La libertad de expresión está moribunda en Estados Unidos

Nena Arias | 18 de marzo de 2019

Un preciado pilar característico de Estados Unidos siempre ha sido la disposición de la libertad de expresión en la Primera Enmienda. Pero más y más en estos días, cualquier persona que decida decir la verdad o ser una voz de disidencia, especialmente los que tienen la ideología y los valores correctos, se encuentran en agua caliente con la izquierda liberal, incluso hasta el punto de ser etiquetado como intolerante y sufriente de consecuencias serias como perder su trabajo o ser suspendido de la escuela. Se encuentran perdiendo personas a quienes consideraban amigos, sin dejar duda de que la libertad de expresión se está erosionando. Aquellos que pueden tirar y presionar con más fuerza están ganando el control sobre nuestra nación, que se supone que es una república que se guía a sí misma por la regla de la ley establecida, que se aplica a todos.

Recientemente, algunos presentadores de noticias muy prominentes han sido víctimas de estas agresiones del habla simplemente por plantear preguntas lógicas y expresar la verdad sobre temas delicados como el islam, los inmigrantes ilegales, los homosexuales y los dobles estándares obvios utilizados por la izquierda en la difamación de la religión, especialmente el cristianismo.

A menudo pienso que si los fundadores pudieran ver en qué se está convirtiendo nuestra nación, se sentirían tan desconsolados y dirían "¿para qué fue todo?" Porque no hemos conservado la república que nos dieron.

Cuando se trata de la libertad de expresión, un arma efectiva para quienes no quieren respetar todas las opiniones es jugar la carta de la víctima, para que otros no hablen mal de ellos y puedan obtener una influencia emocional sobre sus oponentes ideológicos. Los medios sociales han aumentado las agresiones porque las personas se sienten envalentonadas ya que no tienen que enfrentarse a las personas a las que atacan. 

Los eventos del 11 de septiembre nos llevaron por un camino desconocido para el estadounidense común y comenzaron a surgir preguntas legítimas sobre la ideología islámica en un intento por comprender este nuevo fenómeno de terrorismo perpetrado por extranjeros en nuestro país. El mundo islámico es más adepto a esto, por lo que utilizan una forma inteligente no solo para silenciar las críticas, sino también para seguir jugando la carta de la víctima, algo que han perfeccionado durante siglos. También han aprendido a aprovecharse de nuestra libertad para todos, algo que no tienen en sus países de origen.

Han sido pacientes, pero han trabajado diligentemente para atrincherarse aquí en Estados Unidos hasta el punto de que estamos viendo que algunos de ellos llegan a puestos de poder en nuestro gobierno hasta Washington, D.C., en nuestro Congreso.

Los países musulmanes y los fanáticos tienen un propósito para apoderarse de todo el mundo. Por lo tanto, trabajan para crear fuerzas poderosas y promover los intereses islámicos, especialmente sobre la occidentalización, principalmente el cristianismo donde quiera que van. Por eso es impensable que ocupen 13 de los 47 lugares en el Consejo de Derechos Humanos en la Organización de las Naciones Unidas. El islam no hace nada para proteger los derechos humanos y su objetivo es matar a todos los incrédulos que denominan infieles. Sobra decir que se oponen firmemente a la libertad de expresión y castigan o matan a todos los disidentes. Estas personas van por la yugular y no lanzan amenazas vacías, en realidad las ejecutan tarde o temprano. Esto es lo que esperan que suceda en los Estados Unidos, y vemos a los medios de comunicación de izquierda que aprenden esta táctica y se alinean con la matanza de la libertad de expresión de aquellos que no están de acuerdo con ellos.

La política correcta también está matando la libertad de expresión en Estados Unidos. Su meta es silenciar las voces buenas y poderosas con amenazas de difamación y hacer que estas personas buenas pierdan su sustento. Incluso lanzando amenazas de muerte para intimidar y silenciar a las personas amenazando incluso a sus familiares.

Probablemente hayas oído hablar de los "espacios seguros" que los colegios y universidades han tenido que crear en un débil intento de proteger la libertad de expresión. Aún con eso, las personas son atacadas si hablan la verdad.

Incluso nuestros documentos oficiales como la Declaración de Independencia, la Constitución y la Carta de Derechos están siendo atacados por aquellos que quieren transformar a Estados Unidos en algo irreconocible. Uno se pregunta si a ellos les gustan otras ideologías que no son estadounidenses, ¿por qué simplemente no se van a vivir a los países que están implementando las ideologías que defienden y nos dejen en paz? No irán allí porque no les va a gustar. Les gustan las libertades que ofrece Estados Unidos, por lo que, en última instancia, son hipócritas y quieren hacerse de un nombre a expensas de otros.

Las palabras son poderosas. Siempre debemos decir lo que queremos decir. Defendamos nuestro derecho a expresar nuestros tesoros más íntimos de verdad y defendamos la verdad con todas nuestras fuerzas. Incluso si tenemos que dar nuestras vidas para hacerlo. ¡Así de seria está la situación, queridos amigos!