Categorías: Educación

El ímpetu contra el Tronco Común obligatorio aumenta

Eagle Forum | mayo de 2013

Conforme los padres de familia, ciudadanos y legisladores aprenden más acerca del currículo del Tronco Común obligatorio [Common Core (CC)], algunos están decidiendo que no es el mejor medio para mejorar la educación en Estados Unidos. Los padres en muchos estados están montando campañas contra la estandarización  de aprendizaje y examinación federal de los estudiantes de Tronco Común [obligatorio]. En abril, el Comité Nacional Republicano emitió una resolución rechazando dicho Tronco Común, diciendo que es un "plan [que] crea y ajusta al país con una camisa de fuerza a nivel nacional sobre la libertad  académica y el éxito”.

Los críticos del Tronco Común dicen que es un experimento sin probar que carece de legitimidad y del estudio empírico y ahora está siendo impuesto sobre todo el sistema escolar en EE.UU. Tiene el potencial de derrochar miles de millones de dólares, los esfuerzos de varios años de educación y el potencial del aprendizaje de todos los estudiantes.

Varias legislaturas estatales están considerando retirarse del Tronco Común, demorarlo, no financiarlo, o retirarse de las pruebas nacionales por consorcios financiados por el gobierno. Cuatro estados nunca adoptaron el CC: Alaska, Nebraska, Texas, y Virginia. Minnesota aceptó los estándares del CC en el inglés, pero rechazó los estándares en las matemáticas del CC. Algunas organizaciones privadas desarrollaron el CC, pero no fue debatido ni en público ni aprobado por los legisladores estatales.

Muchos promotores del Tronco Común creen que una mayor centralización de la educación va a mejorar los resultados educativos, pero el poder y el dinero también podrían estar motivando a algunos simpatizantes. Hay una inmensa cantidad de dinero que fluye a la educación pública a causa de la implementación del CC, y también para algunas empresas privadas que son  socios público-privados del CC que desarrollan planes de estudio, crean pruebas y entrenan educadores para que enseñen el Tronco Común.

Normas Federales de la Educación

A nivel nacional, el senador Charles Grassley (R-IA) ha pedido al Comité de Asignaciones del Senado cortar el financiamiento que le permite a la administración de Obama persuadir a los estados para adoptar estándares del Tronco Común y las pruebas a nivel nacional ligando fondos con la adopción del CC. Grassley está desafiando a otros legisladores a co-firmar su carta al Comité de Asignaciones quien afirma que la administración de Obama obligó a los Estados a aceptar el CC como un requisito previo para obtener dinero del programa Race to the Top [Corriendo a la cumbre] o recibir exenciones del programa No Child Left Behind (NCLB) [Ningún Niño se Quede Atrás]. Estas exenciones le permiten a un Estado que continúe recibiendo fondos federales, aunque no haya cumplido los requisitos del NCLB. La carta de Grassley también aborda las preocupaciones sobre la federalización de la educación:

La decisión acerca de lo que los estudiantes deben ser enseñados y cuando se debe enseñar tiene enormes consecuencias para nuestros hijos. Por lo tanto, los padres deben tener una línea recta de responsabilidad hacia aquellos que están tomando este tipo de decisiones. Las legislaturas estatales, que son las directamente responsables ante los ciudadanos de sus estados, son el lugar adecuado para que se tomen esas decisiones, libre de cualquier presión del Departamento de Educación de EE.UU.

Los opositores del CC declaran que la nacionalización de las normas de educación son inconstitucionales, citando la 10ª Enmienda, que limita la influencia federal sobre los estados. La Ley titulada The General Educational Provisions Act [Disposiciones para la Educación General] también prohíbe extralimitación federal al prohibir "cualquier departamento, agencia, funcionario o empleado de los Estados Unidos [ejercer] cualquier dirección, supervisión o control sobre el currículo, el programa de enseñanza, la administración o el personal de cualquier institución educativa, la escuela o el sistema escolar o en la selección de recursos de la biblioteca, libros de texto y otros materiales didácticos impresos o publicados por cualquier institución educativa o del sistema escolar. . . . "

Pruebas Federales estandarizadas

La estricta dependencia de los exámenes estandarizados es otro aspecto controvertido del Tronco Común obligatorio. Los críticos sugieren que las pruebas a escala nacional no van a mejorar la educación, ni registrarán si la educación está mejorando. Algunos expertos señalan a los maestros que "enseñan para las pruebas" y los estudiantes están ansiosos sobre los resultados de estos exámenes estandarizados como la raíz del problema fundamental en la educación estadounidense.

