El discurso del Estado de la “DESUNIÓN”

Nena Arias | 11 de febrero de 2019

Después del discurso sobre el estado de la Unión del presidente Trump, si tuvieras alguna duda sobre la condición de nuestro país, los eventos y acontecimientos durante su discurso deberían haberlos eliminado. Las líneas de batalla están claramente dibujadas. Están literalmente en blanco y negro. El abismo no podría ser más profundo y más amplio de lo que muchos imaginaron, desearon conocer o creer. No hay duda de que la nación necesita desesperadamente una reforma en todas las áreas de nuestra vida nacional para que pueda sobrevivir a este curso autodestructivo en el que se encuentra.

 La agenda política partidista es más que evidente. Si el presidente propuso algo que podría ser aprobado por la oposición, se reconoció, si no, el rechazo fue tan intenso que se podría cortar con un cuchillo. Por otro lado, los que pertenecían a su partido estaban claramente con él. Ese tipo de política partidista no solo está desgastando a nuestra sociedad, sino que está peligrosamente dirigida a consolidar el poder del Estado sobre nuestra vida nacional.

Cada partido tiene su propia agenda política, ideológica y filosófica; esto no significa necesariamente que este factor beneficiará a la sociedad en general. La razón se debe al hecho de que la mayoría en el Congreso ha hecho una carrera de su cargo público en contraste con el presidente que solo tiene permitido servir un máximo de dos términos de 4 años en ese cargo. Los demás, como los Representantes y los Senadores, pueden ser reelegidos indefinidamente por los electores de su distrito y su estado.

Históricamente, hemos sido testigos de que mientras más de las mismas personas permanezcan electas para el Congreso, tienden a distanciarse de la realidad que la gente común tiene que enfrentar diariamente. En otras palabras, se encierran en una burbuja creyendo que sus ideas y propuestas son infalibles y de naturaleza divina. La prueba de esto es que los senadores con mayor antigüedad cambian sus posiciones sobre los temas para legislar e interpretar la ley de acuerdo con sus deseos y tienen la osadía de decir: o esto se hace a mi manera o no se hace. Esta actitud de ninguna manera tiene en mente el mejor interés o el bienestar de la sociedad.

Ambos partidos son culpables de esto y han convertido nuestro Congreso nacional en un mundo totalmente diferente al que vivimos el resto de nosotros. El juramento que prestaron cuando asumieron el cargo para servir, en su mayoría, se ha dejado en la tierra del olvido. Olvidan que trabajan para nosotros y se supone que nos representan. Los demócratas parecen cada vez más inclinados a llevar a la nación hacia el socialismo. Esto es confuso porque la mayoría profesa la creencia en la fe cristiana, pero su feroz agresión contra los valores bíblicos nos hace cuestionar su tipo de fe "cristiana". Es impactante ver su terquedad para perpetuar el asesinato de millones de bebés y considerar que es un "derecho de la mujer" y digno de depositar toda su carrera política en este único tema. Es repugnante que la prueba de fuego para un puesto político demócrata ahora sea el aborto. Este es uno de los principales bloqueos en el camino de confirmación al Tribunal Supremo. Otra persistencia incesante de la izquierda es empujar las cuestiones del mismo sexo y las personas transgénicas.

La agenda para seguir promoviendo la idea de hacer del poder del estado el único poder sobre la nación es ridícula. Esto sucederá si siguen impulsando los programas socialistas, que parecen ser todo lo que los demócratas quieren promover. Ellos prosperan al hacer que las minorías y los marginados crean que son sus salvadores y sin ellos no tendrán los beneficios que "merecen".

Por otro lado, el Partido Republicano, que se supone que está del lado del sector conservador de la sociedad, incluso cuando tiene la mayoría en el Congreso, no logra promover valores conservadores. Ya podrían haber podido eliminar la desafortunada masacre de los no nacidos. El Congreso tiene el poder de revocar las decisiones de la Corte Suprema que violan la Constitución, ¿por qué no lo han hecho? ¿Por qué han hecho tantas concesiones con sus promesas de campaña que nos han llevado a creer que estaban a favor de nuestros valores conservadores? La lista de traiciones del Congreso es muy larga.

Es innegable que ambos partidos están empujando a la nación hacia el precipicio. Cada vez más, presentan evidencia de bancarrota moral y de que han perdido la visión original de nuestros Padres Fundadores para la grandeza de esta nación. ¿Son redimibles? Todavía creo en los milagros.

Es interesante que la idea ya esté flotando para formar un nuevo partido político conservador que, una vez más, abrace los valores fundamentales para ayudarnos a volver a encarrilarnos con lo que le dio a esta nación su grandeza. Cualquier persona que considere o afirme que una nación con una diversidad de opiniones sostenidas en el mismo nivel de importancia es algo bueno, no tiene idea de los beneficios de la unidad. Esa persona se ha encarcelado por su propia ignorancia y desinformación y será la única responsable de la pérdida de sus libertades.

Benjamín Franklin dejó una advertencia muy clara a una generación que no está informada: “Una nación de hombres bien informados a los que se les ha enseñado a conocer y apreciar los derechos que Dios les ha dado no pueden ser esclavizados. Es en la región de la ignorancia donde comienza la tiranía".1

La historia revela que cuando el gobierno civil usurpa la libertad de las personas y se posiciona como la máxima autoridad sobre la sociedad, esas personas han dejado de autogobernarse. Esta es la creencia de que el estado es el Mesías que debería salvarlos de todos sus problemas e inconvenientes en la vida.

Cuando sucede lo anterior, la autodestrucción de una nación libre está cerca. Por esta razón, el cuarto presidente de los Estados Unidos y arquitecto principal de nuestra Constitución Nacional, James Madison, dejó estas palabras proféticas para la generación que abandona su principio de autogobierno y deja de enfrentar la corrupción en el gobierno civil. Él dijo:

“Hemos depositado todo el futuro de la civilización estadounidense, no al poder del gobierno, ni mucho menos. Hemos apostado el futuro de todas nuestras instituciones políticas a la capacidad de la humanidad para el autogobierno; sobre la capacidad de cada uno de nosotros para gobernarnos, para controlarnos, para mantenernos de acuerdo con los Diez Mandamientos de Dios".2

El verdadero gobierno de una nación se origina en la vida del individuo; de lo contrario, renunciamos a ese poder y autorizamos el crecimiento fuera de control del gobierno civil para elaborar leyes absurdas. Les damos rienda suelta para gastar incluso lo que no tenemos.

¿Es eso lo que queremos para el futuro de esta nación? ¿Cuál es tu comprensión del Estado de la Unión?


1 Franklin, Benjamin. Stephen McDowell y Mark Beliles, "The Providential Perspective" [“La perspectiva providencial”] (Charlottesville, VA: The Providence Foundation, P.O. Box 6759, Charlottesville, Va. 22906, Enero 1994), Vol. 9, No. 1, p. 3.

2 Madison, James. 1778, atribuido. Harold K. Lane, “Liberty! Cry Liberty” [“¡Libertad! Grita Libertad”] (Boston: Lamb and Lamb Tractarian Society, 1939), págs. 32-33. Frederick Nymeyer, First Principles in Morality and Economics: Neighborly Love and Ricardo's Law of Association [Primeros Principios en Moralidad y Economía: Amor al vecino y la ley de asociación de Ricardo] (South Holland: Libertarian Press, 1958), p. 31.