Categorías: Economía

Política de energía

Charles Payne | 25 de junio de 2013 

Esta semana la noticia más grande de Washington será la reanudación de la batalla del presidente Obama contra el calentamiento global.  No es suficiente ganar la guerra que la administración de Obama salvó a Estados Unidos de la Gran Depresión a pesar de los hechos, pero, ¡qué tal salvar a todo el planeta del Armagedón!  Apenas una semana después de que China acordó comprar $270 miles de millones de dólares en petróleo de Rusia por los próximos 25 años, Estados Unidos está dispuesto a clavarle un cuchillo a la debilitada industria del carbón mientras que están alineando reglamentos que gravemente obstaculizarán el gas natural.  Cuando se anuncie el acuerdo, hasta 280 unidades que utilizan carbón podrían ser cerradas forzosamente, desconectando más de 40,000 megavatios de poder. 

Si ustedes piensan que va a ser reemplazado por el viento y la energía solar están muy equivocados.  Las plantas de carbón afectadas por el desencadenamiento de la EPA en su mayoría están en los siguientes estados: 

Pennsylvania
Ohio
Georgia
West Virginia
North Carolina
Kentucky
Indiana
 

Esos estados no tienen proyectos de energía solar o eólica en desarrollo, y en realidad no haría ni una diferencia ya que sólo 3,000 megavatios de energía es lo que se puede esperar de todos los proyectos de energía solar.  Por otra parte, estos proyectos han resultado en un inmenso costo para los contribuyentes de impuestos a cambio de muy pocos beneficios.  Más que nada es un capitalismo de compinches en todo su esplendor.  Tomemos por ejemplo el proyecto Topaz Solar en California.  Después de que se calculó tentativamente en $1.9 billones de dólares en garantías de préstamos del Departamento de Energía, una serie de errores de administración críticos provocó que el préstamo fuera cancelado ... es entonces que el Sr. Buffett le entró al quite. 

Warren Buffett y su Mid America Energy compraron la propiedad de First Solar y llegaron a un acuerdo de 24 años con Pacific Gas and Electric para comprar energía solar sobrevaluada por encima del valor del mercado.  A PG&E no le queda otra opción ya que California ha ordenado las utilidades deben generar un tercio de la electricidad de fuentes renovables para el año 2020.  Este mandato es otro impuesto a los contribuyentes, incluyendo a contribuyentes de impuestos y dueños de hogares y negocios. 

De hecho, se estima que el trato ventajoso que California Valley realizó con el estado resultará en que PG&E va a pagar $463 millones de dólares por encima del índice por la duración de su existencia.  Este proyecto recibió una garantía de préstamo federal de $1.2 mil millones de dólares y no tendrá que pagar impuestos sobre la propiedad.  Así que, cuando el presidente Obama dijo que la electricidad tenía que subir más para cumplir su objetivo no era una mentira.  Por el contrario, esto va a ser extraordinariamente doloroso para los estadounidenses comunes y corrientes.  Entonces, ¿cuáles son los beneficios?  La industria dice que los ahorros solares en todo el mundo hasta el momento han sido equivalente a la eliminación de 1.1 millones de automóviles de las carreteras y la siembra de 138.3 millones de árboles. 

Antes de destronar a Johnny Appleseed, seamos claros, no se han plantado árboles y ni un solo coche ha sido reemplazado. 

El insulto más grande es la falta de puestos de trabajo permanentes creados por nuestros dólares pagados a través de impuestos ... o, como la Casa Blanca lo llama: “inversión”.  Actuales proyectos de energía solar, de fabricación, de biocombustibles, y de energía eólica tienen un costo de $17.2 miles de millones de dólares para los contribuyentes estadounidenses y producirá un monto total de 1,188 puestos de trabajo permanentes.