Categorías: Ciencia

Investigación académica revela el impacto negativo del aborto sobre la salud mental de la mujer

Susan Michelle Tyrell | 29 de julio de 2013

Una crítica común en contra de las personas pro-vida es que sus argumentos están inmersos en la emotividad, no hechos.  Las mujeres tienen abortos todo el tiempo, insisten ellos, y no están deprimidas o traumatizadas.  Sin embargo, la sólida investigación académica demuestra que esto no es cierto.  Los hallazgos revelan que “la pérdida fetal es traumática”, y que esto puede tener graves repercusiones en nuestro sistema nacional de salud. 

En un análisis de estudios científicos sobre las mujeres que han abortado, publicado en Psiquiatría y Neurociencias Clínicas el 16 de julio, titulado “El aborto y la subsecuente salud mental: Reseña de la literatura”, Carlo V. Bellieni MD y Giuseppe Buonocore MD, PhD (Departamento de Medicina de Pediatría, Obstetricia y Reproducción, Universidad de Siena, Siena, Italia) demuestran objetivamente que la probabilidad de sufrir de enfermedades mentales como resultado de un aborto incrementa significativamente en las mujeres. 

Los médicos analizaron toda la investigación disponible entre 1995-2011 relacionada con el aborto y su correlación con problemas mentales con el fin de evaluar la conexión.  De los 36 estudios científicos que existen de este período, se utilizaron 30, los estudios eliminados se debieron principalmente a “sesgo metodológico”, como por ejemplo cuestionarios inválidos o grupos de control. 

Básicamente, los investigadores descubrieron que en “El aborto contra el parto: 13 estudios mostraron un riesgo claro para al menos uno de los problemas mentales reportados [depresión, trastornos de ansiedad (por ejemplo, trastorno post-traumático de estrés) y trastornos de abuso de sustancias] en el grupo de abortos comparado al grupo de partos, ... y sólo un artículo reportó un resultado mental peor para en contra de la maternidad” (Bellieni y Buonocore, 2013). 

Los investigadores examinaron las diferencias reportadas entre el aborto, la maternidad y el aborto natural, pues se reconoce como “pérdida de un feto”.  Los resultados son estadísticamente significativos. 

Algunos resultados:

El aborto contra el parto

Los investigadores señalaron que “Trece estudios respaldaron la presencia de un riesgo de trastorno mental en los grupos de mujeres que habían tenido un aborto comparado a las que dieron a luz.  Sólo cinco artículos no encontraron un riesgo para el grupo de aborto”.   Este es un hallazgo importante que hay que tomar en cuenta.  La investigación científica e imparcial encontró que había una presencia de trastorno mental como resultado de un aborto.  Muy a menudo, los defensores del aborto insisten en que el mejor interés de la mujer está en tener un aborto si no se siente preparada para ser madre, se presenta como una decisión positiva con respecto a su salud mental, sin embargo, casi 20 años de investigación demuestra que la afirmación es incorrecta. 

El aborto contra el embarazo no planeado

Los investigadores descubrieron que “al comparar el aborto y los embarazos no deseados que culminaron en parto, cuatro estudios encontraron un mayor riesgo de pérdida de autoestima, trastornos de ansiedad, depresión, suicidio y trastorno de abuso de sustancias o la tasa de abuso de sustancias en los grupos de aborto” (Bellieni y Buonocore, 2013).  Este hallazgo fue que la mayoría de esta categoría, mostrando además aborto afecta a la salud mental, y para la mayoría en una forma negativa, más negativa que si la mujer tiene un parto planificado. 

Otros hallazgos de la investigación, todo ello desde (Bellieni y Buonocore, 2013):

Depresión clínica – se presenta en un 17% de las mujeres que dan a luz a un bebé vivo y en un 26% de las que abortan.

La depresión y el trastorno bipolar – se presenta en un 43.2% de las mujeres que tienen abortos involuntarios, en un 45.5 % de las que tuvieron un aborto, en un 28.7% de las que dieron a luz, y en un 25.1% de las mujeres que nunca se han embarazado.

Ansiedad – Un estudio mostró que 10 días después del evento, un 47.5% de las mujeres que tuvieron un aborto involuntario tuvieron una calificación alta en la Escala de Impacto del Evento [una medida de autoinforme que evalúa el malestar subjetivo causado por eventos traumáticos], comparado con un 30% para las mujeres que tuvieron un aborto inducido. Después de dos años, este se convirtió en un “2.6% y 18.1%, respectivamente. [Y] Otro estudio que comparó el parto a término y el aborto encontró que después de 14 meses, los diagnósticos psiquiátricos pertinentes estaban presentes en un 0% y en el 16.7% de las mujeres, respectivamente”.