El diario New York Daily News informa que los alumnos de 33 escuelas de Nueva York boicotearon los exámenes estatales cuyo contenido prueba a los estudiantes de acuerdo a los estándares del Tronco Común que Nueva York ni siquiera comenzará  a enseñar hasta septiembre del año en curso. Los padres dijeron que sus estudiantes boicotearían los exámenes puesto que se oponen al Tronco Común y al uso excesivo de las pruebas estandarizadas. Cuando los grados del 3º  hasta el 8º grado tomaron las pruebas a mediados de abril, una tercera parte de los estudiantes de la Earth School [Escuela Tierra] en Manhattan optaron por no participar. El New York Times informa que entre los estudiantes que tomaron las pruebas, "muchos no terminaron, y algunos estudiantes dijeron que sus compañeros estaban llorando al final." (19/04/13)

Una complicación adicional en la prisa por adoptar el Tronco Común es que ha surgido la competencia de las pruebas federales de parte de empresas privadas. El Departamento de Educación de EE.UU. dio $360 millones de dólares autorizados por la ley federal de estímulo económico del 2009 a dos consorcios, la Partnership for Assessment of Readiness for College and Careers (PARCC) [Asociación para la evaluación de la preparación para la universidad y carreras]  y el Smarter Balanced Assessment Consortium (SBAC) [Consorcio de Evaluación Inteligentemente Balanceado] para elaborar pruebas estandarizadas nacionales. Algunos observadores dicen que la competencia podría ser el principio del fin para PARCC y SBAC, porque estados como Alabama optan por usar los exámenes que están preparados por los competidores no federales, como ACT / Pearson. Alabama eligió ACT, ya que tiene antecedentes, buena infraestructura, y muchos años de pruebas con éxito en los alumnos (Fordham Institute, 04/16/13).

Invasión de la privacidad de los estudiantes

El programa Tronco Común da un acceso sin precedentes de información personal de los estudiantes a las escuelas y a terceras personas y por lo tanto puede invadir la privacidad del estudiante y de la familia. Las leyes de privacidad han prohibido anteriormente de que dichos datos estén disponibles, pero esas leyes han cambiado y reinterpretado para permitir que dicha información como nombre, dirección, número de seguro social, la asistencia a clases, calificaciones de los exámenes, problemas de aprendizaje, e información de la familia sea archivada o compartida. La administración de Obama hizo cambios a la ley de la Family Educational Rights and Privacy (FERPA),  [Derechos Educativos de la Familia y Privacidad] dando amplia autorización de recabar la información de los estudiantes y compartirla con otras agencias. Esta información no sólo estará disponible para las escuelas, sino también para los investigadores y las empresas privadas. La Fundación Gates, la Carnegie Corporation, y Rupert Murdoch de News Corp. han financiado y desarrollado este sistema de base de datos y, recientemente, se lo dio a una corporación no lucrativa llamada InBloom, establecida con el propósito de controlar la información. Hay riesgos de seguridad implicados en la recolección y el almacenamiento de los datos de los estudiantes.

El diario New York Daily News informa que los padres no fueron informados ni tampoco dieron el permiso para que Nueva York adquiriera y compartiera los datos privados acerca de sus hijos ni que fuesen recogidos mucho menos compartidos. El informe continúa:

Si se utiliza incorrectamente y hay fugas de esta información, podría estigmatizar a un niño y dañar sus perspectivas de por vida. El estado y la ciudad se están exponiendo para demandas multimillonarias colectivas, siempre y cuando se produzcan estas violaciones de datos. Los datos [que] InBloom reciba del departamento de educación se colocarán en un banco de datos vulnerable. Muchos profesionales de la tecnología no confían en esos bancos para sus datos que requieren mayor seguridad (14.03.13).

Los opositores de la recopilación y el almacenamiento de datos, que ya están en plena marcha en nueve estados y programados para el uso en todos los estados que usa el Tronco Común, son la Civil Liberties Union [Unión de Libertades Civiles] de Nueva York y el sitio, www.ParentalRights.org.

