Categorías: Inmigración

El Congreso está tratando de tomarnos el pelo con lo de la inmigración

Amy Payne | 19 de junio de 2013

El Congreso está tratando de confundirnos.

Así es como operan: Una ley nos va a costar billones de dólares, pero los miembros del Congreso no quieren que el público lo vea. Por eso, hacen que la Oficina de Presupuesto del Congreso (CBO) haga una previsión del proyecto de ley para sólo los primeros diez años y dejan fuera a propósito cualquier asunto costoso.

Lo hicieron con Obamacare y dejaron los bombazos presupuestarios para más tarde. Ahora están tratando de hacer lo mismo con la inmigración.

Ayer, la CBO hizo pública su valoración del proyecto de ley de la Banda de los Ocho. Los expertos de la Fundación Heritage aún están analizando el informe completo, pero unas cuantas cosas saltaron a la vista inmediatamente. El proyecto de ley de la Banda de los Ocho: 

· NO FRENARÁ la inmigración ilegal. A pesar de las promesas de asegurar la frontera, el proyecto de ley ralentizaría la futura inmigración ilegal sólo en un 25%, según la CBO. En las próximas dos décadas, eso significa 7.5 millones de nuevos inmigrantes ilegales.

· REDUCIRÁ los sueldos. La CBO estima que el proyecto de ley reduciría el sueldo promedio de los trabajadores legales americanos.

El proyecto de ley supone una carga para los contribuyentes de billones de dólares en asistencia social y derechos a beneficios para los nuevos inmigrantes legalizados con la amnistía. El analista de la Fundación Heritage Robert Rector explica que:

“La sección 744 ofrece un retraso temporal en el acceso a la asistencia social y los derechos a beneficios. Pero con el tiempo, la sección 744 hace que nada menos que 18.5 millones de personas tengan derecho a casi todos los programas del gobierno, incluidos: Obamacare, 80 programas de asistencia social distintos, el Seguro Social y Medicare. Cuando esto ocurra, el gasto se disparará, pero en realidad casi ninguno de esos costos aparece en la valoración de la CBO”.

El senador Jeff Sessions (R-AL), miembro de mayor jerarquía del Comité de Presupuesto del Senado, explicó cómo la Banda de los Ocho ocultó premeditadamente los auténticos costos del proyecto de ley:

“Los redactores de este proyecto de ley se basaron en los mismos trucos de valoración utilizados por los redactores de Obamacare para ocultar su verdadero costo a los contribuyentes y para manipular la valoración de la CBO. Existe una razón por la que el derecho a los beneficios federales más costosos se retrasaba en gran medida más allá del plazo de valoración de diez años: para confundir al público. Como miembro de mayor jerarquía del Comité de Presupuesto, pedí a la CBO que ofreciera una estimación a largo plazo. Por desgracia, la CBO no proporcionó la estimación a largo plazo tal como se le solicitó”.

El analista de la Fundación Heritage Derrick Morgan comentaba ayer acerca del selectivo período de tiempo escogido por la CBO:

“El informe de la CBO tampoco hace mucho por aplacar la inquietud sobre que la parte de la amnistía contenida en el proyecto de ley sería muy costosa para los contribuyentes de Estados Unidos. La CBO ofrece sólo una previsión con verdadero detalle para los diez primeros años (y sólo incluye un esbozo para los siguientes diez años)”.

Sessions añadió que “Este proyecto de ley garantiza tres cosas: una amnistía, un aumento de los costos de la asistencia social y una reducción de los sueldos de la población activa de Estados Unidos. Supondría el mayor revés para los americanos pobres y de clase media provocado por cualquier legislación que se haya considerado en el Congreso en décadas”.

Es fácil conseguir el resultado que se quiere cuando no se tienen que rendir cuentas por el costo de un proyecto de ley. De eso es exactamente de lo que está tratando de librarse la Banda de los Ocho.