Elige tu camino, pero sé realista

Nena Arias | 21 de enero de 2019

“No se engañen; Dios no puede ser burlado. Todo lo que el hombre siembre,
eso mismo cosechará.”
(Gálatas 6:7)

Si plantas malezas, estás loco si crees que puedes cosechar plátanos, manzanas o naranjas. No plantaste plátanos, manzanas o naranjas. Sin embargo, muchas personas viven sus vidas de esa manera. Viven por todos los principios equivocados, en comparación con los establecidos por Dios, y esperan obtener el mismo resultado como si estuvieran viviendo de manera correcta en lugar de al revés. ¿Puedes ir al banco y retirar efectivo si no has depositado dinero en tu cuenta? ¿Puedes volar sin observar las leyes de la gravedad y la aerodinámica? ¡Exactamente! Entonces, ¿por qué es tan fácil para los humanos creer que pueden envenenar su mente, su alma y su cuerpo y no traer la muerte sobre sí mismos?

Dios, nuestro Creador, ya ha proporcionado todas las leyes para una estructura sólida sobre la cual construir nuestras vidas para nuestra felicidad, paz, supervivencia, prosperidad y perpetuidad. Sin embargo, demasiados humanos rechazan esa estructura, y cuando las cosas no salen como querían, solo entonces piensan en Dios, pero solo para culparlo por no tratarlos correctamente y no ceder a sus caprichos. Tengo que decírselo a ustedes, damas y caballeros, ¡en caso de que no lo sepan, fuimos creados a imagen y semejanza de Dios y no al revés! Él es el diseñador, él es el alfarero y nosotros somos la arcilla. “¡Ay de aquel que discute con su Hacedor! ¡Un tiesto más entre los tiestos de la tierra! El barro no le pregunta al alfarero: «¿Qué es lo que haces?»” (Isaías 45:9)

Los humanos y las civilizaciones se destruyen a sí mismos y no tienen a nadie a quien culpar sino a sí mismos.

Cerca de 61 millones de niños no nacidos han sido abortados en los Estados Unidos en los últimos cuarenta y seis años. En el mundo, 1.500 millones han sido abortados desde 1980, aproximadamente un tercio de la población mundial. ¿Creemos que no pagaremos las consecuencias por toda esa sangre inocente derramada? La ausencia de todos esos bebés ha dejado un enorme vacío en nuestras civilizaciones, porque una generación ha sido asesinada en todo el mundo. ¿Por qué nos atrevemos a pensar que Aquel que concibió y creó a esos hermosos humanos para vivir, prosperar y contribuir a la humanidad no hará justicia por ellos?

No nos engañemos a nosotros mismos, Dios no será burlado, lo que sembremos cosecharemos.

Recientemente, el cuadragésimo sexto evento anual de la Marcha por la vida (March for Life) que se celebró en Washington, D.C. Es un evento que ha crecido constantemente en número, sin embargo, las redes ignoran los cientos de miles de personas con una asistencia estimada de 100,000 a 250,000. Por supuesto, debería haber al menos un millón ahí, pero es interesante observar que ninguna de las redes se molestó en cubrir a la multitud de partidarios pro-vida que se presentaron a la Marcha por la vida. En cambio, las principales redes (ABC, CBS, NBC) informaron sobre la marcha de mujeres que odian a los judíos, que se llevó a cabo el día siguiente. Evidentemente, eso fue más interesante y valioso para la cobertura que aquellos que luchan para salvar vidas inocentes de la masacre y que el presidente Trump abordó a través de un video para alentar su trabajo. Este evento importante es constantemente minimizado. Las redes, con sus agendas malvadas, prefirieron cubrir historias de banalidad que este evento histórico que señala constantemente la importancia de darle fin a este horrible sacrificio humano al placer e irresponsabilidad humana. Créeme, las consecuencias vendrán si esto no cambia.

La calidad de las personas que defienden la vida está en marcado contraste con los que quieren matar a los no nacidos. Una reportera del Daily Signal, Rachel del Guidice, fue a la Marcha por la vida y notó esta diferencia obvia en la diversa multitud de estudiantes de preparatoria y universitarios, familias, estadounidenses mayores y clérigos. Ella reportó 7 cosas que vio: 1) los pro-vida estaban agradecidos por las vidas salvadas; 2) algunas reclamaron el color rosa para la vida proactiva; 3) notó que muchas mujeres jóvenes asistieron porque creen que todas las vidas humanas tienen valor y que quieren protegerlas, no matarlas; 4) hubo una ausencia de lenguaje profano y ofensivo, un marcado contraste con las "marchas de mujeres" y los “derechos civiles” para los pervertidos sexualmente como los homosexuales y transexuales; 5) esta multitud defendía los derechos a favor de la vida como derechos civiles al igual que el derecho inalienable a la vida en la Palabra de Dios y nuestra Constitución; 6) había un ambiente de alegría, no de odio; y, 7) hubo amor y preocupación por las mamás y los bebés, no solo por los bebés.

Queridos amigos, en sus elecciones de vida, sean realistas. No se guíen por los principios del mal y la bajeza de la vida y esperen obtener buenos resultados de ellos, eso nunca sucederá.

¡Cosecharás lo que sembraste!

"Todo lo que haces, todo lo que dices, cada elección que haces, tarde o temprano vuelve a ti".  ~ Anónimo ~

“Siembra un pensamiento, y cosecharás un acto; Siembra y actúa, y cosecharás un hábito; Siembra un hábito y cosecharás carácter; Siembra carácter, y cosecharás un destino.” 
~ Charles Reade ~

“Cosechas lo que siembras: la vida es como un boomerang. Nuestros pensamientos, hechos y palabras regresan a nosotros tarde o temprano, con una precisión asombrosa".
~ Grant M. Bright ~