La venida de Jesús fue anunciada en la Biblia

Nena Arias | 24 de diciembre de 2018

El nacimiento de Jesús, y su misión aquí en la tierra, el evento más importante en la historia, no fue un accidente o una ocurrencia tardía. Todos los detalles importantes se predicen a lo largo de las Escrituras tanto en el Antiguo Testamento como en el Nuevo Testamento.

La primera escritura que predijo este evento se encuentra en Génesis 3:15, el mismo Dios declaró que esto sucedería mientras maldecía a la serpiente, dijo: “Y pondré enemistad entre ti y la mujer, y entre tu descendencia y su descendencia; esta te herirá en la cabeza, y tú la herirás en el talón.” Esta fue la profecía de la venida de Jesús.

Jesús iba a ser un descendiente de la tribu de Judá.

“El cetro no será quitado de Judá ni la vara de autoridad de entre sus pies, hasta que venga; y le obedecerán los pueblos”. (Génesis 49:10)

“Un retoño brotará del tronco de Isaí, y un vástago de sus raíces dará fruto”. (Isaías 11:1)

“He aquí vienen días, dice el SEÑOR, en que levantaré a David un Retoño justo. Reinará un Rey que obrará con inteligencia y que practicará el derecho y la justicia en la tierra”. (Jeremías 23:5)

El nacimiento de Jesús de una virgen también fue predicho.

“Por tanto, el mismo Señor les dará la señal: He aquí que la virgen concebirá y dará a luz un hijo, y llamará su nombre Emanuel”. (Isaías 7:14)

La descripción de su gobierno también fue predicha.

“Porque un niño nos es nacido, un hijo nos es dado, y el dominio estará sobre su hombro. Se llamará su nombre: Admirable Consejero, Dios Fuerte, Padre Eterno, Príncipe de Paz”. (Isaías 9:6)

El lugar de nacimiento de Jesús fue predicho.

“Pero tú, oh Belén Efrata, aunque eres pequeña entre las familias de Judá, de ti me saldrá el que será el gobernante de Israel, cuyo origen es antiguo desde los días de la eternidad”. (Miqueas 5:2)

El evento actual se registra en los evangelios de Mateo y Lucas.

“El nacimiento de Jesucristo fue así: Su madre María estaba desposada con José; y antes de que se unieran se halló que ella había concebido del Espíritu Santo. José, su marido, como era justo y no quería difamarla, se propuso dejarla secretamente. Mientras él pensaba en esto, he aquí un ángel del Señor se le apareció en sueños y le dijo: ‘José, hijo de David, no temas recibir a María tu mujer, porque lo que ha sido engendrado en ella es del Espíritu Santo. Ella dará a luz un hijo; y llamarás su nombre Jesús, porque él salvará a su pueblo de sus pecados’. Todo esto aconteció para que se cumpliera lo que habló el Señor por medio del profeta, diciendo: He aquí, la virgen concebirá y dará a luz un hijo, y llamarán su nombre Emanuel, que traducido quiere decir: Dios con nosotros". (Mateo 1:18-23) 

“Cuando entró a donde ella estaba, dijo:—¡Te saludo, muy favorecida! El Señor está contigo. Pero ella se turbó por sus palabras y se preguntaba qué clase de salutación sería esta. Entonces el ángel le dijo:—¡No temas, María, porque has hallado gracia ante Dios! He aquí concebirás en tu vientre y darás a luz un hijo, y llamarás su nombre Jesús.” (Lucas 1:28-31)

“Entonces María dijo al ángel:—¿Cómo será esto? Porque yo no conozco varón.

Respondió el ángel y le dijo:—El Espíritu Santo vendrá sobre ti, y el poder del Altísimo te cubrirá con su sombra; por lo cual también el santo Ser que nacerá será llamado Hijo de Dios. He aquí, también tu parienta Elisabet ha concebido un hijo en su vejez. Este es el sexto mes para ella que era llamada estéril. Porque ninguna cosa será imposible para Dios. Entonces María dijo:—He aquí la sierva del Señor; hágase conmigo conforme a tu palabra. Y el ángel se fue de ella”. (Lucas 1:34-38)

El nacimiento de Jesús (Lucas 2:1-7)

“Aconteció en aquellos días que salió un edicto de parte de César Augusto para levantar un censo de todo el mundo habitado. Este primer censo se realizó mientras Cirenio era gobernador de Siria. Todos iban para inscribirse en el censo, cada uno a su ciudad. Entonces José también subió desde Galilea, de la ciudad de Nazaret, a Judea, a la ciudad de David que se llama Belén, porque él era de la casa y de la familia de David, para inscribirse con María, su esposa, quien estaba encinta.

Aconteció que, mientras ellos estaban allí, se cumplieron los días de su alumbramiento y dio a luz a su hijo primogénito. Lo envolvió en pañales y lo acostó en un pesebre porque no había lugar para ellos en el mesón.

Anuncio de los ángeles a los pastores (Lucas 2:8-20)

“Había pastores en aquella región que velaban y guardaban las vigilias de la noche sobre su rebaño. Y un ángel del Señor se presentó ante ellos y la gloria del Señor los rodeó de resplandor; y temieron con gran temor. Pero el ángel les dijo:—No teman, porque he aquí les doy buenas noticias de gran gozo que serán para todo el pueblo: que hoy, en la ciudad de David, les ha nacido un Salvador, que es Cristo el Señor. Y esto les servirá de señal: Hallarán al niño envuelto en pañales y acostado en un pesebre.De repente, apareció con el ángel una multitud de las huestes celestiales que alababan a Dios y decían:

 —¡Gloria a Dios en las alturas,
y en la tierra paz
entre los hombres de buena voluntad!

Aconteció que cuando los ángeles se fueron de ellos al cielo los pastores se decían unos a otros:—Pasemos ahora mismo hasta Belén y veamos esto que ha sucedido, y que el Señor nos ha dado a conocer. Fueron de prisa y hallaron a María y a José, y al niño acostado en el pesebre. Al verle, dieron a conocer lo que les había sido dicho acerca de este niño. Todos los que oyeron se maravillaron de lo que los pastores les dijeron; pero María guardaba todas estas cosas meditándolas en su corazón. Los pastores se volvieron glorificando y alabando a Dios por todo lo que habían oído y visto, tal como les había sido dicho".