La "esfera de la privacidad dentro de la familia" efectivamente se rompe y se destruye por aquellos que quieren controlar a los niños. Esto está muy alineado con la agenda de la United Nations Convention on the Rights of the Child [la Convención de las Naciones Unidas sobre los Derechos del Niño], quien "ha intimidado repetidamente a las naciones para crear una base de datos nacionales como esta que le permitirá al gobierno utilizar la información para el seguimiento de los niños, supuestamente para asegurarse de que sus derechos humanos estén siendo protegidos – esto es un diferente objetivo declarado pero el mismo tipo de sistema, la misma invasión de la privacidad para los propósitos del gobierno]", afirma el presidente de ParentalRights.org Michael P. Farris (WorldNetDaily.com, 04/25/13).

"El entregar cantidades masivas de datos personales de los estudiantes de escuelas públicas a una corporación privada sin ningún tipo de participación del público es profundamente preocupante e irresponsable", dijo el director ejecutivo de la New York Civil Liberties Union [Unión de Libertades Civiles de Nueva York] al Daily News. El Electronic Privacy Information Center [Centro de Información sobre Privacidad Electrónica] en Washington está demandando al Departamento de Educación de los EE.UU. en un esfuerzo por detener la recolección ilegal, el almacenamiento y el intercambio de datos de los estudiantes (13/03/13).

Sigan el dinero

Los que se oponen al Tronco Común están luchando una batalla cuesta arriba contra las fuerzas de dinero y la política que crearon el financiamiento y que promueven el Tronco Común. ¿Por qué Bill Gates ha gastado millones de dólares para desarrollar, apoyar y financiar el establecimiento de las normas del Tronco Común obligatorio y las pruebas en las escuelas públicas de Estados Unidos? ¿Por qué la corporación Exxon Mobil bombardeo la cobertura televisiva del torneo de golf Masters con anuncios de promoción del Common Core? (CC) Estas preguntas no son fáciles de responder.

Junto con el gobierno federal, organizaciones filantrópicas privadas y las empresas privadas han aportado el dinero para el Tronco Común de una manera sin precedentes en la educación estadounidense. El nombramiento de Arne Duncan como secretario de Educación del presidente Obama marcó una nueva era de oportunidades para la influencia privada en la educación pública, y bajo su mandato las asociaciones público-privadas han florecido. También hay puertas oscilatorias de personal entre la Fundación Gates y el Departamento de Educación, a pesar de que sería ilegal si fueran profesionales en lugar de activistas amateur.

La revuelta del CC, sin duda alguna, proviene del pueblo que tiene que luchar contra las grandes cantidades de dinero que el CC tiene detrás. Bill Gates le dio a la organización PTA Nacional $1 millón de dólares y también da financias a los grupos de centros de estudios que favorecen el Tronco Común. Y el dinero de la Fundación Gates no se está escaseando. Actualmente está solicitando propuestas de los profesores:

La Fundación de Bill y Melinda Gates, está aceptando propuestas de las organizaciones que se consideran ser las redes de profesores, para apoyar la implementación del Tronco Común de Estándares del Estado en las materias de alfabetización y matemáticas. A través de su "desplazamiento a alta velocidad: el aceleramiento del Tronco Común, a través de la iniciativa de las redes de profesores", la fundación otorgará becas que pueden ser desde $ 100,000 a $ 250,000 a organizaciones que trabajen para acelerar la ejecución del Tronco Común obligatorio a través de una red docente sólida. Se le dará prioridad a los enfoques innovadores que den soluciones escalables y que viajen a través de las redes de forma rápida y amplia (FoundationCenter.org, 03/13/13).

La Fundación Gates ahora ejerce gran influencia en la educación estadounidense. Michael B. Petrilli, vicepresidente ejecutivo del Instituto Thomas B. Fordham que ha recibido millones de dólares en dinero de la Fundación Gates, dijo a la revista Puget Sound Business Journal en 2009: "No es injusto decir que la agenda de la Fundación Gates se ha convertido en la agenda del  país en la educación”.  El Sr. Petrilli escribió en el sitio web de Fordham en abril de 2013, criticando la declaración del Republican National Committee [Comité Nacional Republicano] en contra Common Core, "los Republicanos solían apoyar los estándares. Estamos seguros de que una vez que los gobernadores y los legisladores Republicanos tengan la oportunidad de dar un vistazo a este lenguaje, lo harán de nuevo”.  El Sr. Petrilli parece sugerir que los que se oponen al Tronco Común se oponen a las normas. Pero para muchos de los opositores del Tronco Común, es todo lo contrario. Cuanto más conocen acerca de las normas y la forma en que están siendo implementadas, menos les gusta.