Categorías: Economía

Obama conduce a más personas a renunciar a la ciudadanía EE.UU.

Dave Jolly | 12 de agosto de 2013

Estados Unidos ya no es el país cristiano, conservador y libre como lo solía ser. Nos estamos convirtiendo en una nación decadente, hedonista y socialista. Las libertades y derechos constitucionales están siendo despojados y arrancados a una velocidad alarmante y están siendo reemplazados por las estrictas normas de un gobierno tiránico.

Por ende, algunos estadounidenses no sólo están buscando otros lugares para vivir, sino que están renunciando a su ciudadanía estadounidense a medida que abandonan el país. Conozco a una familia que se mudó a Nueva Zelanda hace más de 10 años, ya que tenían más libertades religiosas allí que aquí en los EE.UU.

Un número creciente de personas mayores se jubilan en los países de Centro América, donde sus dólares de jubilación les compran mucho más que aquí en los EE.UU. El tipo de cambio actual en Costa Rica es de $1 dólar por $492,89 Colones.

Otros estadounidenses están cansados de la situación general de nuestro país y la dirección en la que Obama y sus compañeros demócratas nos están llevando. En el segundo trimestre de 2013, el número de estadounidenses que renunciaron a la ciudadanía de EE.UU. y entregaron sus pasaportes aumentó seis veces más que en el mismo trimestre de 2012. El año pasado, 189 personas salieron de los EE.UU. En el mismo período de este año, una cifra récord de 1,131 personas le dijeron adiós a los Estados Unidos.  

En 2008, un total de 235 estadounidenses renunciaron a su ciudadanía y abandonaron el país. Después de 4 años del gobierno tiránico de Obama, han habido 1,810 personas que se han ido en el primer semestre de este año.

El gobierno afirma que muchas de las personas que se están trasladando a otro país lo están haciendo para escapar de los impuestos estadounidenses. De todos los países que pertenecen a la Organization of Economic Cooperation and Development [Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico], los EE.UU. es el único que cobra impuestos de sus ciudadanos sin importar su lugar de residencia, incluso en otros países. Se calcula que seis millones de estadounidenses están viviendo en otros países y se enfrentan a las normas de divulgación de los activos más difíciles conforme a la ley Foreign Account Tax Compliance Act (FATCA) [Ley de Cumplimiento Tributario de Cuentas Extranjeras].

En abril, el gobierno suizo dijo: "Estados Unidos desea asegurarse de que todos los ingresos obtenidos en todo el mundo por los contribuyentes estadounidenses en cuentas abiertas en el extranjero pueden ser registrados por los Estados Unidos".

 Matthew Ledvina, un abogado de impuestos de EE.UU. que trabaja para AG Anaford en Zurich, ha explicado lo que está viendo: "Con la inminente fecha límite para la FATCA, cada vez más ciudadanos estadounidenses se están dando cuenta de que tienen obligaciones de declaración de impuestos estadounidenses. Una vez que se enteran, deciden renunciar a su ciudadanía estadounidense".

Ya sea que se estén trasladando para escapar los impuestos, tratando de hacer que sus dólares de jubilación se aprovechen mejor o tratar de escapar del reinado socialista y tiránico de Obama y sus compañeros demócratas, un número récord de estadounidenses están renunciando a su país en búsqueda de una vida mejor en otros lugares. En toda honestidad, no puedo decir que los culpo.