La mentira del aborto

Nena Arias | 7 de enero de 2019

En poco tiempo, nos acercaremos al cuadragésimo sexto aniversario de la decisión más horrenda que ha tomado nuestro país. La despenalización del aborto a nivel nacional en los Estados Unidos. Al momento de escribir este artículo, el número de abortos que el contador reporta es de 60,957,074.9 en los Estados Unidos desde el 22 de enero de 1973. Esto es más que asombroso, es una tragedia humana de proporciones épicas, no hace falta decir que no escaparemos las consecuencias.

La práctica del aborto se ha basado en juegos de poder, mentiras, codicia, conveniencia e inmoralidad y, sobre todo, en los humanos que juegan a ser Dios. La historia ha visto esto antes y no le fue bien a la humanidad, no seremos la excepción. Lo que sembramos es lo que cosechamos. Esa es una ley universal inmutable que nuestro Padre celestial ha establecido, y no cambiará por nadie.

Se han hecho muchos esfuerzos con la esperanza de revertir el fallo Roe v. Wade, sin éxito.

Es triste y muy desalentador que en los últimos cuarenta y seis años, hayamos elegido a muchos candidatos que prometieron ser pro-vida y que defenderían la vida. Sin embargo, incluso con una mayoría de personas pro-vida en el Congreso, la meta no se ha logrado de revertir esta atroz decisión. Los no nacidos siguen perdiendo sus vidas, las mujeres siguen sufriendo heridas en su espíritu, mente y cuerpo, y los hombres también se ven afectados por la decisión de matar a sus hijos por nacer.

El adoctrinamiento sobre el aborto en los últimos cuarenta y seis años en las escuelas y en la sociedad en general se ha presentado como una opción viable para deshacerse de “los inconvenientes” o usarlos como “control de la natalidad”. Estas son algunas de las mentiras más grandes que jamás se han contado. Los resultados son un costo alto de millones de vidas siendo masacradas en el vientre de la madre.

Cada vez más, la ciencia y la tecnología médica están desacreditando las mentiras de que los no nacidos son solo una masa de tejido. El hecho médico es que un ser humano comienza en la fecundación. El ritmo cardíaco se puede detectar en solo seis semanas, aproximadamente cuando la mujer apenas se entera de que está embarazada. Todos los sistemas de ese bebé están en funcionamiento en solo ocho semanas.

Esta industria sumamente lucrativa es uno de los mayores reproches contra nosotros como país y está totalmente fuera de control, incluso cosechando y vendiendo partes del cuerpo de bebés abortados al mejor postor. Es una industria de dinero de sangre.

Al Congreso se le ha presentado el caso ante ellos desde todos los ángulos para demostrar que la vida comienza en el momento de la concepción y, por lo tanto, debe protegerse a partir de ese momento, pero se niegan a actuar para poner fin a esta práctica espeluznante. Incluso se ha presentado el razonamiento de que los bebés abortados se pueden usar para tratar a pacientes y encontrar curas para enfermedades.

Según el sitio Life News, recientemente un científico le dijo al Congreso: "No necesitamos partes del cuerpo de los bebés abortados para tratar a los pacientes". Durante una audiencia en el Congreso, un importante científico informó a los miembros del Congreso que nunca se ha necesitado la investigación con partes del cuerpo de los bebés abortados para tratar pacientes o encontrar curas para enfermedades. Ella es Tara Sander Lee, Ph.D. un erudito asociado con el Instituto Charlotte Lozier. Ella obtuvo un Ph.D. en bioquímica y realizó trabajo de posdoctorado tanto en la Facultad de Medicina de Harvard como en el Hospital Infantil de Boston en biología molecular y celular, más tarde estableció su propio laboratorio para estudiar enfermedades cardíacas congénitas y trastornos vasculares en niños".

“No necesitamos partes del cuerpo fetal de bebés abortados para lograr avances científicos y médicos en el futuro. Se está realizando muy poca investigación que actualmente se basa en el tejido fetal derivado del aborto”, dijo la Dra. Lee. “La gran mayoría de los científicos se concentran en otras fuentes de tejido ético y modelos que funcionan igual de bien, si no es que mejor".

Enfrentémoslo de una vez por todas, ningún razonamiento jamás justificará el aborto ante el Dador de la vida. Él es el que da vida y solo él puede quitarla. ¡Acabemos con esta mentira de una vez y por todas!

Haz todo lo que puedas por terminar esta práctica: ora, contacta a tus legisladores, haz donaciones a organizaciones pro-vida y, sobre todo, participa de manera activa. Dios nos hará responsables.