Categorías: Política

¿Ignoró Hillary Clinton, la campeona de las mujeres y las muchachas, los informes sobre los «clientes» del Departamento de Estado?

Penny Young Nance y Brenda Zurita | 13 de junio de 2013

Con todas las denuncias que ocurren en Washington en estos días, es fácil perderle la pista a un escándalo o dos en la cacofonía. Las alegaciones que involucran al grupo de custodios de la ex Secretaria de Estado Hillary Clinton, de que contrataban prostitutas durante sus viajes con ella pueden ser uno de esos, para no mencionar los informes de un embajador que recorría un parque en Bélgica buscando niños prostituidos.

El 10 de junio, CBS News reportó sobre un memorándum interno del Inspector General (IG) del Departamento de Estado acerca de «algunas investigaciones recientes [que] fueron influidas, manipuladas, o simplemente descartadas». Entre ellas «que los miembros de la escolta de la ex Secretaria de Estado Hillary Clinton “se involucraron con prostitutas mientras se hallaban en viajes oficiales en países extranjeros”, un problema que el informe dice que era “endémico”».

CBS News también informó: «En un encubrimiento específico e impactante, agentes del Departamento de Estado le dijeron al Inspector General que cesara la investigación del caso de un Embajador de los EE.UU. que tenía un puesto diplomático importante y era sospechoso de frecuentar prostitutas en un parque público». Una ex investigadora especial de la Oficina del IG del Departamento de Estado, Aurelia Fedenisn, está llamando la atención sobre esas investigaciones torpedeadas, como informa CBS News, porque agentes de los Servicios de Seguridad Diplomática (DSS) les dijeron a los investigadores del IG que «altos funcionarios del Departamento de Estado les ordenaron abandonar el caso». Eso se logró, en parte, eliminando esos casos del informe final del Inspector General. 

Examinemos primero las alegaciones de que la escolta de Hillary Clinton contrataba prostitutas. Según el New York Post, «Al menos siete agentes de la escolta de Clinton contrataron prostitutas mientras viajaban con ella por diversos países, incluyendo a Rusia y Colombia. Pero los agentes implicados recibieron poco más que un regaño. A tres los separaron de la escolta, los suspendieron por un día y los reasignaron».

El Post también informó: «El memorándum hace referencia a un “rumor” de que, después que estalló el escándalo de las prostitutas con el Servicio Secreto, Clinton le preguntó al agente jefe de su escolta si otras “actividades similares” habían tenido lugar. La respuesta fue “No”, según el memo». Si eso es cierto, ¿es de sorprenderse que la ex Secretaria Hillary Clinton evadiera responder por qué hubo cuatro americanos muertos en Benghazi durante su estancia en el puesto, cuando ella no pudo siquiera descubrir a los agentes de seguridad que usaban prostitutas bajo sus narices?

¿Cuál es la diferencia?

Bueno, el Secretario de Estado supervisa la Oficina de Vigilancia y Lucha contra el Tráfico de Personas (Oficina TIP), que es una oficina dedicada a abolir el tráfico sexual y el trabajo forzado a nivel mundial. La demanda de prostitución conduce al tráfico sexual, por tanto, los que compran sexo contribuyen a la esclavitud sexual de mujeres, niñas y hombres. Los que se hacen de la vista gorda con esos clientes de prostitutas son igual de cómplices. 

En 2010, la entonces Secretaria de Estado Clinton alababa el décimo informe anual de la TIP y la evaluación de los Estados Unidos, recientemente añadida:

«El Informe, por primera vez, incluye una evaluación de los Estados Unidos, basada en los mismos criterios que les aplicamos a los demás países. Los Estados Unidos asumen su primera evaluación, no como una reprobación, sino como una responsabilidad para fortalecer los esfuerzos mundiales contra la esclavitud moderna, incluyendo a aquellos dentro de los EE.UU. Este abuso de los derechos humanos es universal, y nadie debe reclamar inmunidad de su alcance, ni de la responsabilidad de enfrentarlo.»

«La [r]esponsabilidad de enfrentarlo» depende evidentemente de lo que signifique «enfrentar». Si el «alcance» de ella no se extiende a su escolta, seguro que se extiende a un embajador que se dice que hacía recorridos en público buscando prostitutas, ¿no?

El artículo del Post también informa que la investigación de un agente del Buró de Seguridad Diplomática (DS) acerca de si el embajador de los EE.UU. en Bélgica Howard Gutman, un donante importante del Partido Demócrata, había buscado prostitutas, la ordenó cerrar el Subsecretario de Estado para Administración Patrick Kennedy. ¿Es eso lo que significaba «alcance» para la entonces Secretaria Clinton?

De acuerdo con el Post, el embajador Gutman, que todavía funge como Embajador en Bélgica, cabe mencionar, fue analizado en el memorándum filtrado: «El agente comenzó su investigación y había determinado que el Embajador, de manera rutinaria, se apartaba de su escolta para solicitar favores sexuales de prostitutas y menores de edad» -dice el memo-. «La escolta de seguridad del Embajador y el equipo de detección de vigilancia de la Embajada... estaban al tanto de ese comportamiento».

¿Dónde hemos escuchado alegaciones similares de un ciudadano de los EE.UU. que vuela a otro país para explotar a menores en la prostitución?

Oh, sí, se dice que el senador Menéndez (D-N.J.) voló a la República Dominicana para tener sexo con niños prostituidos. El mismo senador Menéndez fue uno de los que patrocinó la Ley de Reautorización de la Protección de las Víctimas del Tráfico de 2011, que no fue aprobada en el Comité, pero aprobada con una redacción parecida como Enmienda Senatorial 21 a la Ley de Violencia contra las Mujeres de 2013 (S. 47) y que Menéndez apoyó.

Probablemente sea una coincidencia que esas dos propuestas promovieran la penalización de la prostitución de menores en los Estados Unidos.

El senador Menéndez continúa en el Congreso, los agentes de seguridad de la ex Secretaria Clinton siguen empleados por el Departamento de Estado, que tiene una oficina dedicada a erradicar la explotación sexual comercial, y el embajador Gutman permanece en una designación política. ¿Es esta la norma por la que evaluamos a otros países?

El Informe del Tráfico de Personas de 2013 debe ser publicado ahora en cualquier momento y, por desdicha para los esclavos sexuales de todo el mundo, su estática probablemente ahogue el sonido de las denuncias.