden suministrar algunos datos empíricos que muestren que las sustancias químicas evolucionaron hacia formas de vida biológicas. De allí yo preguntaría el origen de la información organizada que es necesaria para animar a las sustancias químicas recién evolucionadas y convertirlas en formas de vida, es decir, ¿cómo evolucionaron la racionalidad, la lógica y la mente?

Y después una sola pregunta más: ¿Puede justificarse la moralidad, su origen y su legitimidad si tenemos en cuenta el comienzo de la evolución de algo a partir de la nada? ¿Cómo puede nada ser bueno o malo si evolucionamos de sustancia químicas? ¿Algunas de esas sustancias estaban obligadas a no matar a otras sustancias? Yo quiero evidencia científica: hechos sólidos, fríos, ya saben, las mismas cosas que los científicos dicen que nos faltan cuando los cristianos hablamos de los orígenes. 

Si no hay respuestas, yo diría lo siguiente:

«El modelo de la evolución es más religión que ciencia. Phillip E. Johnson lo describió de esta manera: “En el principio eran las partículas. Y las partículas de alguna forma se convirtieron en materia viva compleja. Y la materia se imaginó a Dios. Pero después descubrió la evolución.” [1]

»La edad de la Tierra, sea de 6000 años o de 6 mil millones de años, es un debate que no afecta las cuestiones morales, a menos que usted sea un ateo que tiene que justificar la moral en un mundo que “consiste por entero de partículas” y nada más que partículas, la única cosa que los científicos pueden estudiar, porque no existe nada aparte de las partículas.

»Esto es todo lo que se puede decir de las implicaciones morales de una visión puramente materialista de los seres humanos, que no están sino a unas pocas diferencias de ADN de los monos, que a menudo matan y devoran a los suyos son ningún escrúpulo moral ni consecuencias legales.

»Después yo haría esta pregunta: ¿Cómo desarrollaría usted una visión moral a partir del siguiente comentario hecho por Richard Dawkins –el máximo evolucionista de nuestro tiempo- y la aplicaría al ámbito de la moral y la política? “En el universo de fuerzas físicas ciegas y replicación genética algunas personas van a quedar lastimadas y otras van a tener suerte, y uno no encontrará ninguna rima ni razón para ello, ni ninguna justicia. El universo que observamos tiene precisamente las propiedades que debemos esperar si a final de cuentas no hay designio, ni propósito, ni mal ni bien. No hay nada, excepto una indiferencia ciega e inmisericorde. El ADN no sabe ni se preocupa. El ADN simplemente existe, y nosotros bailamos a su compás.”».

Debatir la edad de la Tierra es una cortina de humo. Debatir si existen el bien y el mal a partir de las presunciones materialistas de los evolucionistas es una pregunta que hay que hacerles a todos los políticos y a todos los reporteros liberales.

Notas:

  1. «In the Beginning Were the Particles» (5 de marzo de 2000).