El aborto es nuestro holocausto moderno

Nena Arias | 14 de enero de 2019

“Habla en lugar de los que no pueden hablar;
¡defiende a todos los desvalidos!”
Proverbios 31:8

El asesinato masivo de bebés nonatos en Estados Unidos no muestra señales de detenerse en el corto plazo. Desde que el Tribunal Supremo de los Estados Unidos despenalizó el aborto el 22 de enero de 1973, cerca de 61 millones de bebés por nacer han sido asesinados sin piedad en el vientre de su madre, el lugar donde deberían estar más seguros.

El azote del aborto es incluso financiado por nuestros dólares de impuestos a organizaciones como Planned Parenthood, (Planificación Familiar) el proveedor de abortos más grande de nuestro país, que parece no conocer límites cuando se trata de asesinar a un no nacido e incluso está en el negocio de vender el cuerpo del bebé abortado por piezas al mejor postor. También tienen la osadía de ofrecer tarjetas de regalo para el aborto en Navidad. ¡Qué blasfemia! Esto es espeluznante, por decir lo menos, y no debería estar sucediendo en ningún país civilizado, mucho menos en uno que dice que es una nación cristiana. Todos nos estremecemos cuando vemos imágenes del holocausto de la Alemania nazi. Solo piensa, que eso fue seis millones de muertes despiadadas con los judíos nadamás. Somos culpables de diez veces más de esa cantidad y contando. ¡Dios no nos mantendrá por inocentes!

Para millones de nosotros, Planned Parenthood está lejos de ser la organización humanitaria que se presenta como una que ofrece "ayuda" a millones de mujeres. Digámoslo claramente, es una industria lucrativa que mata vidas inocentes e indefensas para lograr una agenda malvada de destruir el fundamento moral original de la nación. Si solo esos bebés pudieran defender sus vidas sería una historia diferente. Después de todo, tienen el derecho de preservar sus vidas ya que la madre o ambos padres los quieren muertos. En pocas palabras, ese es el problema.

Como si no fuera suficiente el derramamiento de sangre espantosa de casi 61 millones de bebés abortados solo en este país, la industria del aborto continúa forzando su agenda al celebrar un reciente impulso a favor de más abortos de minorías en la televisión y en las películas. El adoctrinamiento en las escuelas y la comunidad en general no es suficiente. Planned Parenthood está alabando de que la comunidad negra esté celebrando representaciones de mujeres de color abortando.

Un programa llamado Advancing New Standards in Reproductive Health (Avanzando Estándares Nuevos en la Salud Reproductiva [ANSIRH]), en la Universidad de California en San Francisco (UCSF) tiene un proyecto llamado Abortion Onscreen (Aborto en pantalla), que promueve representaciones de mujeres negras que tuvieron abortos en Planned Parenthood. Una encuesta reciente realizada por el Instituto Guttmacher descubrió que, en sus palabras, "ser negro", entre otras razones, contribuyó a que las mujeres tuvieran múltiples abortos.

Dicha encuesta encontró que las mujeres negras tenían una tasa más alta de abortos previos: "Un poco más de la mitad de abortos de las pacientes negras tuvieron un aborto previo (54%), más alto que cualquier otro grupo racial y étnico".

Si la tasa general de abortos de negros ya es desproporcionadamente alta, estrategias como esta probablemente forzarán esa tasa aún más alta. ¿Es este el resultado deseado por la industria del aborto?

ANSIRH afirma lo siguiente: “... [E]n su informe de 2015, se encontró que casi el 90% de los personajes de televisión que practicaban un aborto eran blancos, el hallazgo de que casi la mitad de las líneas de la trama de este año en que un personaje obtuvo o reveló un aborto incluía a mujeres negras, representa el comienzo de un curso correctivo hacia una narrativa más inclusiva, incluso cuando los personajes latinos siguen estando poco representados. Como la mayoría de las mujeres estadounidenses que tienen abortos son mujeres de color, es esencial que se cuenten sus historias ... si queremos capturar la realidad actual del aborto en nuestro país”.

En otras palabras, ANSIRH celebró un mayor impulso detrás de las representaciones del aborto negro.

No podemos negar que la televisión contribuye en gran medida a moldear nuestros puntos de vista del mundo, pero ¿es esta realmente una causa digna para defender? Esto solo sirve para mostrar cómo se han convertido los valores sesgados y cuán torcida y gravemente extendida es esta enfermedad mental y espiritual en nuestro país. Nuestras manos están manchadas de mucha sangre inocente. Una vez más, Dios no nos dejará sin culpa de este holocausto masivo que está sucediendo en nuestros tiempos. ¡Que Dios tenga misericordia de nosotros!

“Y el Señor le dijo: «¿Qué es lo que has hecho? Desde la tierra, la voz de la sangre de tu hermano me pide que le haga justicia»”.
Génesis 4:10