Categorías: Educación

Un sindicato de Michigan quiere que los empleados de las escuelas deficientes tengan «derecho al trabajo»

Kyle Olson | 18 de junio de 2013

Algunos comités escolares de Michigan, controladas por los sindicatos, están hallando que el ingreso no ha estado a la altura de los gastos, probablemente debido a una falta de prudencia fiscal y a su incapacidad de decir «no» a sus amigos de los sindicatos.

Como resultado, varios distritos escolares están al borde de la insolvencia y han forzado la paciencia de los funcionarios del estado hasta el punto de ruptura.

La Asamblea estatal ha aprobado una legislación que permite al superintendente estatal y al tesorero estatal «disolver» un distrito escolar si los dirigentes no proponen un plan para reducir el déficit o si se muestra incapaz de implementar un plan así. Los distritos disueltos formarían parte de los distritos colindantes.

Eso parece ser un destino merecido para distritos como el de Saginaw Buena Vista, que tuvo que cerrar escuelas durante varios días en esta primavera por ser incapaz de pagar la nómina.

Los adultos responsables deberían sentirse preocupados por el efecto que tiene sobre los estudiantes una mala gestión así. Pero la Asociación de Educación de Michigan [MEA], el mayor sindicato de educadores del estado, está preocupada por el posible traslado de maestros.

El sindicato escribió:

«Los republicanos de la Asamblea estatal forzaron una legislación, tarde en la noche del martes, que disolvería los distritos escolares de Buena Vista e Inkster y dejará a los empleados de esos distritos disueltos sin derecho a un puesto de trabajo en los distritos que los reciban.»

Sólo los empleados del gobierno sindicalizados piensan que tiene derecho a un trabajo. Así no es cómo funcionan las cosas en el mundo real.

Si un negocio privado cierra, ¿tendrán derecho los empleados a trabajar con un competidor? Por supuesto que no. Eso es un disparate. Pero esa es la mentalidad de los sindicatos de trabajadores del gobierno.

El énfasis debería hacerse en los estudiantes y cómo satisfacer mejor sus necesidades educacionales. Claramente que los empleados escolares y dirigentes electos de los distritos afectados no estaban haciendo bien su trabajo, de otra manera no estaríamos leyendo acerca de ellos.

Ni el distrito de Buena Vista ni el de Inkster eran modelos de éxito académico. Quizás algunos de los maestros de esos distritos ni siquiera debían estar en la profesión, para empezar.

Pero eso no les importa a los líderes de la MEA. Todo lo que les importa son los privilegios de sus miembros, y las cuotas que esos miembros pagan cuando están trabajando.

Esta es solo otra nota al pie de página en la larga historia de la avaricia de los sindicatos de maestros. Pero aclara mucho, ante todo, cómo es que algunas escuelas se han metido en problemas financieros. Los sindicatos han sido dominantes en las escuelas públicas de Michigan durante décadas, y casi han logrado chuparles la vida financiera a ellas.