El repugnante infanticidio en Estados Unidos

Nena Arias | 4 de febrero de 2019

“Porque ciertamente por la propia sangre de ustedes pediré cuentas. Pediré cuentas a todo animal y al hombre. Yo pediré cuentas a cada uno por la vida del hombre.”
(Génesis 9:5)

Parece que no se puede detener la proliferación del aborto y ahora el infanticidio en Estados Unidos, a menos que los que estamos a favor de la vida rechacemos con más fuerza a aquellos que tienen una obsesión por matar a los bebés, ya sea dentro o fuera del útero, solo para obtener poder político.

Primero Nueva York y después el estado de Virginia declararon la pena de muerte para los bebés completamente formados que están por nacer. Un alma valiente que se ha presentado para defender la vida es el senador Ben Sasse de Nebraska. Quiero aplaudir al senador Sasse por el valor de lanzar un contraataque a una propuesta de ley de Virginia que hubiera permitido el aborto hasta el momento del nacimiento. Él está pidiendo la adopción de la Ley de Protección de Sobrevivientes del Aborto.

Increíble pero cierto. La delegada demócrata de Virginia, Kathy Tran, puso a consideración un proyecto de ley que hubiera permitido realizar un aborto hasta el momento en que un bebé está por nacer.

El proyecto de ley fue recibido con una gran protesta pública, especialmente de partidarios pro-vida. No es sorprendente que Planned Parenthood, (Planificación Familiar, organización abortista) emitió declaraciones en apoyo del proyecto de ley según lo informado por The Western Journal.

Sasse se dirigió al Senado en fuerte oposición. El texto de su discurso fue publicado en el sitio web de su Senado, y el texto de su ley propuesta también está disponible en línea.

Sasse hizo saber que estaba usando dos procedimientos del Senado para llevar su propuesta a la sala lo más rápido posible y pidió a todos los senadores que tomen una posición. Aplaudimos al senador Sasse por defender a los indefensos y permanecer firme en favor de la vida.

"Voy a pedir a los 100 senadores que vengan al piso y estén en contra del infanticidio. Esto no debería ser complicado", dijo Sasse.

Sasse se mostró fuerte en su discurso de la propuesta de ley de Virginia.

"Este lugar se considera el mayor órgano deliberativo del mundo, pero nos engañaríamos a nosotros mismos si ignoráramos el debate más grande que ha sucedido en Estados Unidos durante las últimas 36 horas". Un funcionario público electo, el Gobernador de uno de los 50 estados, ha estado defendiendo una práctica que es moralmente repugnante. "El gobernador de Virginia ha estado defendiendo una práctica que repugna a las personas civilizadas en todo el mundo", dijo.

El Gobernador de Virginia, Ralph Northam, defendió el proyecto de ley de Tran con estos comentarios: “Si una madre está en trabajo de parto, puedo decirte exactamente lo que sucedería, el bebé nacería. El infante se mantendría cómodo. El bebé sería resucitado si eso es lo que deseaban la madre y la familia, y luego se produciría una discusión entre los médicos y la madre", dijo Northam, según lo informado por Fox News.

Northam ha apoyado firmemente sus comentarios en defensa del infanticidio.

Esto es algo que la mayoría de las civilizaciones encuentran de lo más malvado que hay. Este es un aborto en el cuarto trimestre, o lo que cualquier persona en el mundo normal llama infanticidio. Pero, por supuesto, los pro-vida siempre hemos sabido que esta es la cuestión y siempre ha sido la meta del aborto.

Sasse dejó muy en claro lo que el significado de Northam es para él.

"Estamos hablando de matar a un bebé que ha nacido. No estamos hablando de un grupo de células. Estamos hablando de una niña pequeña que nació y está sobre una mesa en un hospital o en un centro médico, y luego se tomará una decisión o un debate sobre si se puede matar o no a esa pequeña bebé", dijo. "Estamos hablando de los más vulnerables entre nosotros y tenemos un funcionario público en Estados Unidos que defiende esta práctica. ¡Esto es infanticidio! Esto debería ser mucho más allá de cualquier consideración política. "Estamos hablando de una pequeña vida que no ha hecho nada malo para justificar que se deje morir en sangre fría y sola en una mesa", dijo Sasse.

Sasse dijo que, independientemente de sus inclinaciones políticas, todos los miembros del Senado deberían estar de acuerdo en que se ha cruzado una línea y que matar al pequeño bebé está mal.

"Esto no requiere ningún valor político. Y, si no pueden decir eso, si hay un miembro de este cuerpo que no puede decir eso, puede haber mucho trabajo que pueda hacer en el mundo pero no debería estar aquí. "Debes salir de cualquier vocación en la vida pública en la que pretendes preocuparte por los más vulnerables entre nosotros", dijo.

Estados Unidos necesita saber dónde está cada senador. ¿Sabes dónde están tus senadores en este tema? No seas cómplice del infanticidio. ¡Actúa ahora!

“No matarás.”
(Éxodo 20:13)