Las madres son cruciales para el éxito de la familia

Nena Arias | 6 de mayo de 2019

"La mano que mece la cuna, gobierna el mundo".

“La mujer sabia edifica su casa,
pero la insensata con sus propias manos la destruye.”
(Proverbios 14:1)

"La mano que mece la cuna es la mano que gobierna el mundo" es un poema de William Ross Wallace que elogia la maternidad como la fuerza preeminente para el cambio en el mundo. El poema se publicó por primera vez en 1865 con el título "What Rules the World" (Lo que gobierna el mundo).

A un estudiante universitario se le preguntó sobre la diferencia entre una casa y un hogar. La respuesta fue: “Un ingeniero civil hace una casa. ¡Tu mamá la hace un hogar!”

Hay varios dichos que enfatizan el lugar especial que es el hogar para la mayoría de nosotros. Al crecer, me encontré con el dicho en una placa que decía: “La madre hace un hogar”. También decimos, “no hay lugar como el hogar” y “Hogar, dulce hogar”. ¿Qué es lo que amamos en nuestro hogar? Cuando hacemos remembranza, encontraremos que es la mayoría de las cosas amorosas, significativas y diligentes que nuestras madres hicieron por nosotros. Y cómo nos enseñaron lo que es verdaderamente importante en la vida.

Lo opuesto es verdad. Si los recuerdos de tu madre no son agradables, el resultado de tu familia probablemente se vio afectado de manera negativa y no consideras su maternidad con gran respeto. La mayoría de nosotros transmitimos esos rasgos negativos o vamos al otro extremo para no duplicar el error de nuestros padres. Pero la verdad del asunto es que los extremos no son deseables.

Es un hecho, bien sabido que las madres juegan un papel crucial en sus familias en el bienestar de sus hijos. El capítulo 31 del Libro de Proverbios en el Antiguo Testamento de la Biblia es el consejo que la madre de Lemuel le dio, acerca de cómo debe reinar un rey virtuoso, y también detalla los atributos de una esposa virtuosa o mujer ideal.

¿Qué es una mujer virtuosa? El diccionario describe virtuoso como conforme a principios morales y éticos; moralmente excelente justo y recto; mostrando bondad y benignidad. Una persona con muchas cualidades benéficas. En otras palabras, una persona muy hermosa en el interior cuyas cualidades fluye hacia fuera y afecta a todas las personas con las que entra en contacto a lo largo del camino de la vida.

En general, muestra que una madre virtuosa es una persona que primero debe honrar los valores piadosos para calificar, porque juzgando de la descripción, esas cualidades no son fáciles ni naturales para los seres humanos con una naturaleza pecaminosa caída con la que todos nacemos. Incluso una persona bien intencionada vacilará y fallará, y tal vez no haga modificaciones. También pueden estar cargando con cosas negativas de su infancia. Entonces, una mujer como se describe en Proverbios 31 es una persona que está muy atenta a no ofender a Dios, es trabajadora y cubre todos los detalles importantes de un hogar tranquilo y eficiente. Ella se hace responsable ante Dios y con quienes la rodean, especialmente los miembros de su familia, y pasa tiempo de calidad con ellos en amor y servicio. Si ella vacila y fracasa, tiene cuidado de hacer las paces al reconocer dónde falló y se disculpa y hace restitución.

Hay excepciones a la regla, pero la participación de una madre está vinculada al éxito académico y social de los niños. Los niños saben que papá tiene menos tiempo para hacer esto. Un niño necesita tener un sentido de amor, orientación, cuidado y participación de los padres en sus vidas y actividades diarias. Necesitan saber que sus padres están conscientes de su paradero, no solo en casa, sino también cuando no están en casa. Está comprobado que los niños que obtienen esto de sus padres tienen mejores calificaciones y están mejor ajustados socialmente y son útiles para los demás. Aprenden del buen ejemplo de sus padres.

Una madre tiene la sensibilidad para una buena comunicación entre ella y sus hijos y es consciente de los estados de ánimo diarios, las actitudes y los tiempos significativos en la formación del carácter que atraviesa un miembro de la familia y busca conectarse a un buen nivel. Una madre presta mucha atención a los tipos de alimentos que les gustan a los miembros de su familia y los prepara con mucho cuidado y en ocasiones significativas como cumpleaños y cuando las amistades vienen o simplemente porque sí.

Por lo general, es la madre la que tiene más tiempo para buscar y proporcionar buenos libros, videos, películas y otros materiales de aprendizaje para experiencias de aprendizaje significativas y duraderas en el hogar. Por lo general, planea los viajes familiares a museos, teatros, excursiones de un día, vacaciones, cuentos, juegos, posiblemente canta canciones, pero también planifica la jornada laboral familiar en el hogar y asigna tareas diarias a los niños para enseñarles la responsabilidad y una buena ética de trabajo. Enseña el trabajo en equipo para un hogar sin problemas. También sostiene y enseña el principio de amar a los demás como te amas a ti mismo.

Ciertamente, la calidad de la relación madre-padre, en particular el estado civil y espiritual, tiene un gran impacto en la estabilidad de la familia. En primer lugar, el respeto, el amor y el servicio a Dios en la familia es lo más importante, no solo una mera religión. Los verdaderos principios bíblicos aplicados a todas las áreas de la vida son los ingredientes para el verdadero éxito en la vida. Los niños aprenden más con el ejemplo que con meras palabras. Quieren ver que haces lo que dices, no solo decir y no hacer.

La investigación en ciencias sociales indica que los niños tienden a hacerlo mejor cuando se crían en familias casadas intactas, pero algo de gran preocupación es que cada vez más, los niños crecen sin la presencia de su propia madre casada y su padre. Como señala un destacado académico nacional de la familia, "quizás el cambio más profundo en la familia estadounidense en las últimas cuatro décadas ha sido la disminución en la proporción de niños que crecen en hogares con ambos padres biológicos".1

La investigación demuestra que las madres son cruciales para el bienestar de sus hijos. Su propio bienestar, comportamiento y crianza pueden tener un impacto significativo en la infancia de sus hijos en una serie de resultados. Es de suma importancia tener en cuenta que tanto las madres como los niños se ven afectados por la presencia y el compromiso de los padres en el hogar. El estado civil de los padres definitivamente parece ser importante para toda la familia, por lo que las madres no siempre pueden tomar todo el crédito por el éxito. Los padres y los niños son más propensos a prosperar en familias intactas siempre casadas. Sin embargo, el punto es la calidad del tiempo y la aportación que las madres tienen sobre los niños es el factor preeminente que puede cambiar el mundo.

“La mujer sabia edifica su casa,
pero la insensata con sus propias manos la destruye.”
(Proverbios 14:1)


[1] Paul Amato, “The Impact of Family Formation Change on the Cognitive, Social, and Emotional Well-Being of the Next Generation,” [“El impacto del cambio en la formación de la familia con respecto al bienestar cognitivo, social y emocional de la siguiente generación”] The Future of Children, Vol. 15, No. 2 (2005), pp. 75–96.