Categorías: Inmigración

Inundación de estudiantes inmigrantes en Miami Dade

Eagle Forum | Mayo de 2013 

Mientras la nación debate sobre la política de inmigración, algunos habitantes de Florida se están dando cuenta del impacto que tiene la inmigración en sus escuelas y cómo influye en el potencial de aprendizaje de los niños.

Un estudio iniciado por el distrito escolar de Miami Dade, el cuarto más grande del país, encontró que los contribuyentes locales proporcionan un mínimo de $22 millones al año para educar a los estudiantes inmigrantes, lo que no es reembolsado por el gobierno federal o estatal. Este gasto es el resultado de aproximadamente 1,000 nuevos estudiantes inmigrantes que llegan mensualmente a las escuelas de Miami Dade.

La ley federal obliga a las localidades a educar a todos los estudiantes, independientemente de su estatus migratorio. De hecho, las escuelas no pueden ni siquiera legalmente preguntar por el estatus de ciudadanía de las familias y los estudiantes. Los distritos conocen la condición del estudiante sólo por extrapolación de su lugar de nacimiento y porque el alumno no habla inglés. 

Los gastos en los que incurren los distritos escolares locales incluyen: Cursos de aprendizaje del idioma inglés utilizando profesores  certificados de ESOL (English to Speakers of Other Language); alojamiento físico como el espacio en la clase, escritorio y libros; y "programas de transición para recién llegados" con el fin de facilitar la adaptación cultural, los cuales el distrito debe proveer si existe evidencia de que el estudiante ha sido "desarraigado abruptamente". Debido a la naturaleza de la llegada de la inmigración, los gastos incurridos son a menudo superiores a lo que las escuelas han presupuestado.

El informe "Información sobre el Impacto Inmigrante", del distrito escolar de Miami Dade, sostiene que el gobierno federal debe financiar totalmente la educación de los inmigrantes ilegales, ya que es el fracaso en la aplicación de las leyes de inmigración y fronteras nacionales, lo que permite a los inmigrantes indocumentados estresar el presupuesto escolar.

El reporte indica que "en febrero hubo más de 68,000 estudiantes de origen extranjero matriculados en clase… lo que representa uno de cada cinco estudiantes, mayormente de Cuba, aunque los alumnos vienen de países tan lejanos como Polonia y Nigeria".

Más allá de las preocupaciones fiscales, una sobreabundancia de estudiantes que no hablan inglés afecta la habilidad de otros educandos para aprender. La clasificación general de las escuelas, en el distrito, el estado y la nación, cambia cuando los alumnos inmigrantes se cuentan en los resultados de prueba; ellos no saben inglés y por lo tanto, no pueden obtener buenos resultados en los exámenes estandarizados. Los estudiantes inmigrantes influyen en la información que se contabiliza, y que reporta las tasas de graduación y deserción escolar. Los alumnos son tratados como competentes en inglés después de llevar solamente un año como estudiantes de dicho idioma.

Aunque $22 millones es sólo el 1% de los $2.7 billones de dólares de fondo general anual que reciben las Escuelas Públicas de Miami Dade, un representante del distrito escolar dijo: "Hay mucho que podemos hacer con $22 millones". (Miami Herald, 03-09-13).