¿Será suficiente acabar con el aborto en Estados Unidos?

Nena Arias | 28 de enero de 2019

“si ellos vuelven en sí… diciendo: ‘Hemos pecado; hemos hecho iniquidad; hemos actuado impíamente’; y se vuelven de sus malos caminos, entonces yo oiré desde los cielos, perdonaré sus pecados y sanaré su tierra.”
(2 Crónicas 6:37, 7:14)

Muchos de nosotros hemos estado en las trincheras durante muchas décadas trabajando para revertir el despiadado asesinato en el vientre de la madre porque sabemos lo malo que es. El reproche contra nosotros ante Dios es, sin lugar a duda, un hedor horrible que no quedará sin castigo porque la justicia de Dios no dormirá para siempre.

No hace falta decir que no hemos visto los resultados de esta pelea que nos gustaría ver. Y, si eso no fuera suficiente, recientemente el Gobernador de Nueva York, Andrew Cuomo firmó una nueva ley de aborto que entró en vigencia en el estado en el aniversario de Roe v. Wade, la ley que legalizó el aborto en Estados Unidos. Esta ley prácticamente eliminó todas las protecciones que existían para los bebés por nacer. La ley legaliza el aborto por anomalías fetales y por cualquier otra razón cubierta por la frase "salud de la madre", en cualquier etapa del embarazo. La horrible noticia es que esto no es tan nuevo como muchos pensaban. Ha sido legal abortar bebés por nacer hasta el noveno mes en siete estados más Washington D.C.: Alaska, Colorado, Nuevo Hampshire, Nueva Jersey, Nuevo México, Oregón y Vermont. Nueva York lleva el total a ocho estados más Washington, D.C.

Hay una realidad inflexible. Antes de que un problema pueda resolverse realmente, se debe abordar la causa. Eliminar el aborto no es diferente. ¿Cuál es la raíz o causa del aborto? Digamos que por un momento el aborto legal termina, ¿y ahora qué? ¿Tenemos la garantía de que no pasará a la clandestinidad o incluso aumentará o que algo más horrible no ocupará su lugar? Si no se aborda y resuelve la causa, puedo asegurarles que ambas cosas sucederán porque la naturaleza humana malvada solo se resuelve de adentro hacia afuera con el poder sanador de Dios a través de Jesucristo.

Es tan descorazonador ver a los legisladores de Nueva York aplaudir y vitorear en voz alta cuando el gobernador Cuomo firmó la Ley de salud reproductiva, que pronunció la pena de muerte para cientos y miles de niños por nacer simplemente por el delito de haber sido concebido sin culpa de ellos.

Todos los años, desde que el presidente Reagan comenzó el domingo de La santidad de la vida humana, el edicto nacional que declaró que estaba permitido matar a un bebé en el útero es que se protesta. Cientos de miles de personas marchan en Washington D.C. o en sus propias comunidades para protestar en contra de esta atrocidad. Claramente, una conciencia pro-vida es muy real en nuestro país, ya que los investigadores encubiertos trabajan para exponer y eliminar los motivos económicos oscuros y avarientos de aquellos dispuestos a matar bebés y no se sienten avergonzados por hacerlo.

Es alentador que muchos cristianos cada año, especialmente el domingo próximo al fallo del 22 de enero de la Corte Suprema, oran y protestan para que termine el aborto. La pregunta es, ¿son estas oraciones verdaderamente sinceras y cuánto están dispuestos los cristianos a ser una parte vital para responder a esas oraciones? Una advertencia sobre la oración es que debemos tener cuidado con lo que oramos. Esto es importante en todas las edades, en cada tema y en cada lugar.

La oración insincera es ofensiva para Dios y algo peligroso. Debemos examinar nuestras oraciones y todo lo que ellas implican: ¿qué estamos pidiendo y realmente queremos que nuestras oraciones sean respondidas considerando la responsabilidad que las oraciones traen consigo?

Por ejemplo, muchos piden por la paz mundial. ¿Y si tuviéramos verdadera paz internacional? Probablemente podríamos tener un gran impacto significativo en la economía y muchos de nosotros definitivamente lo sentiríamos. Liberaría a los hombres de los cuerpos militares y crearía desempleo. Las enormes industrias que alimentan y suministran todo el equipo que se necesita para luchar en las guerras sufrirían. Robaría a los agricultores y empresarios de su mercado seguro y crearía un desastre internacional. Por supuesto, Dios ha equipado a los humanos con inteligencia, creatividad y recursos para satisfacer sus necesidades de muchas maneras si están dispuestos, pero ¿cuántos estarían dispuestos a reinventar sus vidas?

Siempre debemos considerar las consecuencias de nuestras oraciones y estar preparados para satisfacer las necesidades que surjan y aceptar la responsabilidad si Dios otorga nuestras peticiones.

Las oraciones por la justicia son similares. La justicia en la tierra crearía una revolución más grande de lo que el mundo haya visto o imaginado. ¿Realmente queremos justicia cuando oramos por ella? Si lo hacemos, debemos estar dispuestos a vivir de acuerdo con las normas que exige la justicia. Todo debe entenderse en términos de cómo Dios los define, y nuestras peticiones deben hacerse de acuerdo.

Debemos considerar verdaderamente cuál es nuestra responsabilidad para terminar con el aborto. La inmoralidad impulsa la fuerza para la mayoría de los abortos. ¿Se erradicarán los pecados que llevan al aborto con un golpe de pluma o una decisión judicial? ¿Se desaparecerán la fornicación, la explotación y la irresponsabilidad porque se aprobó y aplicó alguna ley? Cuando aquellos que oran para terminar con el aborto y no se preparan para lo que sería en realidad, ¿son sinceras sus oraciones?

¿Se están construyendo nuevos orfanatos? ¿Se están preparando las familias cristianas para criar o adoptar a los niños no deseados? ¿Qué hay de cuidar a las mujeres, están las familias cristianas buscando a las mujeres cuyos "hombres" las han abandonado a ellas y a sus hijos? Si la sociedad no cambia moral y éticamente a nivel personal y familiar, ¿cuáles serán las consecuencias de que el aborto se vuelva ilegal una vez más? Ten en cuenta que el aborto es un asesinato y el Mandamiento “No matarás” se juzgará tarde o temprano. Somos una nación que debe dejar de lado sus malos caminos o no tendremos una oportunidad de sobrevivir. 

¿Debemos continuar las oraciones y protestas para acabar con el aborto? ¡Por supuesto! Debemos trabajar el terreno que Dios nos ha dado y buscar extender nuestro dominio de acuerdo con la Palabra de Dios. No debemos esperar hasta que cambie la ley del hombre. Debemos trabajar sin vergüenza mientras es de día y esperar la victoria.

“si ellos vuelven en sí… diciendo: ‘Hemos pecado; hemos hecho iniquidad; hemos actuado impíamente’; y se vuelven de sus malos caminos, entonces yo oiré desde los cielos, perdonaré sus pecados y sanaré su tierra.”
(2 Crónicas 6:37, 7:14)