Estos resultados van en contra de lo que los defensores del aborto dicen es verdad. Y sería beneficioso para ellos revisar estos resultados, independientemente de su punto de vista sobre el aborto, suponiendo que realmente se preocupan por las mujeres y no una causa. El debate final del artículo señala dos implicaciones importantes del hecho de que estos artículos apoyan que “el aborto es un factor de riesgo para la enfermedad mental posterior en comparación con el parto” (Bellieni y Buonocore , 2013). Los autores señalan:

“La primera es que la pérdida fetal es traumática. Es un factor de riesgo para las enfermedades mentales – tanto en el caso del aborto y del aborto involuntario – y su impacto en la vida de una mujer puede ser subestimado erróneamente. La mayoría de los estudios muestran que el aborto tiene un mayor impacto en la salud mental de las mujeres de edad fértil; todos los estudios restantes muestran consecuencias mentales similares y sólo uno parece haber observado un resultado peor para la maternidad. Incluso el nacimiento de un hijo no planeado es a menudo traumático, pero el aborto parece ser aún más traumático, o similar respecto a los resultados psicológicos; esto debe ser tomado en cuenta cuando se asesora a las mujeres temerosas de un embarazo no deseado. Al hacer sus elecciones, las mujeres deben recibir información clara”. (Bellieni y Buonocore, 2013)

Esta no es una declaración a favor o en contra. Los hechos son los hechos. En cada estudio objetivo durante casi 20 años, que siguieron las directrices de investigación internacionalmente aceptadas, el aborto aparece como un factor de riesgo para las enfermedades mentales. Hacer caso omiso de este hecho en el nombre de la “elección” es evidencia de que los defensores del aborto en realidad se preocupan más por el tema que las mujeres que dicen defender. Académica y científicamente hablando, no hay un estándar mucho mejor por el cual todas las partes se ponen de acuerdo que la investigación académica sólida. La comunidad pro-vida ha afirmado esto durante años y una de las razones que el aborto es tan malo para las mujeres. Una cantidad innumerable de mujeres que han abortado cuentan historias del trauma que sufrieron. Ahora vemos que la investigación científica también defiende su causa. Es hora de que los defensores del aborto escuchen lo que dicen los hechos.

Y, por último, es el momento de nuestra acción para escuchar la última conclusión que los autores hacen:

“Estos datos muestran que una mayor participación del sistema nacional de salud en el seguimiento clínico de las mujeres que han tenido una pérdida fetal es deseable.... En particular, el aborto electivo es una de las intervenciones médicas más comunes en el mundo: 1.29 millones se realizaron en los EE.UU. en el 2008. Por lo tanto es importante monitorear las madres que han tenido un aborto, para evitar consecuencias mentales negativas: aunque la discusión en este ámbito se limita a la ética y la moral, hacemos hincapié en que también hay un grave problema de salud pública. La discusión en esta área no infringe actualmente en los límites morales; ahora, es importante tener en cuenta la hipótesis de que el aborto es un factor de riesgo independiente para la salud mental, y llevar a cabo más investigaciones en consecuencia”. (Bellieni y Buonocore, 2013)

Esta noticia debe ser una sorprendente llamada de atención para nuestra nación y nuestro sistema de salud que se han encomendado la cobertura anticonceptiva abortiva e incluso tiene un “recargo de aborto”. Seguimos financiando a Planned Parenthood, el proveedor de aborto más grande del país, y mientras ese dinero, técnicamente, no se le permite cubrir el aborto, que es dinero fungible que libera a las clínicas para proveer abortos con dinero codificado de otra manera.

Prácticamente todo lo que los defensores del aborto argumentan a favor de los derechos de las mujeres – la salud de las mujeres, el acceso de las mujeres al aborto, el financiamiento de abortos para las mujeres – se muestra, de hecho, ser malo para esas mismas mujeres. Esta investigación no era de un par de hombres pro-vida escribiendo en un blog. Se llevó a cabo de la misma manera que toda investigación académica debe llevarse a cabo y cumplió los mismos requisitos.

¿Cuándo va a escuchar la industria del aborto lo que en realidad es mejor para las mujeres? Tal vez cuando están obligados a pagar por el asesoramiento de las mujeres dañadas pues se les mintió de cómo el aborto no era gran cosa psicológicamente. Sólo los ignorantes podrían argumentar que el aborto es inofensivo para las mujeres.

Referencia:

Bellieni, C. y Buonocore, G. (2013). Abortion and subsequent mental health: Review of the literature [El aborto y la salud mental posterior: Una crítica de la literatura].  Psychiatry and Clinical Neurosciences 67(5), 301-310.  Seleccionado de http://onlinelibrary.wiley.com/doi/10.1111/pcn.12067/full