Los médicos están de acuerdo: el aborto tardío nunca es médicamente necesario

Nena Arias | 4 de marzo de 2019

¿Cómo surgió semejante cultura de mentiras y muerte en Estados Unidos? La mayoría de nosotros estamos consternados por el rápido giro de los acontecimientos que están sucediendo en nuestra nación y no para mejor, es triste decirlo. Si eres como yo, todavía sientes que te han quitado el aire con las recientes legislaciones que se están llevando a cabo en Nueva York donde el infanticidio no solo fue aprobado, sino que se celebró con gritos y aplausos. ¿En qué tipo de monstruos nos hemos convertido para celebrar el asesinato de bebés que son abortados en embarazos tardíos e incluso aquellos que nacen vivos pero que se dejan morir porque no son deseados? No hay una excusa o razonamiento válido para llegar a tales niveles de maldad para decir que la vida puede ser desechable. ¿Qué autoridad nos ha hecho dioses para decidir estos asuntos?

La gente se niega incluso a considerar la ciencia que refuta sus afirmaciones para justificar la masacre de los no nacidos e incluso los nacimientos vivos ahora. Los defensores del aborto ni siquiera están dispuestos a escuchar la opinión de expertos de los médicos y obstetras y ginecólogos que aceptan que el aborto nunca es médicamente necesario en los embarazos tardíos, incluso con complicaciones graves. Uno de los argumentos más comunes en los abortos tardíos es que en algunos casos el aborto es médicamente necesario. Este mito se basa en suposiciones erróneas y se repite una y otra vez, pero los médicos expertos dicen que no es así. Miles de obstetras y ginecólogos en todo el mundo saben la verdad de que no existe una situación en la que un aborto tardío sea médicamente necesario. ¡Provocar el parto, sí, pero el aborto no!

Desde 1973, el caso de Roe contra Wade, junto con el caso de Doe contra Bolton, la falsa idea y la mentira descarada de que el aborto tardío a veces es necesario por razones de "salud" se ha repetido tantas veces que los estadounidenses creen que esto es parte de el llamado “aborto legal”. La definición de salud se ha vuelto tan amplia que borra todas las restricciones al aborto. Pero los médicos nos aseguran que no hay situaciones médicas en las que matar al bebé no nacido sea necesario para salvar a la madre.

El sitio pro-vida www.lifenews.com reporta lo siguiente:

Más de mil obstetras y ginecólogos y expertos en salud materna se unieron para afirmar esta realidad en la Declaración de Dublín, que dice: "Como profesionales experimentados e investigadores en obstetricia y ginecología, afirmamos que el aborto directo, la destrucción intencional del niño por nacer, no es médicamente necesario para salvar la vida de una mujer. Sostenemos que existe una diferencia fundamental entre el aborto y los tratamientos médicos necesarios que se llevan a cabo para salvar la vida de la madre, incluso si ese tratamiento resulta en la pérdida de la vida de su hijo por nacer. Confirmamos que la prohibición del aborto no afecta, de ninguna manera, la disponibilidad de atención óptima para las mujeres embarazadas".

El Dr. Anthony Levatino es un ginecólogo-obstetra certificado por la junta, y miembro de la junta de la Asociación Americana de Obstetras y Ginecólogos Pro-Vida. Pasó años trabajando en Albany Medical Center, uno de los mejores hospitales de obstetricia de alto riesgo en los Estados Unidos. Ha trabajado con algunas de las situaciones de embarazo más complejas posibles: madres con cáncer, diabetes, enfermedad cardíaca, toxemia descontrolada y otros problemas de salud que amenazan la vida que se agravaron con el embarazo. Estas son exactamente las situaciones que los defensores del aborto señalan como aquellas en las que el aborto es médicamente necesario.

El Dr. Levatino ha salvado la vida de cientos de mujeres embarazadas, trabajando contra reloj en situaciones de salud devastadoras, y ni una sola vez descubrió que era médicamente necesario matar deliberadamente al bebé antes de nacer. Simplemente dio a luz al bebé ya sea por inducción temprana o por cesárea. Él dice: “Esto es lo que haría cualquier obstetra que practique de acuerdo con el juramento hipocrático. Matar al bebé no ofrece ninguna ventaja médica a la madre. La realidad es que incluso si el bebé no puede vivir después de que separamos a la madre y al bebé, hay una innegable diferencia entre un médico que intenta salvarlo después de esa separación contra probabilidades largas y un abortista que mata deliberada e intencionalmente al bebé dentro del útero.”

Como podemos ver claramente, el aborto nunca se trata de salvar vidas, lo contrario es la verdad. No solo destruye la vida del niño por nacer, sino que deja a la madre y al padre en peligro por el daño interno de por vida. Hay una mejor manera, elegir la vida o la adopción, pero no matar vidas inocentes. Debemos ser mejores que eso. El Creador de esas vidas nos hará responsables.

“Yo, el SEÑOR, escudriño el corazón y examino la conciencia, para dar a cada hombre según su camino y según el fruto de sus obras.”
(Jeremías 17:10)